Sergio Massa: “Argentina cumplió con el Fondo, pero el Fondo no está cumpliendo con Argentina”

104

El ministro de Economía, Sergio Massa, aseguró que Argentina cumplió con el Fondo Monetario Internacional las metas del programa pero el FMI “no está cumpliendo con Argentina” su compromiso de atender el pedido para que se contemple el impacto económico que tuvo la guerra en Ucrania. También habló sobre la inflación, el salto que registró el dólar la semana pasada, las paritarias y dio una definición clave sobre su futuro político.

En una entrevista exclusiva con Infobae, el funcionario aseguró que la baja de la inflación debería ser “un objetivo patriótico” en el que estén involucrados, además del Gobierno, los gremios, los empresarios y también la oposición. Al respecto, y mientras Juntos por el Cambio mantiene su decisión de no tratar ninguna ley hasta que el presidente Alberto Fernández retire el pedido de juicio político a la Corte Suprema, Massa reclamó que sean “serios” y discutan en las sesiones extraordinarias las medidas económicas.

Massa adelantó que convocará en los próximos días a la Mesa de Enlace del campo para tomar medidas frente a la dramática sequía que golpea a los productores agropecuarios. Además, en el inicio del año electoral, anticipó que están estudiando medidas para “mejorar la capacidad de crédito de los trabajadores argentinos”, y también alternativas que les permitan a los ahorristas tener nuevos instrumentos para invertir en “petróleo, soja o maíz, y así le den anclaje a la economía real”.

Te puede interesar: Alberto Fernández y Cristina Kirchner pujan en silencio por el control político de la campaña electoral y el Frente de Todos

El ministro de Economía elogió a los sindicalistas que moderaron los reclamos salariales, tomó distancia de la pauta del 60% anual o dos aumentos del 30% semestrales, con revisión, que trascendió que impulsaría el Gobierno para evitar una nueva escalada con los precios, y ratificó que las paritarias son libres. “No quiero poner un número”, respondió al ser consultado sobre si ese porcentaje le parecía apropiado.

Principales definiciones del ministro de Economía

1- “Argentina cumplió su programa, pero el Fondo Monetario no está cumpliendo con la Argentina el revisar cómo van a compensar a los países que pagaron el costo de la guerra con su economía. Es un problema a resolver”.

2- “Nuestro principal objetivo es bajar la inflación sin congelar la economía, porque la paz de los cementerios no le sirve a nadie. Hay que mantener niveles de actividad y de ocupación, recuperar ingresos paulatinamente, bajar la inflación y aumentar la capacidad de crédito de empresas y consumidores”.

3- “Entiendo que una oposición seria va a correrse de la discusión política alrededor del tema de la Corte y se va a sentar a mejorar las leyes, pero a sacarlas (en las sesiones extraordinarias), porque son leyes para la Argentina de los próximos cinco años, no son para este ministro”.

Acuerdo fiscal Argentina-EEUU
Massa y el embajador Marc Stanley firmaron el acuerdo FATCA de intercambio de información.

4- “El acuerdo FACTA con Estados Unidos beneficia en blanqueo, este año, en un céntimo respecto de lo que va a beneficiar en el 2024 al próximo ministro de Economía. Lo mandamos ahora al Congreso entendiendo que más allá de la coyuntura es clave que Argentina y EE.UU. fortalezcan el intercambio económico”.

5- “La inflación es la fiebre de una economía enferma y, de alguna manera, es el síntoma: cuanto más alta es la inflación, más enferma está la economía”.

6- “Ordenar precios relativos sin destrozar la economía de cada argentino y argentina es un trabajo titánico. En algunos sectores informales es más difícil encontrar mecanismos de articulación para trabajar en conjunto con esos sectores”.

Te puede interesar: Massa habló sobre los controles de precios y el gremio de Camioneros

7- “En todos los acuerdos de precios participan el Estado, empresarios y trabajadores. Los camioneros lo que hacen es abastecer en el proceso de información, no controlan. Todos, Gobierno, oposición, empresarios y trabajadores tienen que participar en un objetivo patriótico, que es construir una economía sin inflación, porque la inflación destruye el ahorro y el poder de compra”.

8- “En la suba del dólar blue hay una cuestión de sentido común: 350.000 argentinos salieron o están saliendo al exterior. Cuando tienen que elegir llevar dólares o gastar con tarjeta, miran cuánto representa el dólar tarjeta y cuánto el blue o el conocido como Qatar, hacen la cuenta y prefieren comprar el dólar blue, que aparece más abajo y además no tiene el control de la situación fiscal, impositiva.

9- “Los últimos 5 o 6 meses han sido de buenos resultados porque cuando miramos la evolución de la inflación, la evolución del tipo de cambio oficial y la evolución de los tipos de cambios financieros están en orden o siguen una línea (…) Hicimos un ajuste para que la tasa de devaluación estuviera asociada a la inflación, porque si no es una ficción”.

10- “El plazo fijo le ganó al dólar como instrumento de ahorro en el 2022 en la Argentina, sobre todo porque hubo recuperación de tasa. Alineamos tasa, empezamos a bajar la inflación: yo asumí con 7,4% y noviembre y diciembre redondearon 5% y en paralelo, el ritmo de devaluación de la moneda acompañó mucho más la inflación para que los precios relativos no se terminen de desordenar.

