Caminaba con una sobrina y tres hijos, una moto los chocó y murió uno de los chicos

1175

Evelyn abrazaba la foto del nene y no paraba de llorar, rodeada de varios seres queridos que habían llegado a la Morgue Judicial para acompañarla y consolarla, aunque eso parecía misión imposible. La razón: allí dentro se encontraba el cuerpo de su hijito Mateo, el único que no sobrevivió cuando un motociclista embistió a él, a una hermana y a una prima cuando caminaban a un costado de la calle junto a su madre y su hermanita menor, en Pocito. «Me lo arrancó de la mano», alcanzó a decir ayer Evelyn Chávez, entre sollozos, y no pudo continuar más, por el llanto, el shock y la angustia tremenda de haber estado ahí y no haber podido evitarlo.

La desgracia de Mateo Emanuel Chávez (5) ocurrió alrededor de las 23 del sábado, en Carpintería, cuando el grupo se dirigía por la calle Anacleto Gil. Habían estado en Media Agua, Sarmiento, visitando a una tía. Se habían bajado del colectivo y a esa hora caminaban hacia su casa (en dirección al Oeste), situada en el asentamiento La Estación. Pero a ese lugar nunca llegaron, porque luego de que pasaron la Escuela de Comercio Sixto Salinas de Rivera (entre Mendoza Vieja y Gil de Moya) se vino lo peor.

Silvia Flores, madre de Evelyn, dijo que su hija llevaba tomados de la mano a Mateo y a Oriana (3). El nene iba del lado de la calle. Mientras que unos metros más adelante iban Mía (8) y Aimara (12), esta última prima de los tres hermanos.

«Se había cortado la luz de la calle. Ellos iban alumbrados por la luz de la escuela pero al pasarla quedaron en la oscuridad», explicó Flores. Agregó que su hija «sintió el ruido, miró para atrás y vio que la moto venía por el medio de la calle» y que «como sintió que venía tan fuerte se hizo más a la orilla». Sin embargo, «se ha ido contra ellos», lamentó la abuela de los chicos, en el papel de interlocutora de su hija, que mientras la escuchaba escalaba el llanto.

Desconsuelo total. Evelyn Chávez ayer no paraba de llorar por la muerte de su hijiito. Llevó a la morgue una foto de él y la abrazaba mientras le caían lágrimas.
«Ella gritaba y en la oscuridad, desesperada, tanteaba para encontrar a los niños», contó. Evelyn primero descubrió a Oriana, la menor, que estaba bien. Y al segundo que encontró fue a Mateo y todo fue desesperación, porque lo vio muy herido y sin reacción. «Un vecino le hizo los primeros auxilios pero no hubo caso», aclaró Silvia, para luego demostrar su impotencia contra Alberto Santos Escudero (33), que luego de chocarlos desde atrás en su Appia 150cc se dio a la fuga: «Mi hija lo vio que salió corriendo y dobló por donde vive él. Me da mucha bronca que un pelot… venga así y encima se dispare, ni siquiera hizo algo por auxiliarlos». «Te da mucha impotencia…. quitarle la vida así a una criatura. Y podría haber sido peor, podría haber matado a los cinco por cómo iba», dijo por su parte Pedro Chávez, abuelo de Mateo.

El caso es investigado por el fiscal de la UFI Delitos Especiales Adrián Riveros, asistido por los ayudantes Sebastián Gómez y Emiliano Pugliese.

(Fuente: Diario de Cuyo)