Durante la pandemia, aumentó el trabajo en negro de empleadas domésticas en San Juan

797

La situación de informalidad en el sector viene desde hace tiempo, pero según el sindicato que nuclea a las trabajadoras, la pandemia ha reforzado la lamentable realidad del trabajo en negro ante la necesidad del ingreso económico.

Una de las consecuencias que trajo la pandemia de Coronavirus, fue el incremento del trabajo no registrado dentro del sector del servicio doméstico en la provincia. Al respecto, Stella Maris Zalazar, secretaria general del sindicato empleadas domésticas, sostuvo que «de por sí es muy difícil hacernos respetar en nuestro sector porque la trabajadoras priorizan su necesidad antes que el trabajo registrado».

«Esta pandemia ha sacado a relucir mucho más esta realidad que venimos teniendo desde hace años. La AFIP emitió un comunicado para quienes tienen bienes en su poder, que deberán tener a sus empleadas registradas para que las mujeres puedan tener el beneficio de cobertura de obra social, aporte jubilatorio y ART», señaló Zalazar en radio Colón y luego agregó: «una gran cantidad de empleadores hacen caso omiso y tienen a sus empleadas trabajando en negro para no tener que hacerle frente a esos aportes».

«Lamentablemente nuestras trabajadoras son la mayoría jefas de hogar y necesitan ese ingreso por eso directamente aceptan con la patronal trabajar sin estar registradas por necesidad. Este tiempo de pandemia sirvió también para que los empleadores incluso amenacen a las mujeres de que las dejarán sin trabajo si no aceptan realizar su labor bajo la informalidad», aseguró.

De esta manera, aseguró,  es como ha aumentado el número de trabajadoras en negro. Así es como desde que comenzó la pandemia en marzo del año pasado, el porcentaje de empleadas no registrada subió en un 80%.

A esta situación delicada, se le debe sumar la realidad de las trabajadoras en época de confinamiento, cuando la patronal de la mayoría de la empleadas se negó a pagarles los días que no trabajaron porque lo tenían prohibido por ley. También se detectaron casos en que las obligaron a asistir a trabajar en Fase 1 desde el año pasado, bajo la amenaza de que quedarían sin trabajo.

«Por esta necesidad de nuestras compañeras es que ha aumentado el trabajo no registrado y así es como hoy en día la mayoría de las trabajadoras están negro y las registradas son muy pocas», finalizó.