Leonardo Nardini: “Cristina puso todo lo que tenía a su alcance para construir el Frente de Todos”

43
Leonardo Nardini
Leonardo Nardini

Leonardo Nardini llegó al gabinete bonaerense después de la derrota del Frente de Todos en las PASO. Fue en el marco de cambios ministeriales que sacudieron al oficialismo en el gobierno nacional y provincial. Los intendentes de la provincia de Buenos Aires le reclamaban mayor apertura a la gestión de Axel Kicillof. “Volumen político”, se repetía entre la dirigencia bonaerense. Hasta ese momento, Nardini gobernaba el municipio de Malvinas Argentinas, en la Primera sección electoral. Tras aquel viaje del gobernador al Calafate para reunirse con Cristina Kirchner se anunció la llegada de Nardini, de Martín Insaurralde y Cristina Álvarez Rodríguez al gabinete bonaerense, en un proceso que luego se profundizó. “Tal vez le daba valor agregado la incorporación”, asume a la distancia Nardini.

En la oposición, los intendentes del PRO y la UCR reconocen que desde que los cambios se llevaron adelante, la relación entre ellos y el Ejecutivo cambió. Argumentan que se debe a que Nardini e Insuarralde son intendentes (Malvinas Argentinas y Lomas de Zamora) y “hablan el mismo idioma”. Armador político en la Primera sección electoral y de diálogo directo con el presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner, afirma que la interna en el Frente de Todos no debe asustar. Impulsa la reelección de Axel Kicillof y pondera el esfuerzo de Cristina Kirchner para crear la alianza gobernante, pero no retira a Alberto Fernández de una eventual reelección.

-¿Condiciona la situación macroeconómica y la inflación para la ejecución de obras?

-Es complejo y nos complica como le complica a una familia para poder llegar a fin de mes con un determinado presupuesto. Acá tenés un presupuesto para ejecutar y cuando generás una planificación de un proyecto de obra pública después desde que lo arrancás hasta que sale, va calando lo que son los procesos inflacionarios, sea en el rubro privado como en la administración pública. Estamos tratando de agilizar la gestión para que las obras que están licitadas se puedan ejecutar en tiempos coherentes para que les rinda a las empresas que ganan esas licitaciones. Venimos tratando, más allá de las dificultades, de generar instrumentos para poder seguir sosteniendo todo lo que respecta al esquema de obra pública que tenemos que llevar adelante de cara al año que viene.

-¿Pero las dificultades existen?

-Existen, obviamente que existen. Es una problemática que hoy tiene el país.

-¿Es el gabinete económico del gobierno nacional quien debe solucionarlo?

-Sí, totalmente, porque son los que saben. Son los que tienen la función y la responsabilidad de tratar de buscar alternativas para paliar ésta situación de crisis que golpea a todos.

-La interna dentro del Frente de Todos, ¿complejiza la gestión entre Provincia y Nación?

-En lo que respecta a infraestructura te puedo asegurar que no porque con Gabriel Katopodis, que es nuestro Ministro de Obras Públicas nacional, no solamente tenemos un vínculo, sino también hablamos el mismo idioma porque los dos venimos de ser intendentes en la primera sección y se hace muy fácil trabajar con Gabriel, al igual que con Martín en la Jefatura de Gabinete. Se planifica y muchas veces la ayuda necesaria llega desde el Ministerio de Obras Públicas Nacional. Un esquema que también Axel (Kicillof) había hablado en su momento con el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, y con el Ministro Katopodis, que es fondear algunas obras de gran envergadura que tenemos en la provincia. Por ejemplo lo que fue la duplicación de calzada y culminar una obra que se había frenado en la gestión anterior que era la Ruta 11 y la 56 rumbo a la costa atlántica, que miles de argentinas y argentinos lo han disfrutado y utilizado en lo que fue la temporada de verano éste año.

Leonardo Nardini
Nardini con el presidente Alberto Fernández

-¿Coincide con la idea de que todavía el Frente de Todos no logró cumplir el contrato electoral que asumió en el 2019?

