La dueña de Eros cambió de defensor y apeló la condena por promover la prostitución

937

La dueña de Eros Estética For Men se resiste a ser enviada al penal de Chimbas y da batalla judicial. Ahora cambió de abogado y por medio de su nuevo defensor presentó el recurso de apelación para revocar el fallo que la condenó a 4 años de prisión efectiva por promoción y facilitación de la prostitución en su salón de masajes del centro sanjuanino.

Patricia Coria fue condenada el 4 de octubre último por los jueces Alberto Caballero, Gloria Chicón y María Gema Guerrero en el marco de una causa penal por los servicios sexuales que ofrecían en ese local de calle 25 de Mayo, cerca de Mendoza. Una de las chicas que trabajaba allí acusó a Coria de obligarla a tener sexo con los clientes a cambio de dinero.
En otras palabras, aseguró que Coria regenteaba un negocio de prostitución y también involucró a su hija Natalia Pablo como la colaboradora. El caso fue denunciado en los primeros días de mayo pasado y desató un escándalo porque allí trabajaban 14 chicas, algunas de las cuales ofrecían el servicio adicional de sexo, y pasaron más de 100 clientes por sus camillas de masajes, de acuerdo a la acusación. Se dijo que había nombres de personas muy conocidas y profesionales del medio, pero nunca salieron la luz.

Por esta causa Coria y su hija estuvieron presas en una comisaría, aunque después le concedieron la detención domiciliaria y más tarde la excarcelación. El fiscal Juan Manuel Gálvez, de la Unidad Fiscal de Investigaciones CAVIG, en principio le imputó a la empresaria un delito más grave y a su hija le atribuyó encubrimiento. Sin embargo, después desistió de la acusación contra Natalia Pablo y fue así que ésta salió absuelta en el juicio.

A Coria le bajaron la calificación, pero igual los jueces la declararon penalmente responsable de los delitos de promoción y facilitación a la prostitución, en concurso ideal con explotación económica de la prostitución. De ahí que la condenaron a 4 años de prisión efectiva. En ese momento, los abogados Leonardo Villalba y Laura Reus hicieron reservas adelantando que iban a apelar la sentencia.

A la fecha, la empresaria sigue en libertad debido a que el fallo no quedó firme. Pero como los plazos se le vencían, esta semana Patricia Coria presentó el recuerdo de apelación. Ya no por intermedio de los abogados Villalba y Reus. Algo pasó en el medio, que la empresaria decidió apartarlos de su defensa y ese lugar ahora lo ocupa el letrado Nicolás Fiorentino.
En el escrito que elevaron al Tribunal de Impugnación solicitaron la revocación del fallo condenatorio y la absolución. Cuestionaron todo: pidieron declarar la inconstitucionalidad de los delitos que le atribuyen, también argumentaron que se violó el principio de inocencia, que hubo un tratamiento parcial y una valoración arbitraria de la prueba y falta de certeza para condenar, entre otros puntos, señalaron fuentes judiciales.

Habrá que ver qué resuelve el tribunal que analice la presentación. Lo cierto es que Patricia Coria está desesperada y no quiere que la envíen al penal de Chimbas. De quedar firme la sentencia, tendrá que pasar al menos dos años presa. Es así que estaría dispuesta a recurrir a la Corte de Justicia de la provincia, si es que obtiene un resultado adverso en esta segunda instancia.

(Fuente: Tiempo de San Juan)