Mamá héroe: salvó la vida de su hijo haciendo RCP

862

Verónica Mercado es una mamá héroe. El pasado miércoles le salvó la vida a su bebé de 2 años y 7 meses haciendo RCP. Su hijo se llama Benjamin Mercado y ese día sufrió muerte súbita y cuando ella lo reanimó comenzaron las convulsiones.

El hecho ocurrió en el Loteo San José, en Rawson, y la rapidez con la que actuó fue ejemplar y con mucha valentía. Pero no es la primera vez que le ocurrió. Cuando el pequeño tenía apenas 6 meses de vida, ya había sufrido también muerte súbita y un infarto al corazón. Aquella vez también pudo revivirlo con las maniobras de resucitación cardiopulmonar.

Este miércoles todo se dio casi, incluso de milagro. Es que ese mediodía ella tenía que ir a buscar a sus hijas a la escuela y le pidió a su madre que fuera ella a retirarlos para quedarse con Benjamín a almorzar. «Tenía que ir a retirar mis hijas pero yo me quería quedar con mi hijo, me quería quedar con él y luego le pasó eso. Fue el instinto materno».

Luego relató: «Habíamos comido ravioles y él quería mamar, le dije que no porque había comido salsa y le iba a hacer mal. Entonces cuando él se paró para venir hacia mi, se desplomó en los brazos, se desmayó. Ahí fue que le hice RCP y respiración boca a boca».

Esa escena ya la había vivido cuando el bebé tenía 6 meses y por eso supo cómo actuar de inmediato. Sabía que el no demorarse le iba a salvar la vida y no le iba a dejar secuelas. Cuando era bebé, gracias al RCP pudo salvarlo y llevarlo a la Rotonda, al René Favaloro.

Pero esta vuelta, tras reanimarlo ocurrió algo distinto. La madre le bombeó el corazón con la maniobra pero cuando comenzó a latir y volvió a respirar, Benjamín estiró las piernas y empezó a convulsionar. 

«A los 6 meses le pasó lo mismo, estuvo 20 minutos sin respirar. es muchísimo, le iba haciendo RCP mientras me llevaban en auto. Ahora una vecina me llevó hasta la comunal. Me querían llevar hasta la Rotondo pero era más lejos y le dije que hasta la comunal para ir más rápido con ellos. Cuando me vieron a mi, me lo recibieron, y como lo vieron convulsionando fue todo muy rápido», señaló.

En la Rotonda le hicieron todo tipo de estudios y todo salió bien. Al centro de salud ingresó las 13.40 horas y a las 16 horas ya le dieron el alta. Ahora hace su vida normal, corre, juega sin alteración alguna.

«En la comunal me contaron que varias veces llegaron madres con niños que no respiraban y se atutaban, no sabían hacer RCP y lamentablemente fallecieron. Al bombearle el corazón, le llegaba sangre al cerebro, por eso me felicitaban por la forma de actuar, muy rápido», finalizó la mamá quien aprendió esa maniobra gracias a los scouts, grupo del que formó parte uno de sus hijos.

Fuente: Diario La Provincia