Dos “colados”, trompadas, robo, persecución y un celular destruido, así acabó un baby shower en Chimbas

435

Se quisieron meter de prepo en el festejo. Todo iba bien para esa familia chimbera que celebraba en la madrugada de este sábado un acontecimiento muy especial: la llegada de un bebé.

Estaban en pleno baby shower cuando esos dos sujetos se hicieron los “guapos” en la puerta y quisieron colarse en el festejo que se llevaba adelante en una casa.

La propietaria del domicilio les negó el ingreso. Y no era para menos, ese par ni siquiera eran vecinos del barrio, sino que venían de uno aledaño.

Encima, ambos se enojaron y amenazaron a la mujer con prenderle fuego a la casa. A pesar de esa violenta amenaza, los dos se fueron. Pero lejos de quedarse alejados del festejo regresaron.

Según Flagrancia, Diego Nahuel Oviedo (21) y Juan José Olivera (18) volvieron al baby shower con la misma intención de antes: colarse en el festejo. Y ahí todo se desmadró.

Los parientes de la futura madre salieron a ver qué pasaba en la entrada y se agarraron a las trompadas con Oviedo y Olivera.

Un familiar de la dueña de casa intentó calmar los ánimos y se llevó a la calle a los “aguafiestas“, pero en ese trayecto los sospechosos le arrebataron el celular.

El damnificado intentó perseguir a los delincuentes, pero su maniobra fue desactivada por uno de ellos de una piña en la cara.

Hubo corridas, persecución, un celular destruido e intervención policial que acabó con los dos sospechosos presos por el delito de tentativa de robo y amenazas, precisaron en ese fuero.

Los dos aguafiestas

Oviedo y Olivera llegaron a las 3.30 a esa casa del barrio CipollettiChimbas. Allí estaba una familia celebrando a pleno que una de sus integrantes próximamente se convertiría en madre, pero la aparición de esos dos les amargó el festejo.

En Flagrancia dijeron que los ahora detenidos viven en el Lote Hogar 43 y que son vecinos. De hecho, uno vive en la manzana F y el otro en la G de ese Lote Hogar situado al Este del barrio donde se hacía el baby shower.

Su intención al aparecerse en el festejo fue la de colarse y amenazaron a la dueña por no dejarlos “acoplarse” a la fiesta, agregaron en ese fuero.

Ahí fue cuando la amenazaron con que le iban a incendiar la vivienda y unos segundos después se fueron. Pero regresaron un rato después con la idea fija: entrar como sea a esa celebración.

En ese momento, salieron varios hombres que participaban del agasajo de su familiar. Y todo acabó en una pelea entre ellos y Oviedo y Olivera.

Un ahijado de la dueña de casa los calmó a todos y comenzó a llevarse hacia la calle al “par de molestos”. En ese interín fue cuando le robaron el celular, según Flagrancia.

El propietario del aparato los correteó, pero lo derribaron de una trompada. De todos modos, se reincorporó y los persiguió hasta darle alcance a uno de ellos.

El ladrón que se había llevado el aparato regresó para ayudar a su cómplice y lanzó el celular al piso. Esa acción destruyó el teléfono marca Quantum.

En Flagrancia dijeron que ahí aprovecharon los sospechosos para darse a la fuga hacia calle Cipolletti. Para ese entonces, la familia ya había dado aviso al 911.

Unos segundos después de la fuga de los dos ladrones, una patrulla de la Subcomisaría Cipolletti llegó a la escena y salió a buscar a los dos sujetos.

Los localizaron y apresaron en el barrio René Favaloro, a unas 10 cuadras de donde habían arruinado el baby shower.

En unos días más, Oviedo y Olivera serán juzgados en Flagrancia por la tentativa de robo y por las amenazas.

(Fuente: Telesol Diario)