Susto y disparos en Rivadavia: encontraron un arma en una escuela

739

Lo que iba a hacer una tarde de cursado normal en la escuela del Barrio Nuevo Cuyo, en la localidad de La Bebida, en Rivadavia, se transformó en un momento de temor y susto. Es que se escucharon disparos y luego de ello encontraron un arma en el patio de la institución educativa, que a esa hora estaba llena de alumnos del nivel secundario.

En la escuela durante la mañana funciona el nivel primario y en la tarde cursan los chicos del secundario. Los vecinos de la zona prefirieron no hablar sobre lo sucedido, aunque muchos salieron a la vereda a mirar el despliegue que montó la Policía de San Juan y donde los uniformados permanecían en la escuela hasta bien entrada la noche de este jueves investigando.

De acuerdo a la información que pudo recabar este medio, lo que sucedió fue que durante la tarde hubo una pelea en una de las viviendas del barrio Sierras de Marquesado, que queda cerca de la escuela. Según lo que cuentan los dueños de la casa en la que se originó el conflicto, un hombre llegó a la vivienda amenazando de muerte a uno de los hombres que viven allí.

Los dueños de casa aseguraron que esta persona que fue a amenazarlos exhibió un arma de fuego y hasta llegó a disparar sobre el frente de la vivienda. Tras este violento cruce, llegaron al lugar los efectivos de la Comisaría 34º que tiene jurisdicción en el lugar.

Se cree que en ese momento, el hombre armado decidió emprender la fuga. Los policías lo persiguieron y realizaron «disparos disuasorios» para tratar de hacer que este hombre se detenga y se entregue a las autoridades. En ese mismo momento, los chicos de la escuela escucharon los disparos y todos se preguntaban qué estaba pasando. En medio de la confusión, los policías entraron al edificio escolar. Es que buscaban el arma que llevaba el hombre que estaba huyendo. Un grupo de varios policías comenzó a revisar el patio del establecimiento y, finalmente, lograron encontrar el arma que estaban buscando.

Poco después, los policías lograron detener al hombre que arrojó el arma y en ese momento cesaron los disparos que los chicos escuchaban y que incluso grabaron con sus celulares. En medio del operativo comenzaron a llegar más efectivos policiales y los especialistas de Criminalística, quienes fueron convocados al lugar para tomar las fotos del procedimiento y recabar detalles sobre el arma que secuestraron.

Mientras los policías seguían con su trabajo, muchos alumnos les escribieron a sus padres para pedirles que los fueran a retirarlos. Es que se habían asustado por el despliegue policial que conmocionó a todos y complicó la tarde de estudio.

(Fuente: Diario Huarpe)