Te puede interesar: Alberto Fernández busca mejorar la coordinación del Gabinete con la mira en la campaña

11- “El problema más serio es que Argentina, a diferencia de otros países, en la pandemia no tuvo financiamiento y tuvo que recurrir a la emisión.

Sergio Massa y Gerardo Martínez, de la UOCRA
Sergio Massa y Gerardo Martínez, de la UOCRA

12- “Las paritarias son libres y cada actividad tiene una realidad distinta. Valoro el mensaje de enorme responsabilidad de sindicatos como el bancario, UTA, Sanidad o Comercio, que reconocen que bajar la inflación es un desafío de todos. Lo tomé como un gesto de mucha valentía de ellos, que plantearon que la recuperación del salario en el 2023 sea bajando la inflación.

13- “No quiero poner un número para las paritarias, sino plantear un objetivo: que el salario le gane a la inflación, porque necesitamos recuperar ingresos pero que la inflación baje, porque cada punto de inflación que bajamos, recuperamos 1,7 de ingreso más que con la mejora en paritaria”.

Te puede interesar: Massa habló sobre los controles de precios y el gremio de Camioneros

14- “Vamos a convocar a la Mesa de Enlace para plantear un seguimiento en los próximos 90 días, región por región, mirando los mapas satelitales de lluvias, los mapas satelitales del INTA de humedad de suelo, sector por sector, y comparando caída de rentabilidad 2022 contra 2023. Más allá del tema de las exportaciones, lo primero que hay que mirar es el daño a los productores argentinos”.

15- “El trabajador hoy, entre el pago mínimo de la tarjeta más el crédito que sacó, tiene su capacidad de crédito casi agotada. Hay que encontrar mecanismos para mejorar la capacidad de crédito de la población económicamente activa de la Argentina. Es importante para el consumo, pero también para mejorar el estándar de vida”.

16- La única bomba que tiene la economía argentina es la bomba que representó el acuerdo de Macri con el FMI. Es una bomba que hay que administrar y que limitó la capacidad de crecimiento por una sola razón: el gobierno anterior usó el acuerdo para financiar la fuga de capitales. Y hay que recordar que el gobierno de Macri defaulteó la deuda en pesos, con el nombre de perfilamiento.

17- “Como ministro de Economía asumí una responsabilidad que tiene que ver con la vida de todos los argentinos. Voten o no voten al gobierno. Les simpatice más o menos lo que yo haga. Esa responsabilidad me corre, obligatoriamente, de la cotidianidad política”.

18- “No puedo darme el lujo de perder tiempo y energía en la discusión política cotidiana. La responsabilidad como ministro, por ahora, me pone absolutamente corrido de toda la discusión política electoral. Y no hay un plazo”.

Te puede interesar: El inesperado liderazgo de Sergio Massa

19- “Para la gente que no sabe qué hacer con los pesos, este año vamos a trabajar en la generación de nuevos instrumentos de ahorro que permitan ahorrar en petróleo, en maíz o en soja, con instrumentos que le den protección de valor, en términos de cuidado de su plata, pero también que le den anclaje a la economía real argentina”.

20- “Hay que ir corrigiendo distorsiones en el caso del litio. Hace 10 años, cuando no era un mineral tan demandado en el mundo, había retenciones y compensaciones. Las compensaciones a las empresas hoy no tienen sentido, lo que hay que hacer es usar ese recurso para hacer la infraestructura para sacar el litio y agregar valor. Una cosa es exportar el litio crudo y otra cosa es exportar batería de celular”.

——————————————————–

Entrevista a Sergio Massa en Mar Del Plata
Sergio Massa recibió a Infobae en medio de las actividades oficiales que realizó entre Pinamar y Mar del Plata.

El ministro de Economía recibió a Infobae este sábado en medio de las actividades oficiales que realizó entre Pinamar -adonde viajó para compartir un tiempo con su esposa y titular de AySA, Malena Galmarini, y sus dos hijos- y Mar del Plata. El diálogo con este cronista empezó en el aeródromo ubicado en la ruta 74, continuó en el icónico Hotel Provincial frente a la Playa Bristol y finalizó tras regresar al punto de partida.

En medio, Massa mantuvo una reunión con el gobernador Axel Kicillof en la que analizaron el impacto en las cuentas bonaerenses del fallo de la Corte Suprema, que le devolvió a la ciudad de Buenos Aires fondos que el presidente Alberto Fernández le quitó a la administración de Horacio Rodríguez Larreta y le transfirió a la provincia.

El líder del Frente Renovador brindó un reportaje donde se abordaron los principales temas económicos y evitó referirse a las discusiones vinculadas a la política electoral. “Por ahora estoy absolutamente corrido. Y no hay plazo”, afirmó.

Te puede interesar: Massa y Kicillof se reunieron en Mar del Plata

La entrevista completa con Sergio Massa

– De todo lo que pensaba que iba a suceder cuando asumió el cargo de ministro ¿qué cosas fueron peor de la que pensaba y qué cosas fueron mejor de la que esperaba?

Mejor de lo que pensaba fue el avance con todos los organismos multilaterales. En menos de cuatro meses resolvimos tres trimestres del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, pudimos avanzar con el Club de París después de cinco años, resolvimos estar performing y con fuertes desembolsos del Banco Interamericano de Desarrollo, resolvimos Banco Mundial con desembolsos importantes, que en enero lo estamos viendo cómo impactan en las reservas.

