Salud Pública inhabilitó el comedor de la Facultad de Ciencias Exactas

466

Este jueves, a una semana de que se registraran varias intoxicaciones, Salud Pública inhabilitó el Comedor Universitario que está ubicado en la facultad de Ciencias Exactas.

La información fue informada por el centro de estudiantes de dicha facultad, desde donde pidieron que se extienda el horario de atención en El Palomar para «permitir acceder al almuerzo a aquellos estudiantes que cursan o viven en zonas alejadas». 

El comedor del CUIM cuenta con 200 estudiantes que almuerzan todos los días, de los cuales alrededor de 40 sufrieron la intoxicación.

La sanción de Salud Pública

Salud Pública labró un acta de infracción a la Universidad Nacional de San Juan por «errores de manipulación y traslado de alimentos» en el Comedor Universitario. Así lo confirmó Roque Elizondo, Jefe de Medicina Sanitaria del ministerio de Salud Publica quien explicó que actuaron de oficio tras tomar conocimiento de que varios chicos del Comedor Universitario del CUIM se intoxicaron.

El funcionario explicó que se pusieron en contacto con los responsables de dicho espacio y tomaron conocimiento cómo es el proceso de suministro de alimentos para los alumnos del CUIM. A partir de esto se conoció que «desde El Palomar se lleva el alimento en un traslado no permitido por Salud Pública». «Se llevan en 2 furgones que estuvieron habilitadas en algún momento por Salud Pública pero nunca más los habilitaron», comenzó explicando en radio Sarmiento.

Elizondo explicó que la comida sale de El Palomar a las 11 horas rumbo a Rivadavia pero recién se está consumiendo alrededor de las 14 horas. «Se corta la cadena de frío porque no se conserva», aseguró subrayando: «no se la coloca en una heladera acorde sino que no hay un lugar para almacenar».

Además resaltó que «no la tienen en recipientes adecuados y permitidos para este tipo de alimentos que se elabora en un lugar y se lo distribuye a kilómetros de ahí». «Otro error es que los chicos se llevan la comida en taper. Hay muchos errores en la manipulación de alimentos», aclaró.

Tras la entrevista se conoció que ese día se había servido hamburguesas de pescado, milanesas de pescado, pescado a la romana y ravioles. Precisamente con este último alimento advirtieron que había una falta en su conservación ya que no estaba etiquetado fecha de elaboración, ingredientes y otros datos necesarios. Por eso se decomisaron 12 kilos de ravioles congelados.

«Cuando tenemos una situación de este tipo, decomisamos y lo llevamos al instituto tecnológico y se hace el estudio», agregó el funcionario. 

Es por todo esto que se labraron actas de infracción y se llevaron al juzgado de turno. Las actas fueron labradas a la Universidad Nacional de San Juan que es donde se cometió la infracción y salen las movilidades.

«Nos hemos cansado de dar cursos de manipulación y transporte de alimentos. Les hemos transmitido la molestia de por qué no nos avisaron. Hemos llevado la tarea de oficio», señaló Elizondo quien destacó que ésta fue una «falta grave porque no sabemos cómo reacciona un organismo».