El escandalo en UDAP podría terminar en expulsión

839

A poco más de dos meses de la asunción, las principales autoridades de la Unión Docentes Agremiados Provinciales (UDAP) atravesaron un papelón en un plenario de delegados, el máximo órgano del sindicato, el cual tuvo impacto en la paritaria con gremios colegas y el Gobierno. La secretaria General, Patricia Quiroga, aseguró que su Adjunto, el número dos, Damián Ocampo, le dio «datos falsos» sobre la decisión de los afiliados con respecto a la propuesta salarial del Ejecutivo y que la secretaria Gremial, Carina Lobos, tenía conocimiento del resultado y que lo dio a conocer luego de que el plenario tomara una definición. Por eso, resaltó que ambos se confabularon en su contra. Los delegados tuvieron ayer una nueva reunión en la que se dispuso que «se investigara lo ocurrido con estas dos personas», indicó Quiroga. Así, el caso pasará a la Comisión de Disciplina, proceso que puede terminar con la expulsión de parte de la cúpula, algo que ha ya sucedido en UDAP.

Según explicó la secretaria General, el martes acudió a la paritaria para dar la respuesta a la última oferta del Gobierno y dijo que, por el voto de los afiliados y los no afiliados, se imponía el rechazo. No obstante, dijo que Ocampo le informó que, si tenían en cuenta a los afiliados, había una aceptación de la propuesta. Fue así que, de acuerdo a Quiroga, se dirigieron a la reunión del plenario de delegados para que se defina si se debía computar sólo a los asociados o también a los no asociados. El órgano optó por considerar a los que están nucleados al sindicato y la secretaria General señaló que manifestó en tres ocasiones que la postura de los afiliados era el OK a la oferta salarial, en base a la información que le había dado su Adjunto. Además, dijo que estaba a su lado y que nunca la contradijo, al igual que la secretaria Gremial, que era la que tenía los mandatos de los asociados. Por eso, el plenario aprobó la propuesta oficial, pero recién ahí Lobos le comunicó que los afiliados, en realidad, habían votado por la negativa. Entonces, se generó el problema, porque Quiroga ya tenía la decisión del plenario de aceptar el ofrecimiento y podía haberla llevado a la paritaria y terminar con el tema. Pero, como los mandatos indicaban otra cosa, podía enfrentarse a un conflicto legal, por lo que respetó la votación de las bases, explicó.

«Ocampo es de un partido de izquierda y el primer parate que le puse fue porque el gremio es apartidario».

Patricia Quiroga – Secretaria General de UDAP

Por eso, destacó que «ya se rompió todo, no hay confianza» con Ocampo y Lobos. Es más, dijo que «todos hemos sido engañados» y reconoció que «los dos tienen responsabilidad». De hecho, en el plenario de ayer en la tarde hubo moción para que se investigue lo sucedido y Quiroga indicó que «en la mira están ambos». Es más, señaló que se colocará una comisión que sea veedora de las personas que se encargan del conteo de los mandatos, entre las que está la secretaria Gremial. Si bien habló de que se deberá dar una investigación, Quiroga dejó constancia en el acta paritaria, a la hora de explicar el conflicto, que hubo «graves prácticas antisindicales». Una dura definición, que puede ser causal de expulsión, aunque se verá si se avanza en esa decisión política.

De hecho, Ocampo admitió que «lo más probable es que seamos expulsados», aunque aclaró que «no voy a renunciar» y que «me van a tener que echar». A su vez, dijo que, el lunes, «se decidió sobre la marcha no considerar todos los mandatos, sino sólo la decisión de los afiliados. Entre ellos, ganaba el sí (a la oferta salarial), pero sabíamos que era una lectura parcial porque parte de los mandatos estaban en el gremio». En su versión, remarcó que «Patricia dice que yo le pasé mal la información. La cuenta la sacamos los tres paritarios», además de que, «el martes, en el plenario, con los números reales, le dije antes de comenzar que entre los asociados ganaba el rechazo. Ella estaba al tanto». Asimismo, destacó que «me arrepiento de lo que hicimos el lunes», cuando «se decidió cambiar la decisión» de no computar a los no afiliados.

«No le hicimos una cama a Quiroga. En todo momento le informé que los mandatos salieron de forma negativa».

Damián Ocampo – Secretario Adjunto de UDAP

No fue lo único, ya que le apuntó a la secretaria General al expresar que «hubo un manejo del plenario hacia la aceptación de la propuesta». Sin embargo, Quiroga remarcó que ella no vota ni puede hacer mociones. A su vez, Ocampo indicó que su por ahora compañera «se debe adecuar y cumplir las promesas de campaña», en referencia a darle participación a «la totalidad de la docencia», incluyendo a los no afiliados. No obstante, la conductora de UDAP dijo que el hecho de no tener en cuenta a los no asociados salió de la decisión de los delegados en plenario. En la última reunión, se definió bajar a las bases la última oferta, para que la respuesta se dé el próximo martes, si es que los maestros quieren cobrar con las mejoras a fin de mes.

  • Expulsiones inéditas

En 2014 el plenario de UDAP definió echar a 9 afiliados a quienes los acusó de inconducta sindical. La medida fue inédita para el gremio con mayor representación en su momento y que, en ese entonces, conducía Graciela López. Quienes sufrieron el castigo fueron Marcelo Ruiz, Marcelo Cáceres, Oscar Valdemoros, Aníbal Espejo, Alfredo Soria, Viviana Zapata, Silvana Galante, Marcos López y Rafael Manrique. Se les endilgó no respetar las decisiones orgánicas del gremio ni el estatuto del mismo, actuar como autoconvocados y en forma paralela a la conducción con planteos formulados al Gobierno y lanzar duras críticas contra la conducción, incluso, por las redes sociales. La investigación la hizo la Junta de Disciplina y las pruebas fueron certificadas por un escribano. Los implicados fueron a la Justicia, la que convalidó la decisión del gremio.

(Fuente: Diario de Cuyo)