Del Banco Centroamericano, en los próximos días, vamos a tener un desembolso de 400 millones de dólares. Los 5.000 millones de dólares liberados del swap para lo que es comercio exterior con China, y el desembolso de las represas. Me parece que eso funcionó bien y, de alguna manera, fortaleció la situación macroeconómica argentina.

Respecto de qué pensé que estaba mal y de alguna manera está peor es el tema de precios relativos muy desacomodados. El trabajo de ordenar precios relativos sin destrozar la economía de cada argentino y de cada argentina es un trabajo titánico, porque sector por sector, con la particularidad de que algunos sectores informales, donde es más difícil encontrar mecanismos de articulación para trabajar en conjunto con esos sectores económicos.

– Vinculado al tema de los precios relativos, terminó esta semana conociéndose el índice de inflación un nivel que no se registraba desde 1991. Una situación muy complicada. Primero cuál es su mirada sobre este fenómeno y segundo cuándo se puede encontrar algún alivio, algún respiro, sobre todo para la clase media y la clase trabajadora, que son los que más sufren.

La inflación es la fiebre de una economía enferma y, de alguna manera, es el síntoma: cuanto más alta es la inflación, más enferma está la economía. La economía argentina tiene como dos caras: Tenemos un crecimiento en el 2022 de más de 5 puntos, más cerca del 5,5 que del 5. Tenemos 22 meses consecutivos de creación de empleo privado, tenemos 71% de capacidad instalada en parques industriales en uso, y 69% en el resto de la industria, casi 70%. Tenemos en términos de participación del sector privado en el mercado de crédito tasas muy bajas, con lo cual aparece ahí un problema pero también una oportunidad para crecer.

El problema más serio es que Argentina, a diferencia de otros países, en la pandemia no tuvo financiamiento, tuvo que recurrir a la emisión. Ese volumen de pesos sueltos, sin estar ordenados en el funcionamiento de la economía, nos generó dos situaciones: una primera situación, que es la capacidad de recuperación -caímos 9% y crecimos 10%- pero también un enorme problema, que es que esos pesos circulando de alguna manera reflejan una falta de falta de capacidad de funcionamiento normal de la economía porque a veces la gente no sabe qué hacer con los pesos y eso lo tenemos que resolver.

Eso lo tenemos que resolver generando instrumentos de ahorro en bienes: este año vamos a trabajar mucho en la generación de nuevos instrumentos de ahorro que de alguna manera con la Comisión Nacional de Valores, permitan que en lugar de no saber qué hacer con los pesos, la gente pueda ahorrar en petróleo, puede ahorrar en maíz, pueda ahorrar en soja, con instrumentos que de alguna manera le den protección de valor, en términos de cuidado de su plata, pero también que le den anclaje a la economía real argentina.

– Es una alternativa al plazo fijo.

Alternativas al plazo fijo, que muchas veces no las tenemos, a pesar de que el plazo fijo le ganó al dólar como instrumento de ahorro en el 2022 en la Argentina, sobre todo porque hubo recuperación de tasa. Alineamos tasa, empezamos a bajar la inflación: yo asumí con 7,4% y noviembre y diciembre redondearon 5% y en paralelo, el ritmo de devaluación de la moneda acompañó mucho más la inflación para que los precios relativos no se terminen de desordenar.

– Habla de apuntar a “un sendero” que vaya produciéndose en la economía una desinflación y que el sendero apunte a que en abril se llegue al 3%…

No, al 3 no. A poner el 3 adelante dije, porque me van corriendo el arco todo el tiempo.

– A ver…

El objetivo es recorrer un sendero de reducción de la inflación, que en abril nos permita tener el 3 adelante.

– Bien

Obviamente no es lo mismo 3,9% que 3,1%, claramente, pero ponernos como objetivo con los empresarios, con los trabajadores, todo el Gobierno y para eso hace falta mucha disciplina y orden en lo que es inversión y gasto público.

Te puede interesar: Estrategia en Economía: foco en dólar e inflación y cómo impactan los rumores sobre una supuesta candidatura del ministro

El sector financiero en el último mes empezó a salir de los instrumentos con CER, para ir a instrumentos a tasa fija, porque se dan cuenta que empezamos a recorrer un sendero a la baja de la inflación, a pesar de que todavía falta mucho. Nuestro principal objetivo tiene que ser bajar la inflación sin congelar la economía, porque la paz de los cementerios no le sirve a nadie. Hay que mantener los niveles de actividad y de ocupación, recuperar ingresos paulatinamente, bajar la inflación y aumentar la capacidad de crédito de las empresas y del consumidor argentino.

– Hablaba recién del tema de la correlación de salarios y precios. Trascendió también en la semana una pauta del 60% para anual para los sindicatos. Quiero preguntar lo siguiente ministro. Las paritarias siempre son libres…

Sí, las paritarias son libres.

Reunion de Axel Kicillof y Sergio Massa en Mar del Plata
Reunion de Axel Kicillof y Sergio Massa en Mar del Plata

– Las paritarias son libres y los gobiernos reconocen eso, valoran eso y sostienen eso. Ahora todos los gobiernos, hasta el día de hoy -capaz ahora es diferente- tienen una mirada sobre cuál es el porcentaje óptimo para que la economía funcione bien. ¿Ell 60% es un porcentaje óptimo?

