La K’onga llevará al cuarteto a Vélez en 2023

1852

El día después de llenar su tercer Movistar Arena y sumar 45 mil espectadores, Pablo Tamagnini, Nelson Aguirre y Diego Granadé deambulan lo más tranquilos por las oficinas de su compañía discográfica. Son los cantantes de La K’onga, el fenómeno del año que antes agotó diez Gran Rex y que el 18 de marzo llegará a Vélez, que ya tiene localidades agostadas.

La K’onga es un grupo de cuarteto que muchos creen es un boom de los últimos dos años, pero en realidad tienen veinte años de carrera.

«Lo dimos todo -dice Diego- así que estamos con el pecho inflado, aunque un poco cansados. Yo me noto como acalambrado».

-¡Venís de cantar tres noches seguidas! Es lógico que te sientas cansado al día siguiente.

Pablo: -Pasa que ha sido mucho tiempo de trabajo sin parar, y uno no se da cuenta cuando está en la vorágine de seguir haciendo cosas. Hicimos ahora estos Movistar y a principios de año estuvieron los Gran Rex. Ahora se viene un verano con shows en todos lados, ¿así que cómo no vamos a estar cansados?

Ahora que sabemos que se viene el final del año y que anoche fue la última noche antes de salir de vacaciones, uno va registrando los dolores del cuerpo, el cansancio, las faltas y las ausencias. Pero muy felices de haber compartido tres Movistar Arena con el público porteño y gente que viajó desde otras provincias para vernos. Para mí fue un momento soñado, compartido con mis dos compañeros que brillaron sobre el escenario.

«Venimos cumpliendo sueños»
-¿Vivieron estos estadios como algo especial o anoche fue un show más dentro de los cientos que hacen por año?

Diego: -No fue un show más. Estamos felices porque vamos cumpliendo sueños, más que objetivos. Estamos super contentos y también muy tranquilos. Anoche hemos disfrutado muchísimo de la gente, de la banda y de los artistas que nos han venido a visitar.

Nelson: -Despedimos el año de la mejor manera.

-Después de las primeras dos fechas tal vez se cuidaron porque había otro show al día siguiente, ¿pero anoche pudieron festejar?

Nelson: -¡Festejamos! Nos dimos un abrazo entre todos y hubo un fuerte aplauso para la banda. Fue como si nos hubiésemos clasificado para una final del Mundial. Y nos deseamos felices vacaciones, porque a partir de hoy empieza un descanso que bien merecido lo tenemos, después de un año donde hemos trabajado mucho y donde nos han pasado muchas cosas lindas, como dijo Pablo: los Gran Rex, los premios Gardel y los escenarios que hemos pisado. Cerramos anoche de la mejor manera, con un Movistar Arena impresionante, donde se escucha bien, se ve bien y se disfruta todo. ¡Un lujo! Nos vamos a reencontrar el 3 de enero.

«Todos los días crecemos»
-¿Les da orgullo cuando se habla del fenómeno de La K’onga, o piensan «Pucha, estamos en esto hace 20 años y recién ahora se dan cuenta»?

Pablo: -Son momentos. Hacemos todo con el corazón, y hablo en plural porque somos tres cantando pero en total somos 31 personas en las giras. Hacemos todo para que brille todo, todo con el convencimiento que estamos haciendo lo mejor, y todos los días crecemos. Es parte de ese proceso inconciente de todas las cosas que pasan y a veces con poco tiempo de poder disfrutarlas.

Un poco completando lo que decía Nelson recién, registramos ayer el Movistar porque fue el último de una gira de un año completo, entonces ahí sí que nos dimos el tiempo de abrazarnos y decirnos todo lo que vale cada uno.

-¿Las plataformas digitales ayudaron a que salieran de Córdoba y llegaran a Buenos Aires? Al cuarteto siempre le costó dar ese salto.

Diego: -En estos 20 años siempre fuimos muy de hacer el país. Hemos hecho el trabajito de hormiga. Es obvio que ahora la tecnología y las redes y todas las cosas simplifican, pero a la vez también se hace más difícil porque todos tenemos esas herramientas. Hay más artistas y todos tienen esa opción. Pero nosotros hemos sido una banda que ha caminado el país y tenemos muchos kilómetros andados.

Nuestra gran apuesta siempre fue que la gente vaya, que nos mire y nos escuche y se corra el comentario que somos buenos en vivo. Ese fue el verdadero camino de 17 años, porque recién hace unos 4 años que estamos laburando firme con YouTube y todo eso, que es obvio que nos dio una mano y se amplió todo. Todo se hizo más grande.

Un boom en plena pandemia
-Paradójicamente, la pandemia paró toda la actividad de shows, pero a ustedes les dio un empujón porque subieron muchísimo material a las redes. ¿Cómo fue esa decisión?

Nelson: -Teníamos tiempo porque no podíamos salir de gira y estábamos frenados con el laburo. No nos podíamos subir al colectivo para viajar y recorrer el país, así que empezamos a reunirnos por Zoom o Whatsapp para tratar de trabajar cada uno desde su casa. Yo, por ejemplo, monté un estudio de grabación en mi departamento. Grababa la voz, se la mandaba a los chicos por mail, y ellos mezclaban en Villa Dolores. Yo estaba en Córdoba.

