Aníbal Fernández se reunió con Sergio Berni en medio de la tensión política y la crisis de seguridad bonaerense

25
Berni reunion Anibal
Sergio Berni sonríe en la puerta del Ministerio de Seguridad nacional

El ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, y su par bonaerense, Sergio Berni se reunieron por primera vez después de la crisis por hechos de inseguridad que sacudió a la Provincia de Buenos Aires, y en medio de la tensión política entre el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof por los reclamos por el envío de fuerzas federales. Si bien la agenda es abierta, los principales temas sobre los que dialogarán serán el brutal asesinato del chofer de la línea 620 Daniel Barrientos y la llegada de más gendarmes y prefectos a municipios, sobre todo del Gran Buenos Aires.

Los ministros se vieron a solas, en el marco del cónclave al que asistieron los secretarios de seguridad de las alcaldías, en el que la idea era darle forma a lo que ya se resolvió la semana pasada, pero sin la presencia de los ministros: el despliegue de efectivos de fuerzas federales a través de los Comandos Unificados Conurbano (CUC). Según le explicaron a este medio desde la cartera de Fernández: “Son cinco centros operativos que contendrán a todos los municipios del Gran Buenos Aires, cuyas cabeceras estarán ubicadas en La Matanza, La Plata, Pilar, Tigre, y Avellaneda”.

Si bien Fernández hizo referencia al CUC después de la crisis de inseguridad que se reavivó en la provincia gobernada por Kicillof por el crimen del colectivero, este comando unificado fue planificado a fines del mes pasado, después de que varios intendentes, entre ellos el matancero Fernando Espinoza, solicitaran más gendarmes.

La solicitud la habían realizado sin pasar por las autoridades provinciales. El intendente de La Matanza, inclusive, había hablando en persona con Alberto Fernández para conseguir mayor cobertura de las fuerzas de seguridad y se le otorgaron mil hombres y mujeres de gendarmería, un hecho que publicitó a través de cartelería pública.

El crimen del colectivero Barrientos -por el hecho hay cuatro detenidos- y la disputa por el envío de más fuerzas de seguridad al conurbano volvió a dejar al desnudo la fuerte disputa entre nación y provincia. El mismo día que velaban los restos del trabajador y sus compañeros realizaban un ceses de actividades, Aníbal Fernández aseguró que Kicillof, quien buscará su reelección, desconoce lo que sucede en materia de seguridad en su territorio y precisó que Berni no le responde los mensajes.

“No hay novela, soy amigo desde hace muchos años con Berni y yo le tenía prohibido hablar con las fuerzas federales. No tengo un concepto módico de la autoridad, en los lugares donde yo trabajo, las decisiones las tomo siempre yo”, declaró el funcionario de Alberto Fernández. Hacía referencia a las críticas de su par bonaerense sobre la descoordinación de las fuerzas federales con la policía bonaerense.

Fernández sí reaccionó a favor de Berni luego de que este fuese duramente golpeado por colectiveros furiosos que le provocaron fractura de maxilar, además de contusiones en la cabeza y en la cara. “Es una locura lo que le hicieron, lo rechazo enfáticamente, es un despropósito, ¿qué responsabilidad tiene él? Es una locura”, le dijo el ministro nacional a Infobae al ser consultado.

Para Fernández, endilgarle la responsabilidad del crimen al ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires es injusto: “No le podés cargar un hecho determinado a una autoridad que reacciona en función de las capacidades que tiene. La Provincia es grande, no se arregla tan fácilmente. No estoy de acuerdo con las reacciones violentas, lo primero que hay que hacer es no aceptar que 20 tipos agredan así a un funcionario”.

Después de eso, Fernández se mostró impiadoso con la administración bonaerense. Apuntó directamente al gobernador: “Él -por Axel Kicillof- dice una cosa que lo muestra como un profundo desconocedor de lo que sucede. Nosotros estamos tratando de tener 6 mil hombres en la Provincia´. Hay más de 6 mil repartidos en todos los distritos desde hace un buen tiempo, con lo cual él desconoce lo que está sucediendo y lo que estamos haciendo desde fines de 2021, que fue la presencia en todas las estaciones en donde bajamos el delito a un número importantísimo”, disparó.

Si bien Fernández recuerda en cada entrevista que es “amigo de Berni” y que se conocen desde hace años, la relación entre ambos pasa por un mal momento. “Hablé, no sé si tanto, el día que pasó esto -por los golpes que sufrió-. Le escribí nueve veces y no me respondió. Hice captura la pantalla, se la envié y le dije: ‘Che, si no tenés ganas de hablar, no hables; listo, hacé lo que quieras’”. La disputa entre Berni y Fernández es el fiel reflejo que existe entre Nación y la provincia de Buenos Aires.