Los sanjuaninos consumen 750 litros por día de agua y la media mundial es de 250 litros

1256

San Juan atraviesa la mayor crisis hídrica desde que se tiene registro. En este contexto se han instrumentado una serie de medidas para intentar que los efectos de la sequía impacten lo menor posible. El consumo humano está asegurado, pero se busca que los consumidores locales sean más conscientes y mejoren sus hábitos, evitando el derroche. Mientras que la media de consumo mundial y de otras provincias es de 250 litros de agua por día, los sanjuaninos usan 750 litros diarios.

“Los sanjuaninos tenemos malas costumbres del uso del agua potable. Comparado con otras provincias o países, en San Juan estamos triplicando el consumo. La media de consumo es de 180 a 250 litros, estos valores hay que analizarlos porque en San Juan la media es de 700 y 750 litros por día, hay picos de consumo en el verano de 900 litros y en invierno la media es de 500 a 550 litros”, informó Guillermo Sirerol, presidente de OSSE.

Comparado con otras provincias o países, San Juan triplica la media de consumo. “No es por el consumo personal, sino que hay gente que llena piletas con agua potable, lo que está prohibido en el mundo, lo que pasa con el riego de los espacios verdes es complejo. Hay elementos geográficos que ayudan, en Córdoba hay agua y no necesitan regar tanto como acá. Pero hay que evitar el derroche y optimizar su uso”, añadió el funcionario.

Es importante entender que el agua es gratis pero la potabilización y la distribución no. En el 2022 OSSE colocará medidores. “Es el modo más efectivo para evitar el derroche porque el consumidor ve cuanto consume mes a mes, es muy difícil controlar lo que no se puede medir. El ser humano tiene más velocidad de reacción cuando le tocan el bolsillo”, detalló Sirerol.

Hoy el mayor problema que genera el derroche es el desbalanceo de la red. Está previsto que se distribuya 600 litros por consumidor y hay zonas en donde es mucho mayor el consumo, lo que les termina sacando presión a otras zonas.  

En cuanto a las denuncias realizadas por los consumidores, en general son porque se ven afectado su servicio. El agua actualmente está restringida desde las 9 hasta las 21. En esos horarios el servicio solo puede ser usado para el consumo humano, incluso hay cuadrillas que se encargan de revisar que esto se cumpla.PUBLICIDAD

Qué hizo OSSE ante la sequía

Las plantas potabilizadoras se abastecen con un 50% de agua que se capta a nivel superficial, que se potabiliza a través de las plantas y se distribuye por la red, y un 50% de agua, que se obtiene de perforaciones. “En la planta se trabajó en términos preventivos y correctivos y también se apuntó a las tareas de decantación. Esto se debe a que, en época de escasez hídrica viene menos agua y por ende viene con mayor turbidez. Teniendo lo que se tiene que garantizar es una cantidad de metros cúbicos de potabilización diaria, para agilizar eso tenemos que agilizar nuestro sistema de decantación y garantizar los metros cúbicos potabilizados por día”, detalló Sirerol.

En cuanto a las perforaciones se está trabajando en un análisis de los niveles de las napas, como actualmente hay poca recarga se genera una disminución de agua en los acuíferos. Para evitar que haya complicaciones con la toma de agua de las perforaciones, se tuvo que trabajar en la compra de cañerías, para bajar las bombas en caso de que haya fluctuaciones en las napas.

Se están llevando a cabo distintas campañas de concientización. Una de ellas apunta a las nuevas generaciones y se lanzó un concurso para nivel inicial y primaria. Hubo 1.000 inscriptos.