-Sí, totalmente. Lo dije en varias oportunidades: más allá del resultado de la elección del año pasado que era legislativa lo que planteaba era que nosotros le debíamos a la gente esa confianza que depositó en el Frente de Todos en el 2019 después de venir golpeada de un gobierno que no solamente vulneró derechos sino que también le había generado una expectativa que después no fue correspondida durante los cuatro años de mandato.

-¿Fue culpa de la pandemia?

-Lamentablemente a los tres meses, o a los cien días de haber cumplido de gobierno, tanto nacional como provincial y en cada uno de los municipios, nos agarró una pandemia que no pasaba hace más de cien años y la verdad que nadie sabía cómo actuar, qué medidas tomar. Hubo que tomar decisiones difíciles e incómodas, no conformando a casi nadie, ni al electorado de nuestro espacio ni al que no nos acompañó, pero había que tomar decisiones. Se tomaron en pos de tratar de cuidar la salud de la gente, la vida de los ciudadanos. Hoy tenemos que tratar de hacer las cosas de la manera más rápida posible para tratar de cumplir con esa expectativa que en la provincia de Buenos Aires, más del 54% del electorado, más de 5 millones de bonaerenses, pusieron sobre Axel y sobre el Frente de Todos y también sobre lo que es el Frente de Todos a nivel nacional con Alberto.

-¿Y qué hay que hacer para ratificar ese contrato electoral el año que viene?

-Seguir trabajando. Es lo que nos pide Axel todos los días. Trabajar, trabajar, trabajar. Recorrer el territorio, militar la gestión. Empujar lo que es la gestión para que esas obras lleguen a cada uno de los lugares. Si hay algo que reconocen todos los intendentes de todos los espacios políticos, sean del Frente de Todos, de Juntos o los vecinalistas es que los 135 municipios de la Provincia de Buenos Aires tienen obra pública, tanto nacional como provincial. Hay municipios más pequeños del interior de la Provincia que jamás se esperaron la cantidad y la envergadura de obra pública que están teniendo, que muchas veces equivale a más de la mitad del presupuesto que tienen para administrar en el año. Todo lo que podemos hacer en pos de un futuro mejor para los bonaerenses lo estamos llevando adelante.

Leonardo Nardini

-Los intendentes de la oposición dicen que cuando usted y Martín Insaurralde llegaron al gabinete cambió la relación que tenían con el Ejecutivo bonaerense, ¿a qué atribuye este posicionamiento?

-Los cambios que hubo permitieron amplificar y poder abarcar muchos más temas y nosotros desde la simpleza tal vez de hablar el mismo idioma, de entender las problemáticas que puede llegar a tener la administración municipal y tratar de ser sinceros en cuestiones para solucionar las problemáticas de la gente y no hacerle perder el tiempo al intendente o intendente de turno o a sus equipos técnicos. Al menos así lo planteamos en Infraestructura

-¿Se necesitaban los cambios?

En realidad entiendo que tal vez le da valor agregado la incorporación al gabinete de provincial de Martín Insaurralde, de Cristina Álvarez Rodríguez (ministerio de Gobierno), de Alberto Sileoni, de Daniela Vilar (ministerio de Ambiente), de Alberto Sileoni (Educación), de Jorge D’Onofrio (Transporte) o de Florencia Saintout (Instituto Cultural) se amplificaron otras áreas y eso le dio mucho más volúmen a la gestión. Uno se puede concentrar en menos cosas para poder ser más efectivo y creo que esa fue la idea que tuvo Axel en su momento.

-El Frente de Todos en la Provincia de Buenos Aires avanza con la institucionalización, ¿sirve para ordenar la interna?

-Sucede lo mismo que 2019, lo que pasa es que parece que pasaron muchos años. Pero igual que en el 2019 cuando no estaban definidas las candidaturas no se llamó institucionalización pero con el Partido Justicialista a la cabeza los representantes de todos los partidos que integraban el frente en provincia de Buenos Aires se empezaron a juntar de a poco para darle forma a lo que luego terminó siendo el Frente de Todos. Es lo mismo.

