Julio Piumato: “Si los judiciales pagan Ganancias, no resolvemos el problema del 45% de pobres que hay en la Argentina”

81

Julio Piumato es abogado, Secretario General de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación (UEJN) y Secretario de Derechos Humanos de la CGT. Entró al Poder Judicial como meritorio en 1972, a los 21 años, donde empezó a militar en el sindicalismo. Durante la última dictadura militar estuvo preso seis años. En los 90 participó de la fundación del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA), que se oponía a los gobiernos menemistas. De allí viene su histórica relación con Hugo Moyano. En 2009 fue diputado nacional por el Frente para la Victoria durante unos pocos meses.

-Julio Piumato, ¿quién sos?

-Soy un varón. Tengo 70 años. Argentino, peronista, hincha de Boca, abogado, militante sindical.

-¿Hace cuánto sos Secretario General del gremio de judiciales?

-32 años.

La pregunta inconstitucional

-¿Te parece democrático estar 32 años a cargo de un gremio?

-Y, preguntáselo a los afiliados.

-No, te lo pregunto a vos.

-Y, pero yo varias veces me quise ir y no quieren. Quieren que siga. Las organizaciones sindicales, y hay un convenio internacional que les da… hay libertad sindical. Está el Convenio 87 (que la Argentina es firmante) en la Organización Internacional del Trabajo. Son los afiliados los que determinan.

-Pero no me traigas las normas. Yo te estoy haciendo una pregunta moral, no te estoy haciendo una pregunta legal. “Bueno, y el convenio de la OIT dice…”. Qué se yo lo que dice, pero ¿está bien o está mal?

-Preguntáselo a cualquier dirigente.

-¿No debiera haber recambio?

-Hay que preguntarle a los dirigentes.

Tu momento épico

-¿Cuál dirías que fue tu mejor gol? ¿Qué te gustaría que se recuerde que dejaste por la Justicia, por el derecho?

-Por los trabajadores. Fue la huelga de hambre que hice en 2007.

Justicia Abierta - Julio Piumato

El temazo

-¿Por qué los judiciales y las judiciales no tienen que pagar Ganancias como todo el planeta?

– El salario no es ganancia. Nunca pagó un trabajador Ganancias. Cuando Machinea hace la famosa “tablita”, año 2000, que le dijeron todos, fundamentalmente los sectores medios… él explicaba, Machinea, que esa reforma estaba dirigida a que paguen Impuesto a las Ganancias los ejecutivos de empresas extranjeras que ganaran más de 5.000 mil dólares.

-Bueno, está bien, pero esto no es así. La gente en la Argentina…

– Bueno, pero hay que cambiarlo.

-Pero cuando vos decís “un trabajador” o “una trabajadora” suena a un pobrecito trabajador o trabajadora judicial que gana, o la gente imagina que gana $100, $200 mil por mes. Un secretario, una secretaria en la Argentina gana $700 mil pesos. Un juez de Corte gana dos millones y medio de pesos, Julio, ¿a vos te parece razonable?

-Bueno, ese tendría que pagar primero. Tendría que pagar porque, yo te digo, si actualizamos el mínimo no imponible de Machinea… él lo hizo en 2016 cuando… porque ya se trató una ley. Están pagando en la justicia.

-Los nuevos.

-Los nuevos.

-Con lo cual tenés jueces y juezas que ganan menos que sus prosecretarios o sus empleados.

-Para mí no lo tiene que pagar nadie. Si revisamos todo el sistema financiero, vamos a encontrar que no hace falta que paguen los trabajadores. Hoy tenemos un PBI en negro paralelo al PBI en blanco. Si pagan Ganancias los judiciales, todos, no resolvemos el problema ni fuimos los causales por no pagar Ganancias del 45 por ciento de pobres que hay en Argentina.

Justicia Abierta - Julio Piumato
Julio Piumato en los estudios de Infobae

-Estamos de acuerdo, pero ¿no hay un problema de Justicia?

-Que haya un PBI en negro sí es responsable. Que haya una ganancia brutal de la usura financiera sí es cómplice de ese 45 por ciento de pobres. Entonces, ¿queremos una Argentina con 45 por ciento de pobres? No.

-Estamos de acuerdo, pero no deja de ser una situación injusta y desigual. Sobre todo…

-Injusta que paguen Ganancias los trabajadores.

-Está bien, pero mientras tanto siguen pagando. Y los judiciales son funcionarios públicos. Nadie los obliga a dedicarse a eso. Es una elección. Se supone que hay una vocación pública, es un servicio público. ¿Cuánto gana un maestro, una maestra, Julio?

-Y tiene que ganar.

-¿Cuánto gana?

-A nosotros, pará.

-¿Te digo cuánto gana? ¿Te digo cuánto gana un maestro en Argentina en promedio en las 24 jurisdicciones? Un maestro, una maestra con 10 años de antigüedad gana bruto $92 mil pesos.

-¿Y vamos a igualar para abajo?

-No, no vamos a igualar para abajo. Distribuyamos equitativamente.

-No, vos no distribuís. Mirá, si en la Argentina vos tenés una torta, dos tortas. Una que se la lleva uno y ni te la presta. “¿Y esta torta?”. Dice “no, pero esta torta es para mí; te dejo este pedacito y distribuilo igualmente entre 10″. No. Agarremos la torta entera y repartámosla.

