Unos 300 deudores del IPV cayeron al Veraz y restan otros 1.000

268

Luego de una tarea que comenzó a principio de año, con un proceso de intimación que incluyó comunicación telefónica, mensajes de texto, mails y cartas documento, el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) comenzó a denunciar a sus deudores crónicos al Veraz. Desde la repartición confirmaron que, desde septiembre, al menos 300 beneficiarios ya son parte de la plataforma que es consultada por bancos y empresas crediticias y que califica a los morosos, lo que les genera inconvenientes dentro del sistema financiero a la hora de pedir préstamos. A ellos se sumarán otros 1.000 hasta fin de año, ya que, por la tarea administrativa, el IPV notifica a la empresa por tandas. Así, son 1.300 los que tienen sus cuentas en rojo y que, de no saldar su deuda, corren el riesgo de que se les revoque la adjudicación de la vivienda y que la repartición haga intervenir a Fiscalía de Estado para garantizar el cobro a través de la Justicia.

La cifra final de beneficiarios denunciados fue confirmada por la subdirectora del IPV, Daniela Cangialosi. La funcionaria aclaró que, en un principio, fueron 2.000 los adjudicatarios en condiciones de pasar al Veraz, pero, «tras una última intimación, unas 700 personas se acercaron para regularizar su situación». Así, quedó un universo de 1.300 titulares que «no mostraron ningún tipo de voluntad de pago». De ellos, «una primera tanda de 300 registros se denunció en septiembre y el resto se irá comunicando al Veraz por semana para completar los 1.000 restantes antes de fin de año». A su vez, Cangialosi aclaró que la empresa, que se encarga de realizar la calificación financiera, «les da 30 días a los denunciados para que puedan pagar. Si en ese plazo nosotros no informamos que pagaron, entonces ya quedan con ese registro en su legajo contable».

La decisión de acudir al Veraz se tomó a principio de año, cuando el IPV firmó un acuerdo con la empresa Equifax, con el objetivo de intimar a quienes adeuden cuotas. Es que, según recordó el titular de la repartición, Marcelo Yornet, «este es un sistema solidario, que sólo se sostiene si las familias que ya recibieron su vivienda están al día con sus cuotas. Más familias al día posibilita la generación de más fondos para construir casas». Por otro lado, la ley que rige al IPV faculta a la repartición a revocar las adjudicaciones a todos aquellos que «incurran en mora en el cumplimiento del pago de tres cuotas», ya sean individuales o consecutivas. Junto a Veraz, el IPV hizo una evaluación de su cartera de beneficiarios y, durante el primer semestre del año, intimó a unos 9.000 deudores, en dos tandas de 4.500. De ese total, 2.000 no se presentaron a cancelar las cuotas o a generar un plan de pago. Tras un último paso, 700 mostraron interés, pero el resto no, por lo que comenzaron a ser parte del registro de la compañía encargada de informar al Banco Central de la República Argentina (BCRA) quiénes son deudores del sistema financiero, lo que les genera complicaciones a la hora de tomar créditos.

Sobre los que no pagan, Cangialosi indicó que el IPV «permanentemente está realizando una evaluación», por lo que también están analizando a aquellos beneficiarios que inicialmente fueron intimados, se acercaron a regularizar, pero «no volvieron y nuevamente han incurrido en mora», esto es, más de tres meses sin pagar. Ese grupo, que está por fuera de los 1.300, si no cumplen, «serán enviados al Veraz», aseguró la funcionaria.

CUOTAS
3
  Es el límite de cuotas impagas, individuales o consecutivas que puede tener un beneficiario. Con más de esa cifra, el IPV está en condiciones de revocar la adjudicación. Dicho plazo está plasmado en la ley que regula a la entidad.

VERAZ
La firma recopila datos financieros de personas y organizaciones y los utiliza para segmentar carteras, anticiparcomportamientos, evaluar capacidad  de pago y riesgos. Dicha información es comunicada al BCRA, lo que complica a la hora de pedir un crédito.


PAGO
Para ponerse al día con una deuda, las personas intimadas deben concurrir a la oficina de Cobros del IPV (ubicada en el entrepiso del Centro Cívico), en horario de 7.30 a 13.30 y de 14 a 19 horas, o comunicarse a los teléfonos 4305282 y 4305285.

(fuente: Diario de Cuyo)