Primero le quiero decir que cada actividad tiene un realidad distinta. Si usted mira el acuerdo de SMATA, por ejemplo, tiene mucho vinculado al aumento de producción. En el sector automotor de Argentina, el 2022 fue el segundo récord histórico de producción de autos y el récord histórico de exportación de autos. Ese número va a crecer este 2023: en exportaciones, vamos a crecer arriba de un 23%, respecto del 2022, y vamos a crecer en producción de vehículos. Esos sindicatos -SMATA, de mecánicos, y los metalúrgicos de UOM- tienen un acuerdo. Después hay otra realidad en comercio, hay otra realidad en textiles, hay otra realidad en calzado.

– Construcción también.

La construcción tiene otra realidad, cada uno tiene su propia dinámica y, de alguna manera, lo que yo valoro de eso que trascendió en la semana es el mensaje de enorme responsabilidad de sindicatos, como el bancario, como la UTA, como Sanidad, como Comercio, que lo que dicen es “nosotros tenemos que acompañar en la idea de que el desafío de bajar la inflación es un desafío de todos”. Y yo lo valoro mucho, lo tomé como un gesto de mucha valentía por parte de los dirigentes sindicales, de decir “así como peleamos para no perder contra la inflación en el 2022, peleemos para que la recuperación del salario en el 2023 sea bajando la inflación”.

– Ahora, yo insisto con la pregunta, el 60%, en general para la economía…

No quiero poner un número, quiero en todo caso plantear un objetivo. ¿El objetivo, cuál tiene que ser? Que el salario le gane a la inflación porque necesitamos recuperar ingresos, pero que la inflación baje porque cada punto de inflación que bajamos, recuperamos 1,7 de ingreso más que con la mejora en paritaria.

La deuda, Macri y las bombas

– Entiendo. Macri aquí en Mar del Plata hace unos días y planteó que este gobierno -no lo nombró a usted- estaba dejando dos bombas en la economía que le puedan explotar al gobierno que viene. Mencionó la bomba de la deuda en pesos y la deuda del Banco Central. ¿Están dejando bombas?

Acá la única bomba que tiene la economía argentina es la bomba que representó el acuerdo de Macri con el Fondo Monetario Internacional, que es una bomba que hay que administrar y que de alguna manera limitó la capacidad de crecimiento de la economía argentina por una sola razón.

El acuerdo con el Fondo el gobierno anterior lo usó para financiar la fuga de capitales y no para construir hospitales, puentes, para desarrollar la construcción, para desarrollo tecnológico. O sea, financiaron la salida de plata a cuentas en Estados Unidos o en otros países. Y la verdad es que eso es muy malo para nuestra economía. A mí me parece que hay que ser muy prudente.

En el caso de la deuda en pesos, a fin del año pasado leí inclusive notas que en diciembre decían que “hay olor a reperfilamiento”, básicamente porque usted recordará que el gobierno de Macri defaulteó la deuda en pesos, con el nombre de perfilamiento. Tuvimos la suerte de que las dos últimas licitaciones de diciembre tuvieron ofertas por hasta seis veces lo que licitábamos. Y ahora en enero pudimos avanzar en un reordenamiento del perfil de vencimientos que nos limpió el 75% del primer trimestre.

Te puede interesar: Macri fue a Mar del Plata, no respondió si será candidato, pero advirtió: “Yo estoy en el ring”

Ahora me parece importante, en todo caso, con los temas de deuda que pasan de un gobierno a otro, que lo que tengamos es la capacidad de ser serios, porque es el ahorro de la gente el que forma parte de la deuda pública, ya sea en bonos del Tesoro o en Leliqs, que no son ni más ni menos que lo que usted pone en el banco a plazo fijo transformado en un instrumento de ahorro del Banco Central.

Nosotros no metimos la cabeza en un pozo, sino que enfrentamos el problema de la deuda con el Fondo y tuvimos la capacidad de encausarlo y de buscarle una solución para la economía argentina, porque el Estado es uno, no importa quién gobierna en ese momento, es la Nación Argentina y me parece que hay que tener en eso una visión de hombre de Estado y no una visión chiquitita de ver cómo se le traba a un gobierno el acceso al mercado de capitales sólo porque se quiere ganar una elección.

– ¿Se quiere trabar el acceso al mercado de capitales…. ?

No, porque nosotros venimos trabajando con los bancos con las ALyC (Agente de Liquidación y Compensación), con los fondos de inversión, con las compañías de seguro…

– ¿No hay riesgo de deuda, de que haya ningún cuello de botella en materia de administración de deuda, tanto de la Deuda Pública como de la deuda que se arrastra del Banco Central? Algunos advierten que la deuda del Banco Central es una bola de nieve.

Si usted analiza desde agosto, que me tocó hacerme cargo, hasta acá, fueron planteando que aparecían obstáculos insalvables en septiembre, en octubre, en noviembre, vinculado a la deuda, vinculado a la meta de reservas.

Mi responsabilidad es tener sentido práctico para ir resolviendo los problemas que le aparecen a la economía argentina. No es quedarme en la discusión chiquitita de que uno escribe una cosa el otro dice otra. Yo no tengo que hablar, tengo que hacer, porque la gente lo que espera es que resuelva los problemas, no que los describa, ni los diagnostique, sino que los resuelva. Esa me parece que es mi principal tarea y mi principal responsabilidad.

