Empezaron a usar un sistema de obra que apurará las conexiones cloacales

196

Tradicionalmente cuando se hacía una obra cloacal los vecinos debían esperar a veces varios años hasta la concreción total de la obra para recién poder conectarse. OSSE interpretó las molestias que eso acarrea en los barrios y por eso con la megaobra de ampliación de la planta de efluentes Cerrillo Barboza y de la red cloacal para 40 mil habitantes de Rivadavia, Rawson y Pocito, se estrena otro sistema: a medida que se avanzan con los trabajos se van conectando las viviendas. El presidente de OSSE, Guillermo Sirerol, estimó que gracias a esta nueva metodología de obra, para fines de febrero o principios de marzo de 2022 ya contarán con servicio cloacal al menos tres de los 15 barrios rawsinos de las zonas más complicadas (ver recuadro), que son Las Garzas, Soeva y Sutiagyt. Además, los vecinos están exentos de pagar la conexión tradicional, lo que permite un gran ahorro. La obra cloacal es la más grande de los últimos años, tiene un plazo de concreción de dos años y logrará que la provincia de San Juan pase del 50% actual, al 83% de su población con saneamiento cloacal. Otras obras previstas próximamente en departamentos alejados harán que llegue luego al 90%, pero eso será más adelante. La obra de ampliación cloacal y de planta de tratamiento demanda una inversión de $3.852 millones, provenientes del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa). El crédito que tomó la provincia fue aprobado hace dos semanas en la Legislatura provincial. Comprende 6 frentes de obra: dos en Rawson, uno en Rivadavia y uno en Pocito. También incluye un colector gigante de 14 kilómetros, y una ampliación del 33% de la planta Cerrillo Barboza, con la construcción de dos series de piletas más de tratamiento. «»Esta es una obra importante que va a situar a San Juan dentro de los provincias con mejor sistema de saneamiento de Argentina, un beneficio que va de la mano del cuidado medioambiental, de las aguas subterráneas y de los índices de salubridad que esto implica», explicó Sirerol. Agregó que los seis sectores han iniciado y como se trabaja desde las zonas más bajas hacia arriba, eso permitirá ir conectando los barrios a medida que se vayan terminando las obras, «»y los vecinos van teniendo los beneficios en forma directa».

Los frentes de obra son: Rawson noroeste Zona 1, a cargo de la empresa Federico Hnos, y la zona 2; a cargo de la UTE Menin, Bilbao y César Borrego, beneficiando en total a 14.200 familias. Pocito norte, a cargo de Nacusi, alcanza a 18.000 habitantes. Rivadavia sureste, a cargo de Sigma, por 7.500 habitantes. La construcción del colector de 14 km lo hace la firma Dumandzic; y en la ampliación de la planta Cerrillo Barboza trabaja Mapal.

La inversión

3.852 millones de pesos se requerirán para la ampliación cloacal de Rawson, Pocito y Rivadavia, y la planta de tratamiento Cerrillo Barboza. Provienen del Enohsa.

CONEXIONES, GRATIS

Otro punto importante que tiene esta obra es que todas las conexiones llegan al interior de la vivienda y no a la línea de vereda como era antes, que hacía que el costo para conectarse fuese limitante y oneroso para el vecino. «Con esta modificación, no vamos a cobrar la tarifa por conexión, y los vecinos sólo tendrán que conectarse con la cámara dentro de la vivienda, con lo cual el costo es muy bajo», dijo el funcionario. Una conexión convencional sale, actualmente, de $50.000 en adelante; y requiere de trámites administrativos que tardan alrededor de 30 días. Además, ya no será necesario que el vecino deba buscar a un profesional matriculado, lo que significa otro ahorro. Este beneficio es sólo para las viviendas familiares, no para comercios, industrias, baldíos o empresas. Una vez que OSSE le comunique al vecino que la obra está terminada, se podrá acercar a la delegación de Rawson para solicitar la declaración jurada.

Pozos colapsados y aguas subterráneas


Un estudio realizado por OSSE señala que en la actualidad los pozos negros de zonas de Pocito, Rawson y Rivadavia se encuentran colapsados y sufriendo la «colmatación» en breves períodos, no siendo posible además su recuperación, razón por la cual los habitantes tienden a tratar de construir un

segundo pozo negro (o tercero según el caso) dependiendo de la disponibilidad de terreno. Asimismo existen Barrios de Monoblocks -como el Sutiagyf en Rawson- en situación grave ya que los líquidos

cloacales circulan por las acequias, y/o ingresan a los departamentos ubicados en la planta baja, lo que obliga a los usuarios a convivir día a día con esta situación que se vuelve insostenible, y como consecuencia de esto las graves enfermedades que trae aparejadas. Además de los pozos negros colapsados, se encuentra en continua contaminación la napa freática, lo cual genera problemas ambientales serios; además, pone en peligro la reserva de agua subterránea que es la fuente de la cual se alimentan las perforaciones de refuerzo al Sistema de Agua Potable del Gran San Juan.

(Fuente: Diario de Cuyo)