Denuncian a dos policías y a dos patovicas por la golpiza a un joven en la fiesta «Bresh»

1012

Dos policías y dos empleados de seguridad privada fueron denunciados por un joven que los acusó de golpearlo durante la «Bresh», la fiesta internacional del momento que el pasado fin de semana desembarcó en San Juan. Los cuatro sospechosos se enfrentan ahora a una investigación penal llevada adelante por la UFI Delitos Especiales, mientras que a los dos policías además se les abrirá un sumario administrativo interno encarado por la Subsecretaría de Inspección y Control de Gestión de la Seguridad Pública.

El hecho ocurrió durante la madrugada del último domingo, alrededor de las 2. La «Bresh» se realizó en La Meseta (ex De La Ostia), en Pocito.

Según fuentes judiciales, antes del cierre comenzaron los problemas para la víctima, un muchacho de apellido Yossa. El joven declaró que estaba con su hermano cuando se les acercó una mujer que formaba parte de la seguridad del evento. ¿El motivo? Supuestamente fue a poner orden porque observó que el hermano de la víctima estaba borracho. Concretamente tenía intenciones de sacarlo de la fiesta, consta en la denuncia. En ese momento hubo un entredicho. El denunciante en teoría intentaba evitar que se llevaran a su hermano explicando que él iba a hacerse cargo y que también estaba la novia del chico, cuando de golpe sintió por atrás un fuerte topetazo. Según la versión que el muchacho dijo a los pesquisas, era uno de los policías que lo tomó con extrema violencia por el cuello, a tal punto que se quedó sin aire y se le fueron los ojos para atrás. Mientras eso ocurría, el otro efectivo -afirmó- le daba golpes de puño, sobretodo en la zona del rostro. Las lesiones fueron acreditadas por un médico legista, confirmaron los voceros. Los dos patovicas contribuyeron tomándolo con fuerza mientras los otros agredían al joven, según fuentes del caso.

Quien está al frente de la investigación es el fiscal coordinador Adrián Riveros, con la asistencia del ayudante fiscal Nicolás Schiattino. Los pesquisas ayer recibieron de manos de la víctima un video filmado por él minutos después del ataque. Fue cuando lo sacaron a la parte del estacionamiento. Allí supuestamente pretendían seguirlo golpeando y por eso sacó su celular para grabarlos. Esa prueba es clave para identificar a los acusados, pues se pueden ver sus rostros. El denunciante por otro lado aportó los supuestos nombres de los policías, luego de quejarse con la organización y de que le pasaran la lista de adicionales contratados.

(Fuente: Diario de Cuyo)