El salto del dólar

– Hablemos del dólar. Esta semana también fue una semana donde el mercado de cambiario, que la cotización volvió a tener movimientos importantes…

Uno, no?

– ¿Qué está pasando?

Uno, que es el dólar blue. A mí me parece que hay una cuestión de sentido común, que es que 350.000 argentinos salieron al exterior, o están saliendo al exterior. Esos 350.000 argentinos, cuando tienen que elegir entre llevar dólares o gastar con tarjeta, miran el valor de cuánto representa el dólar tarjeta y cuánto representa el blue o el famoso conocido como Qatar y hacen la cuenta y prefieren comprar el dólar blue, que aparece en términos de cotización más abajo y además no tiene el control de la situación fiscal, impositiva. Eso por un lado.

Por otro lado, lo que hay que mirar siempre son los dólares financieros, comparados con el tipo de cambio oficial, porque de alguna manera, en esa brecha es donde puede aparecer la mayor dificultad para la economía argentina. En ese sentido, los últimos seis meses o cinco meses han sido de buenos resultados porque cuando miramos evolución de inflación, evolución del tipo de cambio oficial y vemos la evolución de los tipos de cambios financieros, vemos que están en orden o siguen una línea.

– Eso quiere decir que se aceleró un poco el proceso de depreciación del peso o de cambio con respecto al dólar.

No. Eso quiere decir que hicimos un ajuste para que la tasa de devaluación estuviera asociada a la inflación, porque si no es una ficción.

– ¿Por qué?

Si su economía inflaciona menos que la tasa de devaluación usted tiene un problema de apreciación de la moneda, con el impacto que eso tiene en los precios internos. Ahora si usted tiene un ritmo de depreciación de la moneda menor que el ritmo de inflación, en realidad está generando una ficción que de alguna manera la termina pagando el Estado generando instrumentos ficticios para tapar esa realidad.

– Se acompañó el nivel de devaluación con el nivel de inflación para que no se termine generando un dólar barato.

No es un problema de barato o caro. Los términos de intercambio con Brasil, si usted mira por ejemplo el precio de los alimentos, los precios relativos hoy, respecto de Brasil, que es nuestro principal socio comercial y están más o menos en situación de paridad. Después tenemos situaciones distintas a la región, algunas que tienen que ver con decisiones del gobierno. El gas en la Argentina es mucho más barato que el gas en Brasil o en Uruguay, por dos razones: primero porque Argentina es productor -cada vez más grande productor de gas y ese gas también pesa en la generación energética eléctrica- y segundo porque hay una decisión del Gobierno de que los servicios no pesen tanto en el bolsillo de la gente.

– Claro.

Ahora hay un punto que es el punto de equilibrio. Tenemos que cuidar el bolsillo sobre todo de los sectores más vulnerables, por eso en el aumento del gas fíjese que hay 3.400.000 hogares que tienen aumento cero; y en el caso de la luz va a pasar lo mismo, ya que en los hogares de sectores más vulnerables vamos a apuntar a que el aumento sea mínimo, que vaya muy por debajo de la mejora salarial que tiene el trabajador.

– Hablando de eso se plantea que la economía viene creando empleo pero viene creando empleo de baja calidad o con ingresos que no llegan a sostener o alcanzar la canasta básica. ¿Cuál es su mirada sobre este fenómeno?

El problema más serio en el empleo formal hoy lo tenemos, sobre todo, en los trabajadores municipales, que por una cantidad de horas y por un tema de los convenios -que además son muy dispersos- terminan siendo el sector del empleo formal más bajo, junto con los trabajadores rurales que han ido mejorando en la última paritaria. Y después en algunos sectores que venían muy retrasados, pero que me parece que están -sobre todo después de la última paritaria- recuperando.

A mí me gustaría, en ese sentido, que miremos en marzo el impacto de la paritaria contra la recuperación de ingreso si seguimos bajando la inflación. El gran desafío nuestro es bajar inflación, para que la paritaria tenga un efecto positivo, y además mejorar el acceso al crédito de ese trabajador.

Te puede interesar: Radiografía del mercado laboral: cuáles son los motivos de los trabajadores que dejan sus puestos como asalariados del sector privado

Ese trabajador hoy, entre el pago mínimo de la tarjeta más el crédito que sacó, tiene su capacidad de crédito casi agotada. Ahí tenemos que poner mucha cabeza, mucha inteligencia, sentarnos con el sistema financiero, con el sistema financiero asociativo y con los medios de pago electrónico. Hay que encontrar mecanismos para mejorar la capacidad de crédito de la población económicamente activa de la Argentina porque, en definitiva, crédito contra producto de su población la Argentina está todavía muy bajo y el crédito es importante para el consumo, pero también para mejorar el estándar de vida del trabajador.

– ¿Piensa en algún tipo de medida concreta?

Yo las medidas las anuncio cuando las anuncio…

– Pero están trabajando en esto…

Lo que quiero dejar claro es el concepto de que la mejora del ingreso es con reducción de inflación, con mejorar la capacidad de crédito del trabajador y con paritarias que le ganen a la inflación.

El drama de la sequía

– Hablemos de un tema dramático que es el tema de la sequía. ¿Cómo están calculando que va a pegarle a la economía este problema climático? Hubo un estudio que habló de una merma de 14 mil millones de dólares. ¿Esto es así? ¿Qué cálculos está haciendo Economía sobre esta situación?