Además, con cada uno desde su casa, también hicimos videoclips con los celulares, porque teníamos que rebuscárnosla.

-¿Es cierto que subían un tema por semana?

Pablo: -En un año subimos 42 temas con video. Y cada músico en su casa, como decía Nelson, porque la pandemia no nos dejaba mover. Cada uno hacía su aporte y se mandaba todo al estudio, donde los chicos hacían malabares y salían los temas semanalmente.

Nelson: -La gente esperaba que llegara el viernes para escuchar una canción nueva y ver un videoclip de La K’onga.

-¿Cómo era el ping-pong creativo entre ustedes tres para decidir qué canción propia o versión iban a grabar?

Diego: -Dejamos que cada uno cante lo que tenga ganas de cantar. Creo que mientras más lo disfrute el que le toque interpretar, mejor va a salir. También está la opción que si a mí me gusta mucho algo y los muchachos ven que no, hay que abrir las orejas y poner en la balanza la decisión de hacerlo o no.

-¿Alcanzaba con dos votos para «ganar», o tenía que ser mayoría absoluta de tres sobre tres?

Diego: -Somos tres los que cantamos, pero en realidad somos siete los que votamos. Estamos abiertos a lo que diga toda la banda. En eso no tenemos problemas. Creo que somos inteligentes y todos tenemos el mismo objetivo, entonces se llega a un acuerdo. Pero si Pablo o Nelson quieren cantar algo y están seguros, yo los apoyo.

Pablo: -En pandemia nos pasó con El mismo aire: yo era el único al que le gustaba el tema y quería ir para adelante mientras los demás decían que no. ¡Y somos muchos para convencer! Fue una lucha y encima todo era muy precario y el video solo se podía hacer con un celular tipo selfie.

Yo lo defendí: decía que había que hacer una versión del hit de Camilo, y llegó un viernes donde era el único tema que estaba listo, así que gané por abandono y por pica-sesos. Al final terminó siendo un gran tema y para mí fue uno de los temas bisagra en mi carrera y mi aporte a La K’onga.

-¿Quiénes completan los siete votos?

Diego: -Los músicos de la banda. Somos todos músicos y productores.

Pablo: -Están Alejandro Melián en bajo, Ariel Melián en percusión, Mauricio Cortéz en guitarra, congas y filmaciones de YouTube, y Pedro Ocaña en teclados y el estudio de grabación.

Al Vélez y más allá

-¿Otro sueño sería hacer más funciones en Vélez?

Pablo: -Un Vélez agotado es llegar a un 2023 soñado.

Nelson: -Estamos bien así. Que se llene por completo.

Diego: -A mí me gustaría hacer uno lleno y luego pasar a otro estadio. (guiña el ojo)

​-¿Qué han hecho en el exterior y qué se viene?

Pablo: -Antes solo hicimos Bolivia. Hay una idea de ir a México, aunque trasladar al grupo no es barato porque somos muchos. Somos unos 16 sobre el escenario, más los técnicos y asistentes. Concensuar eso con un productor es difícil.

Diego: -Eso ha sido uno de los frenos también. Siempre hemos querido defender a la banda completa.

Nelson: -Se viene una gira por Uruguay en marzo y España en junio, que también es algo muy lindo que nos va a pasar. Llevar nuestra música a Europa es otro sueño a cumplir, otra de las metas que tenemos.

«Trabajamos 24/7 para la banda»
-Cuando comenzaron, o cuando entraste vos Pablo, ¿se imaginaban que todo esto era posible?

Diego: -Llegó el momento, Estamos haciendo algo muy importante para nosotros, para la música y para la historia de nuestro género. No sabíamos cómo ni cuándo iba a ser, pero hoy estamos acá y seguimos con la misma tranquilidad de siempre, tomando las cosas con calma y mucha responsabilidad.

Nelson: -Yo le decía a Diego hace un par de años que sabía que éramos los mejores pero faltaba que la gente se diera cuenta. Interiormente, yo sabía que el producto era bueno, pero faltaba pegar un gol. Así que acá estamos, pasando un presente espectacular y mucha gente nos está yendo a ver.

Pablo: -Tenemos la seguridad de siempre estar proyectando cosas buenas y estar creciendo, desarrolando algo mejor y nunca quedarnos quietos. Trabajamos 24/7 para la banda, para seguir entregándole lo mejor al público.

-¿Les sorprende cuando tienen una respuesta inmediata y positiva de algún músico que quieren invitar?

Diego: -Nos pone muy contentos. Nosotros somos niños en eso: admiramos y vemos lo que hacen los otros. Lo que hacemos nosotros quizás no lo valoramos tanto, porque estamos tan acostumbrados a hacerlo durante tantos años que por ahí lo tomamos como normal.

Cada vez que nos toca compartir con un gran artista, los recibimos con el corazón en la mano. Es hermoso conocer gente y hemos conocido gente muy copada. Sabemos que todavía nos queda mucha gente por conocer, así que vamos por ese camino, tranquilos y con ganas de pegar buena onda y compartir música.

-¿Con quién les gustaría compartir un tema?

Pablo: -Alejandro Sanz y David Bisbal.

Nelson: -Juan Luis Guerra y Marc Anthony.

Diego: -Abel Pintos y Ciro, dos nacionales. ¡Abel, teléfono! (risas)

(Fuente: Clarin)