Un electricista de Rivadavia murió de COVID y no apareció en las estadísticas

11900

El 9 de octubre será una fecha terrorífica para una familia sanjuanina. Ese día Daniel Chirino de 52 años de edad, vecino de Rivadavia murió por Coronavirus o COVID 19. Pero la muerte de Daniel no está en las estadísticas que otorgan las autoridades, tampoco en la previa recibieron la ayuda que esperaban por parte de las autoridades sanitarias a través del 107.

La falta de camas hizo que Daniel tengan que estar en su casa con los problemas respiratorios que eran cada vez más grandes. Hasta que lograron encontrarle un lugar en el Hospital Rawson.

Natalia, una de sus hijas nos contó lo que ella y su familia debieron a travesar producto de la nula presencia del Estado en una situación de emergencia en medio de la pandemia. Al respecto afirmó que “llamamos reiteradas veces al 107 y nos decían que todavía no lo podían internar por que no había camas, lo llevaron en las últimas. Después cuando fui a ver para que me dijeran como estaba me dijeron que solo me daban un parte por día de 9 a 12 pero siempre tenía que llamarlos yo para que me informaran”.

Natalia no vivía con su padre por eso podía buscar el parte diario y tratar de seguir el estado de salud de su padre. El resto de la familia aún no han sido hisopados para saber si contrajeron el virus o tienen el alta médica.

Lo cierto que Natalia iba todos los días de la semana pasada al hospital y así contó: “después me dejaron ir a verlo y un doctor muy amable me dijo que estaba bien que no se había afectado ningún otro órgano que solo tenía muy comprometido un pulmón y estaba orinando, estaba estable. Ese mismo día a la tarde me llaman para avisarme que había fallecido”.

Cuando la chica llegó al hospital no la trataron de la mejor manera. Ella afirma que “cuando fui al hospital me atendió la doctora Natalia Femenías y me trató muy mal, la guardia de ese momento esta de testigo. Me dijo que mi papá desde que entro fue impaciente y fue el que más trabajo les dio, que hacía tres días no orinaba y que tenía insuficiencia renal. Me dijo que todo paciente que llega a esa sala se sabe que se va a morir. Que un paciente con tantos medicamentos es sabido que no va a sobrevivir, todo esto me lo decía en mal tono. Sin pensar en el dolor que estaba sufriendo en ese momento”.

El hombre de 52 años contrajo COVID hace una semana y media, según nos relató su hija. En esa semana le dio fiebre y tos. Cuando después de cuatro horas vino la ambulancia les dijeron que no podían internarlo por que no había camas. Recién cuando su cuadro empeoró lo internaron. Según su hija en ese momento, recién le hicieron le hisopado, no le informaron a la familia el resultado de ese testeo y cuatro días después fallece.

La familia aún no recibe atención, no les hicieron hisopado para saber si ya pueden dejar la cuarentena que están cumpliendo de manera estricta.