Lozano, el arzobispo de San Juan, uno de los candidatos a suceder al cardenal Mario Poli

960

El papa Francisco recibió esta mañana en una audiencia al arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, en momentos en que se espera una definición sobre la designación de su sucesor. El encuentro tuvo lugar en el Palacio Apostólico, el día en el que se cumplen exactamente diez años de que el cardenal primado tomó posesión de la principal sede eclesiástica en la Argentina, al suceder en ese momento al arzobispo Jorge Bergoglio. Ahora se habla de quiénes podrían ocupar su lugar y entre los posibles sucesores suena el arzobispo de San Juan, Jorgen Lozano.

Fuentes vinculadas a la Iglesia apuntaron que el encuentro tuvo carácter protocolar, como lo muestra el hecho de que la reunión se celebró en el Palacio Apostólico y se publicó en el boletín de la Santa Sede.

Además de recibir a Poli, Francisco mantuvo audiencias con los cardenales Luis Francisco Ladaria Ferrer, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y Luis Antonio Tagle, proprefecto del Dicasterio para la Evangelización, entre otros.

No hay pistas firmes sobre el posible sucesor de Poli. En medios eclesiásticos se especula con que podría ser algún arzobispo. Las fuentes eclesiásticas mencionan a Carlos Azpiroz Costa (Bahía Blanca), Jorge Lozano (San Juan) y Víctor Manuel Fernández (La Plata), entre otros nombres. Pero a la vez se estima como muy probable una designación sorpresiva, una característica muy propia del estilo de Francisco. Así ocurrió en otros nombramientos de arzobispos en sedes importantes, como Tucumán y Córdoba, entre otras.

El calendario alimenta algunas especulaciones, ya que mientras la política argentina se despliega con sus propios tiempos, con las elecciones de las PASO el 13 de agosto y las generales el 22 de octubre, el 25 de Mayo es la fecha en la que el arzobispo de Buenos Aires celebra el tradicional Tedeum en la Catedral porteña, a raíz de la festividad patria.

Si bien es muy posible que la designación del sucesor de Poli llegue antes, es poco probable que para esa fecha ya esté en funciones, por lo que se presume que será el propio cardenal Poli quien presida la celebración, ante la presencia del presidente Alberto Fernández.

De origen porteño y estilo austero, Poli nació el 29 de noviembre de 1947 y fue ordenado sacerdote en 1978, luego de estudiar la carrera de Trabajo Social en la Universidad de Buenos Aires. Fue obispo auxiliar de Buenos Aires entre 2002 y 2008,y luego obispo de Santa Rosa, hasta 2013.

Poli fue el elegido por Bergoglio para su sucesión y su nombramiento como arzobispo de Buenos Aires fue una de las primeras designaciones de Francisco, al asumir como pontífice.

Cultivó siempre el bajo perfil e, incluso, en noviembre de 2017 pidió no ser votado por los obispos como presidente del Episcopado en la asamblea plenaria que consagró al titular de San Isidro, monseñor Oscar Ojea.

Ante una definición que se espera inminente, Poli ensayó una virtual despedida en una de las celebraciones de la Semana Santa en la Catedral de Buenos Aires, en marzo pasado, cuando dijo: “Intuyo que esta puede ser la última Misa Crismal que presido”, en relación con la tradicional celebración del Jueves Santo que los obispos comparten con los sacerdotes de su diócesis.

“Como ustedes saben, a los 75 años los obispos presentamos al Santo Padre nuestra disposición, y fue aceptada, pero además me dio una yapa: ‘Quedate hasta que venga el próximo’”, reveló el cardenal primado en esa ocasión. Y agregó que le pedía a Dios “que pueda participar muchas veces del calor sacerdotal que ustedes ponen en esta misa”.

(Fuente: Diario de Cuyo)