-Ya que menciona al PJ…el PJ bonaerense finalmente está conducido por Máximo Kirchner ¿Lo ve como un futuro presidenciable? ¿Para qué está Máximo Kirchner hoy?

-Lo que tiene es la vocación de construir muchos cuadros políticos que tengan que ver con la continuidad de un proyecto político tanto en la Argentina como en la Provincia de Buenos Aires. Tiene la voluntad de salir a recorrer, de estar, de charlar con los dirigentes y también con las bases y creo que ya ha arrancado a hacerlo recorriendo diferentes lugares. Se nota esa vocación de querer hacer política y obviamente como columna vertebral el Partido Justicialista. Él tiene la tarea de conducirnos a todos y nosotros hemos confiado en él por su capacidad para que lo pueda llevar adelante y nos va a encontrar acompañándolo para que sea de la mejor manera pensando en el bienestar del colectivo.

-Algunos sectores del peronismo cuestionaron el cerramiento de Kirchner a la hora del armado de listas. Ahora con éste empoderamiento en conducción del PJ, ¿creen que quedará en un segundo plano esa crítica?

-Tal vez podría existir algún prejuicio en algún momento, pero yo te puedo decir que todos los dirigentes, sobre todo del conurbano bonaerense y los referentes de secciones, han tenido la posibilidad previo a un cierre de listas de ir a charlar con Máximo, de ir a charlar con Axel, con Cristina y hacer su planteo o plantear sus visiones. Y después depende de un montón de factores, no es que solamente depende de uno. Es fácil echarle la culpa a alguien cuando no sale lo que uno considera que tenía que salir o que es en beneficio de lo que uno consideraba un anhelo a nivel personal o sectorial de su espacio, su distrito. En mi caso particular te puedo decir que siempre he tenido la posibilidad de poder ir a charlar, a plantear, a discutir de la mejor manera y obviamente en algunos casos he tenido un resultado favorable y en otros casos tal vez no, pero es parte de la discusión y es parte de hacer política, y creo que nadie se tiene por qué ofender por eso. Todos somos seres humanos, las verdades son subjetivas y también relativas y depende de la mirada de cada uno.

Leonardo Nardini
Con el presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner

-¿Cuán preocupados están los intendentes por la interna en el Ejecutivo nacional?

– Creo que es un tema de superestructura y como intendente más allá de opinar, uno siempre trata de pensar en pos del bienestar de lo que el frente político. A veces uno opina y genera debates u opiniones diversas que muchas veces no coinciden con compañeros del mismo espacio.

-¿No están preocupados?

– Te pongo un ejemplo: en el 2017 hice una declaración muy polémica llevando a Cristina como candidata a senadora en el espacio de Unidad Ciudadana…cuando me preguntaban si teníamos alguna chance de disputar, ni siquiera de ganar, porque parecía que Juntos por el Cambio con (Mauricio) Macri como presidente y (María Eugenia) Vidal como gobernadora eran invencibles y yo decía que sí, que teníamos todas las chances de construir un frente político mucho más amplio con el peronismo como columna vertebral y en ese esquema creía que Massa tenía que estar adentro. Yo llevaba a Cristina como candidata y Sergio Massa estaba jugando en otro espacio que era Un País. Hice un planteo porque consideraba que había que amplificar y que nos tenían que unir esas coincidencias para buscar la representatividad de esa gente nos estaba pidiendo a gritos un cambio de gobierno para poder mejorar la situación para adelante. Y creo que se logró, no gracias a la opinión de uno, sino gracias a la decisión de Cristina, con Máximo, con Sergio Massa, con Alberto Fernández, y otros dirigentes que terminaron conformando éste espacio más amplio.

¿Entonces Cristina fue la gestó el Frente de Todos como planteó el Cuervo Larroque?