Primero, contarle que respecto de lo que era la expectativa de trigo con lo que finalmente fue, se hablaba de que la cosecha iba a rondar entre los 9 y los 11 millones. El SISA, el informe final, da 14.7 millones y eso para nosotros, si bien no es lo que la Argentina puede producir, no es tan dramático, ni en términos económicos, ni en términos de abastecimiento de mercado interno.

El trigo en las harinas, en los farináceos, en los alimentos vinculados a cadena de valor del trigo tiene impacto. Respecto de la soja de segunda está claro que tenemos un problema de humedad de suelo en algunas regiones. Me gustaría seguir día a día el mapa de lluvias.

Pero en el fondo de la cuestión es que vamos a convocar a la Mesa de Enlace, nos vamos a sentar a la mesa a plantear un seguimiento a lo largo de los próximos 90 días, región por región, mirando los mapas satelitales de lluvias, mirando los mapas satelitales del INTA de humedad de suelo, sector por sector, y comparando caída de rentabilidad 2022 contra 2023.

Superficie con condición hídrica regular/sequía infografia
Infografía que detalla qué superficie está con condición hídrica regular e insuficiente. (por Marcelo Regalado)

Más allá del tema de las exportaciones, lo primero que hay que mirar es el daño a los productores argentinos. Vamos a sentarnos a la mesa con la Mesa de Enlace: mapa de lluvias, mapa satelital de humedad de suelos y, región por región, sector por sector y economía por economía.

Así como también para promover, como economía de reemplazo a las economías regionales, vamos a tomar algunas medidas vinculadas a mejorar la competitividad de las economías regionales.

– ¿Eso puede implicar tocar retenciones o algo por el estilo?

Cuando anuncio, anuncio. Mientras tanto le cuento conceptualmente hacia dónde vamos.

– Y la convocatoria a la Mesa de Enlace va a ser la semana que viene?

En los próximos días.

Te puede interesar: Radiografía de la sequía: cuáles son las zonas y las producciones del campo argentino más afectadas por la falta de lluvias

Presente y futuro: sectores estratégicos

– Con respecto al tema de minería, de litio y demás. Es un sector estratégico del que no se habla mucho…

Es un sector bárbaro. Argentina tiene 6 o 7 realidades que la ponen hacia el 2024 / 2025 a jugar un papel muy fuerte en términos geopolíticos. Primero el tema de la producción de proteínas: Argentina y Brasil producen juntas el 42% de las proteínas que consume el mundo y eso nos pone en un lugar de privilegio, si tenemos la capacidad de hacerlo valer y de aumentar el valor agregado.

Hace pocos días anunciaba un programa de apoyo a productores avícolas de huevo y porcinos. Con respecto a la integración de la cadena avícola, por ejemplo, estuve en una planta que nace todos los días, crece y faena 100.000 pollos por día; en otra planta en la provincia de Entre Ríos que produce 250.000 pollos por día. Bueno, con un dato adicional la mitad va a mercado interno y la mitad se exporta. Eso es vender trabajo argentino al mundo. Argentina en proteínas tiene un papel central para jugar.

Tiene un papel central para jugar en el tema de capital humano de Economía del Conocimiento. Somos, junto con Colombia, uno de los dos países elegibles en todo lo que es el recurso humano para la revolución tecnológica que se está dando en el mundo. Competimos con India, competimos con Croacia, pero está ahí. Croacia, India, Colombia y Argentina. Por eso estamos con el Argentina Programa: estamos construyendo en este momento 70.000 programadores con becas que financia el Estado Nacional: hay 310.000 chicos anotados en 42 universidades de la Argentina.

Tercer punto o tercer eje en el cual la Argentina se va a tornar competitiva: la energía. Es la segunda reserva de shale gas y cuarta reserva de shale oil. Este año, 2023, Vaca Muerta crece 40% en inversión, por eso pasamos a 92% de autoabastecimiento con la terminación del gasoducto Nestor Kirchner, que nos permite que el gas de Vaca Muerta llegue al hogar de la gente. Ahora nos pone además en oportunidad exportadora, con dos obras: segundo tramo del gasoducto, para que además de por Uruguayana podamos entrar por Río Grande do Sul a exportación de gas a Brasil, y reversal del Norte.

¿Por qué? Porque como Bolivia tiene su cuenca en declino, el gas que hoy traemos de Bolivia lo podemos reemplazar por el gas de Vaca Muerta para todo el norte argentino, pero además asociarnos con Bolivia para vender el gas de Vaca Muerta a Brasil entrando derecho a Mato Grosso. Eso que parece así contado como una cosa medio complicada va a representar un cambio en la matriz económica argentina fundamental. Argentina va a pasar en el 2022 de ser casi 5.000 millones de dólares deficitario, porque además los precios de la guerra complicaron aún más el tema energético, a ser 14.000 millones de dólares superavitario en el 2025, en la cuenta, en el balance energético.

Cuarto gran lugar y oportunidad para la Argentina el lugar de los minerales raros, el litio y el cobre. No solo el litio: el litio y el cobre, porque la revolución de la tecnología que estamos viviendo demanda litio -para guardar energía- y cobre -para hacer todo lo que son los semiconductores- con lo cual Argentina tiene ahí un enorme oportunidad. Las exportaciones argentinas 2025 van a crecer cuatro veces en términos de valor. Ahora también hay que ir corrigiendo distorsiones.