-Pero vos en ese pedacito chiquitito estás incluyendo gente que gana dos millones y medio de pesos así, neto. “Ahí, tome, acá está, doctor Maqueda, doctor Rosatti, doctor Rosenkrantz”.

-Son cuatro personas. No sé si llegan a ganar eso, pero esas cuatro personas ¿la situación de cuántos resuelve?

-No me importa cuánto resuelve, me parece injusto igual, aunque no resuelvan nada.

-Pero los tres billones ochocientos mil millones de pesos de las Leliqs, ¿a cuántas personas resuelve?

-Está bien, estamos de acuerdo, pero no me importa lo que resuelve o lo que no resuelve.

-Pero vamos a lo principal…

-Es injusto. ¿Está bien o está mal que un juez de la Corte gane dos millones y medio de pesos?

-No, está mal que haya un sistema tributario injusto. Está mal que una ley impositiva pensada como una ley progresiva se transforme en una ley regresiva. Porque los que se llevan la tajada, los que saquean la Argentina pagan muy poca ganancia.

La reforma

-¿Qué cambiarías de cómo se trabaja en el Poder Judicial y en los Ministerios Públicos?

-Mucho. Nosotros estamos planteando un plan estratégico para la Justicia que incorpore todo. Que incorpore desde una renovación integral de los edificios judiciales, que sean aptos y que sean salubres. Porque la mayoría de los edificios, si fueran privados, estarían clausurados. Estamos jugando con fuego en la Justicia. Y siempre hablamos de la potencialidad de un Cromañón judicial.

-¿Y qué pasa con el tema de la feria judicial? Los judiciales además tienen un mes y medio de vacaciones que no tiene nadie.

-No tienen un mes medio.

-Enero, feria judicial. Julio, dos semanas de feria judicial.

-No, no. Hay 22 días de vacaciones. Los sábados y domingos no se cuentan para ningún trabajo.

-Bueno, está bien.

-No, no es lo mismo decir 45 que decir 22. Pero es por un tema organizacional de la Justicia. Se probó en la provincia de Buenos Aires hacer el sistema privado de hacer rotar. Y se arma un descalabro porque cada juzgado es un equipo de trabajo. Si se va el juez, se van algunos empleados, después viene el juez y no tiene a los secretarios o a los oficiales primeros y se desarticula todo el trabajo.

-¿Pero por qué se desarticularía? Pareciera como que el Poder Judicial tiene características especiales.

-Y sí.

Justicia Abierta - Julio Piumato
Julio Piumato

-Entonces en una empresa no se desarticula nada. Una persona se va de vacaciones, se van dos o tres del equipo de vacaciones. Bueno, se resuelve. Vuelven. ¿Por qué acá es distinto? Acá todo es distinto.

-Pero cada juzgado es una unidad. Cada juzgado es un tribunal que decide cosas, que tiene una cabeza que es el juez que firma y decide. No es lo mismo que una empresa.

-¿Está bien que los judiciales trabajen seis horas?

-Sí, porque es una tarea absolutamente estresante. Tenemos récord de licencias psiquiátricas en la Justicia. En la realidad, pocos trabajan seis horas. El horario es de seis horas.

-Bueno, pero el que quiere hacerlo puede. Depende de la vocación y la responsabilidad de cada uno trabajar más.

-No, no, no. El que quiera hacerlo puede, no. Seis horas hacen todos. No hay ñoquis en la Justicia. El régimen judicial es especial. El trabajador o la trabajadora tiene que estar a disposición del juzgado, ¿no? Esto quiere decir que si un juez por una urgencia lo llama a las diez de la noche, se tiene que presentar. La tarea es altamente estresante. Toda la tarea judicial. Hasta para el juez es estresante.

-¿Pero es más estresante que otra?

-Sí, mucho más.

-¿Por qué sería más estresante que otras tareas?

-Yo te digo. Primero, no hay oficina administrativa más eficiente que la oficina judicial, tomando la eficiencia por la cantidad de trabajo que resuelve cada empleado diariamente.

-Debe haber seguramente otros trabajos mucho más estresantes, extenuantes o igual, por lo menos, de estresantes y extenuantes que no son tomados como trabajo… para eso la Ley de Contrato de Trabajo establece que hay trabajos insalubres, que tiene que haber jornadas reducidas o lo que sea. No pareciera que estar en una oficina escribiendo cosas y resolviendo cuestiones sea más estresante o …

-Sí, es terriblemente estresante. Porque vos tenés la presión del juez, la presión del secretario. Porque además está la delegación de funciones. Hay delegación total de funciones. Y si es estresante para el magistrado, es mucho más estresante… Porque el magistrado… es estresante la tarea (del responsable, digo). Porque cuando decide una cuestión y pone su firma, está decidiendo suerte. Y siempre, salvo los tribunales colegiados, decide solo.

-Pero nadie los obliga a ser jueces y juezas. Es su plan de vida, es su decisión, es una función pública.

-Obvio, pero también nadie te obliga a ser médico. Y ser médico es una tarea estresante. Cirujano, ¿me entendés?

-Bueno, el que la elige sabe lo que está eligiendo.

-La tarea es estresante. No es que estén obligados a hacerla. Pero es estresante. Está determinado por psicólogos, por todo.

Seguir leyendo

Cristina Caamaño: “El defensor de Sabag Montiel se va a hacer un picnic”

Ricardo Gil Lavedra: “Hubo abusos de la prisión preventiva”