Ésta es la última data del cierre de candidaturas en San Juan

1353

En la oposición de Orrego sigue la guerra de nervios, y un partido de los importantes levantó la mano. En el oficialismo se mantienen un par de dudas.

A 24 horas del plazo de cierre de listas de candidatos para las Paso de setiembre para diputados nacionales, todo indica que los dos frentes más importantes de San Juan exprimirán el término legal hasta el extremo antes de anunciar sus propuestas.

Es que en ambos campamentos hay especulaciones cruzadas y estrategias sin cerrar como dato común. La diferencia es que en el oficialismo todo se define en un mismo escritorio, que es el del líder del espacio Sergio Uñac, mientras que en Juntos para el Cambio opera un ascendiente de Marcelo Orrego que sólo es indiscutido dentro de su propio partido, Producción y Trabajo. En el resto, el PRO, la UCR, Actuar o Dignidad, hay respeto por su figura y sus decisiones, pero cada uno arma su juego.

Por eso es en éste último espacio donde más cuesta armonizar intereses y perspectiva. Llegan al último día de armado –que es este viernes- con un abanico de pretensiones difícil de encajar en una lista en común. Producción y Trabajo se considera con justicia la columna vertebral del espacio porque tiene a los intendentes y diputados más importantes, por eso considera que debe liderar la lista. El PRO es el partido nacional que aportará al presidencial del 2023 –Larreta o Bullrich- y reclama a sus leales. La UCR es el partido de mayor tradición y busca resurgir. Y Actuar tiene a Colombo, que se considera en el podio de los dirigentes más importantes de la coalición junto a Orrego y Fabián Martín, por lo que creen que ahora les toca a ellos.

Difícil congeniar a todas esas posturas en una lista de consenso, por eso ahora hay una literal guerra de nervios por imponer el criterio. Y, a la par, negociaciones intensas para armar pequeños consensos entre dos o tres para reducir la cantidad de listas en una hipotética Paso.

Orrego lleva la voz cantante y ya definió su juego. Quiere que su partido encabece la lista, o de consenso o en yunta con algún otro, y a ese lugar lo tiene guardado para Susana Laciar. Un nombre con ductilidad para ensayar otros juegos: Susana es la segunda en el Senado de Basualdo, quien dijo que se va a fin de año, y el tercero es Colombo. Da lugar a las especulaciones.

En los últimos días corrió el nombre del intendente de Rivadavia Fabián Martín, pero luego amainó la intensidad. Ayer se volvió a escuchar fuerte, pero nadie lo cuenta con seriedad. También se escuchó el de orreguistas puros como el diputado Platero o Achem.

La novedad que apareció ahora viene del lado del PRO. El partido macrista es un socio ineludible de los últimos años de Marcelo Orrego, juegan espalda con espalda y es de esperar que integren la misma lista. Ahora, el partido dirigido por Patricia Bullrich agitó la negociación planteando que son un partido nacional que no puede perder bancas, y justamente el que la deja es el macrista Eduardo Cáceres.

Por ese motivo, le piden a Orrego que ofrezca el primer lugar de una lista conjunta, en un juego de mensajes con Enzo Cornejo –titular PRO en San Juan- como intermediario. Habrá que ver cómo termina esta novela, un lance complicado para Orrego sobre cómo decirle que no. Según las fuentes, argumentó que Laciar se incorporará al bloque PRO. Desde Bueno Aires habrían respondido insinuando que lo haga el propio Orrego. El santaluceño no está dispuesto a conceder el espacio, sabe que deberá esperar embestidas de última hora.

El otro candidato que se mantiene firme, al menos en público, es Colombo. Sostiene que las encuestas lo señalan como el de mayor alcance electoral, pero sus socios no están dispuestos a dejarle el camino despejado, más bien lo contrario. Cuenta con el respaldo de un sector del radicalismo local y de algunos radicales capitalinos como Emiliano Yacobitti o Martín Lousteau, que espera intercedan por él.

En su entorno, también comprenden el interés político de Orrego: reconocen que si sale a la cancha con una candidata propia no puede perder la interna si quiere ser candidato de todos ellos en el 2023. Y dicen que lo mejor es que negocien hasta el final las segundas líneas para evitar personalismos y aportar racionalidad.

En el oficialismo hay cosas definidas y otras por confirmar. Estas últimas no dependen tanto de una visión propia ni de juegos de espacios sino de orejear el juego ajeno.

Lo que parece bien firme es que el primer candidato será Walberto Allende, que no sólo es el principal alfil de Sergio Uñac en Diputados sino que va por la reelección. Y en tercer lugar cobra fuerza la posibilidad de un intendente joven. La duda aparece en el segundo escalón, donde la más firme es Fabiola Aubone, pero no habría que descartar a la diputada pocitana Marcela Monti. En estas horas, sopesan el fiel de esa balanza con pros y contras.

La otra duda es qué cantidad de listas poner a jugar en la interna, y el lugar que ocupará el Bloquismo. Esa cantidad es lo que depende de lo que ocurra en el polo opositor. Si Orrego no arma una sola lista –cosa improbable- y salen dos o tres, en el oficialismo también habrá dos como máximo para no perder protagonismo en la interna. Eso está confirmado.

¿Cuáles serían esas dos listas del oficialismo? Una, la citada con Walberto a la cabeza. Otra, la Bloquista con Alfredo Nardi o Laura Adámoli encabezando. Pero puede ocurrir que no hay lista bloquista pura, para confluir en una única. En las últimas horas se habló incluso de una tercera lista peronista, encabezada por una dirigente más referenciada con el kirchnerismo como es Marita Benavente e integrada por una sindicalista mujer de un gremio importante. Eso quedó descartado, alguna de ellas podría incorporarse a la lista única como suplente. Como también la vice del PJ, la chimbera Daniela Rodríguez, esposa del intendente Gramajo.

Quedaría por conocer si el sector giojista tiene algo para decir y se anota con alguna lista, aunque en ese campamento por ahora no se escucha ruido de motores.