– ¿Por ejemplo qué distorsiones?

En el caso del litio, hace 10 años, cuando el litio no era un mineral tan demandado en el mundo había retenciones y compensaciones. Las compensaciones a las empresas hoy no tienen sentido, hoy lo que hay que hacer es usar ese recurso para hacer la infraestructura para sacar el litio. Además, apostar a que esos fondos sirvan para agregar valor ¿Por qué? Porque una cosa es exportar el litio crudo y otra cosa es exportar batería de celular, para ponerle un ejemplo de cadena de valor en su máxima expresión.

Estamos además en el caso, por ejemplo de Renault, con una empresa minera, en el caso de varias empresas del sector automotor ya empezando a trabajar en el proceso de instalación de inversiones vinculadas a fabricación de valor agregado del litio.

Y después hay tres o cuatro economías más que son claves para el funcionamiento económico interno de la Argentina. La construcción, el turismo, las economías regionales, que generen una enorme mano de obra y después, obviamente por el valor que tiene de exportación, pero además por el impacto que tiene en el PBI argentino, la pesca.

Te puede interesar: Los desafíos para el Gobierno en lo que será el segundo año del acuerdo con el FMI: la sequía y el gasto electoral

El acuerdo con el Fondo

– ¿Tiene pensado alguna discusión o negociación con el Fondo Monetario? ¿El acuerdo que Argentina cumplió hasta el día de hoy podría modificarse? ¿Cuál es su mirada sobre esto?

Argentina tiene un acuerdo con el FMI y un programa, acordado, que se va cada tres meses actualizando. Tenemos un equipo técnico y una negociación permanente. Es una negociación inteligente, en la que nosotros ponemos sobre la mesa cuáles son las necesidades que tiene la Argentina, porque el programa es de Argentina, no del Fondo. El FMI lo que puede hacer es definir si se cumplen o no los objetivos y si eso pone en riesgo su posibilidad de cobrar, nada más.

Ahora, ese programa tiene un mecanismo cada tres meses de análisis, discusión, ida y vuelta. Pero en paralelo hay una situación que el Fondo debe analizar. En la reunión del G7, con el presidente Alberto Fernández lo hablamos con la directora Kristalina Georgieva, lo hablamos con la subdirectora gerente Gita Gopinath, que es centralmente, que en el 2022, la guerra, esa por la que tanto se preocuparon el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, impactó en este invierno europeo -que es verano nuestro, en los países en desarrollo- tuvo primero impacto en el hemisferio sur. Y ese impacto no lo discutió nadie.

Yo lo planteé en la reunión del Comité de Desarrollo y en la reunión de ministros del G20. Lo planteé cara a cara con Georgieva y (el titular del Banco Mundial, David) Malpass y la verdad es que Argentina cumplió su programa, pero el Fondo no está cumpliendo con la Argentina el revisar cómo van a compensar a los países que pagaron el costo de la guerra con su economía, que es un problema a resolver.

– ¿Tiene pensado alguna decisión, alguna medida o establecer alguna vía de negociación extra?

Nosotros tenemos una negociación permanente con el Fondo y tenemos vías de comunicación permanente y en ese ida y vuelta, vamos a ir definiéndolo.

– Asumió Lula en Brasil ¿qué impacto económico va a tener este esta asunción y qué nivel de acuerdo o avance hay en la posibilidad de tener un swap con Brasil? Es eso o se piensa en otro tipo de acuerdo?

Nosotros tenemos que recuperar la relación comercial entre Argentina y Brasil porque desde el 2014 hasta acá cayó 40 por ciento. Brasil es el socio natural de la Argentina y Argentina y Brasil son los hermanos mayores de una región que tiene que tener un desarrollo económico mirándose a sí misma.

Estamos avanzando y estuve reunido con el ministro de Hacienda, Fernando Haddad, estuve reunido con Geraldo Alckmin, que es vicepresidente pero también ministro de Industria y Comercio. Estamos avanzando en encontrar sinergia comercial, encontrar sinergia desde lo financiero, y encontrar sinergia en infraestructuras.

Massa en Brasil
Colegas. El brasileño Fernando Haddad y el argentino Sergio Massa se reunieron tres semanas atrás.

Tres ejemplos concretos: respecto del sistema de intercambios de Bancos Centrales en el régimen de monedas que tenemos firmado hace muchos años -desde el 2008 o 2009 aproximadamente- tratar de encontrar un período de tiempo para el balance que le sirva a los países y a las empresas de los países.

Segundo, desde el punto de vista comercial, encontrar un mecanismo de optimización de lo que es el pago de las importaciones que hace Argentina desde Brasil, en sectores como por ejemplo, el sector automotor. Hoy el auto más vendido de la Argentina tiene 50 y 50 de composición nacional extranjera, pero algunos tienen menos de composición nacional. Es clave ir mejorando en eso, pero en el mientras tanto encontrar un mecanismo de balanceo con Brasil.

Te puede interesar: Massa viajó a Brasil y se reunió con los hombres fuertes del equipo económico de Lula

El tercer punto está vinculado a las infraestructuras, y en ese sentido, avanzar con el Banco Nacional de Desarrollo, en el financiamiento de infraestructuras que son claves para la Argentina -segunda etapa del gasoducto o gasoducto a Río Grande- pero que también son claves para Brasil en función de acceder a energía más barata.

Brasil hoy paga 14 dólares el millón de BTU a Bolivia y nosotros, a partir de septiembre u octubre, si terminamos todas las obras, desde Uruguayana le vamos a estar pudiendo vender 2 millones día de metros cúbicos, a un valor 20 o 30% más barato que el que paga Brasil en Bolivia.

– El presidente envió al Congreso 27 proyectos para tratar en sesiones extraordinarias, la mayoría referidos a cuestiones económicas. La oposición planteó que no va a tratar nada hasta que retiren el pedido de juicio político a la Corte. ¿Cuáles son los proyectos prioritarios para usted como ministro de Economía? ¿Y qué piensa de la decisión que tomó la oposición?

Lo primero que digo es no hay temas prioritarios para mí. Hay temas prioritarios para la Argentina. Que Argentina tenga inversiones en plantas de GNL no es prioritario para Massa ministro de Economía, porque probablemente el que se beneficie sea el ministro de Economía dentro de cuatro años. Pero sin duda, que es importante en una mirada de construcción de desarrollo económico del país.

El acuerdo con Estados Unidos beneficia en blanqueo este año en un céntimo respecto de lo que va a beneficiar en el 2024 al próximo ministro de Economía. La verdad es que lo mandamos ahora al Congreso entendiendo que, más allá de la coyuntura que Argentina y Estados Unidos fortalezcan el intercambio económico, es clave.

Entiendo que para tratar estos temas, para tratar el plan de pagos previsional, que es clave para que mucha gente que se está cayendo del sistema jubilatorio, pueda acceder a la jubilación. Entiendo que son cosas que una oposición seria, como la que pretendemos que sea la oposición, va a correr de la discusión política alrededor del tema de la Corte y se va a sentar a mejorar las leyes, si hace falta -bienvenidas las mejoras que tengan para hacer- pero a sacarlas, porque no son para este ministro, son para la Argentina de los próximos cinco años esas leyes.

– Está dedicado al Ministerio de Economía y trata de no involucrarse en temas políticos…

No. Quiero hacer una aclaración. Yo asumí una responsabilidad que tiene que ver con la vida de todos los argentinos. Voten o no voten al gobierno. Les simpatice más o menos lo que yo haga. Asumí una responsabilidad que influye en la vida del jubilado, del PYME, del gran empresario, que influyen las cuentas públicas, que influyen en la acumulación de reservas.

Esa responsabilidad me corre, obligatoriamente de la cotidianidad política, porque sino sometemos la emisión de deuda pública, la decisión respecto de mejorar ingresos, los créditos para la PYME, los sometemos a la valoración política, cuando en realidad tienen que ser de valoración objetiva respecto de los resultados para la vida de la gente.

Y por eso es que yo le planteé a mis compañeros del Frente Renovador y a mis compañeros del Frente de Todos me zambullo a un Ministerio que tiene la energía, la agricultura, la industria, el comercio, el comercio exterior, la minería, la economía del conocimiento, que tiene las finanzas públicas, el financiamiento internacional. Me zambullo en esa responsabilidad y no puedo darme el lujo de perder tiempo y energía en la discusión política cotidiana.

Te puede interesar: Comienza año electoral clave en lo estructural y desanclado en la coyuntura

– ¿Ahora eso lo corre del todo de la política?

Por ahora, me pone absolutamente corrido de toda la discusión política electoral.

– ¿Y hay un plazo para eso o no?

No. No hay un plazo. Lo que hay es, en todo caso, una comprensión de mi parte de entender que así como en otros tiempos podía estar las 24 horas del día dedicado a la actividad política y a la comunicación de la actividad política, hoy mi vida tiene que estar enfocada en tratar de resolver el problema que tiene el jubilado que no llega a fin de mes, el laburante que necesita más crédito, la pyme que necesita acceder a importaciones o las inversiones que necesitan las grandes empresas nacionales.

– Para el final, me interesa que también le diga usted a los argentinos, qué es lo que está pensando para este año, que es un año importante y es un año de elecciones y un año difícil todavía.

Para este año estoy pensando que tenemos que seguir el camino del orden y la disciplina fiscal, que tenemos que ponernos como objetivo seguir acumulando reservas, porque eso nos hace fuertes en nuestra moneda y nos hace fuertes como país, que tenemos que seguir adelante en la idea de recuperar ingreso derrotando a la inflación y mejorando los salarios, porque de alguna manera ambas van de la mano, y que tenemos que pensar un programa de desarrollo con inclusión de la Argentina más allá de las elecciones.

En la Argentina hay elecciones cada dos años y si le cambiamos el rumbo cada dos años a la Argentina lo que termina pasando es que no vamos a ningún lado. Tenemos que definir sobre los ejes estratégicos en los que coincidimos todos políticas de medida de largo, plazo..

Seguir leyendo

Martín Lousteau: “Hasta que el juicio político contra la Corte no salga de la escena, nada se puede debatir con el Gobierno”

Axel Kicillof defendió el juicio político a la Corte y habló de su reelección: “Las candidaturas se verán más adelante”

Scioli reivindicó su perfil “moderado” y no descartó ser candidato: “Cuando llegue el momento, se evaluará”