-Totalmente. Porque era la dirigente con más representatividad en ese momento. Puso todo lo que tenía a su alcance para construir ese Frente de Todos y en diferentes roles todos ocuparon un espacio para poder hoy ser gobierno y llevar adelante una gestión de gobierno.

-Hace poco dijo que Axel Kicillof debía ir por la reelección

-Y dije que me iba a retar.

-¿Lo sostiene?

-Recuerdo la pregunta, recuerdo lo que contesté y es cierto. Yo vengo formado en el peronismo y para mi siempre ha sido ley tácita que compañero o compañera que tenga la posibilidad de reelegir siempre se trabaja para eso, más allá de que Axel no nos pide que hablemos de candidatura. La verdad que uno va a hacer el mayor de los esfuerzos para que así sea y después seguramente será una decisión que tome nuestro espacio político y obviamente que tome Axel, pero en el medio uno trata de empujar que eso suceda.

-¿Y Alberto Fernández?

-Yo planteo lo mismo. Compañero o compañera que tenga la posibilidad de reelegir, que lo haga. Pero también el mismo Presidente la Nación dijo algo muy interesante el día del militante en Plaza de Mayo que había que pensar de cara al futuro de generar unas PASO. Lo dijo él, no es que uno está inventando nada, o sea que creo que es válido.

-¿Una PASO?

-Creo que es una forma que también ha utilizado la coalición Juntos por el Cambio y le ha resultado de cara a la oferta electoral de los espacios que componen esa coalición frentista opositora . Mal no le ha ido, porque más allá de que ganó Diego Santilli la elección intermedia para representar al espacio de Juntos, creo que el gran elector fue Manes aportándole un caudal de votos y despertando a una fuerza política centenaria como es el radicalismo que tal vez no encontraba su representación para resurgir y aggiornarse y creo que ha hecho una gran elección más allá de que le tocó perder la PASO.

Leonardo Nardini
Nardini y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof

-¿Cómo ve desde la clase política la irrupción de Javier Milei?

-Creo que es disruptivo y genera un montón de situaciones diversas en la sociedad como el rechazo a la política o hartazgo y pueden calar para buscar este tipo de figuras como representación. ¿Son válidas? Sí, todo es válido, por eso hay democracia y obviamente uno la respeta. Después cuando uno escucha las propuestas creo que son bastante complejas de poder aplicarlas para poder llevar adelante una gestión de gobierno, y creo que hay casos similares, tal vez no de la misma extracción porque acá es más de libertaria o más de derecha, pero tenés un ejemplo tal vez similar pero más de izquierda que es el de Perú en donde lo que se denomina un candidato no tradicional de espacios representativos o frentes llega al gobierno y después en la gestión de gobierno termina generando un fracaso o problemáticas que las termina padeciendo la sociedad en su conjunto. Ahora ¿es válido que se presente? Si, totalmente. ¿Está ganando representatividad? Si, te lo dicen mucho estudios y las encuestas que te van marcando que va teniendo un crecimiento en la aceptación, pero eso no quiere decir que tenga viabilidad un proyecto de gobierno de ese estilo.

-El gobierno provincial anunció un proyecto de pavimentación para 100 mil cuadras en el conurbano en el marco del Plan 6X6, ¿es posible conseguirlo con la coyuntura económica?

-Axel tuvo una idea que yo digo que es ambiciosa pero responsable. Más allá de la ejecución de la obra pública en lo que respecta a la accesibilidad de pavimentación, es sembrar una política de estado. Muchas veces se escucha que todos los espacios políticos tienen que sentarse a plantear políticas de estado. Lo que planteó el gobernador -comprendiendo que la mayor cantidad de problemáticas está en el conurbano, por la migración de gente del interior hacia lo que es el alrededor de la ciudad de Buenos Aires- es que faltaba mucha infraestructura y sobre todo accesibilidad. Hay cien mil cuadras que están sin pavimentar y no tienen problemas hidráulicos que se podrían trabajar. Para este año tenemos pensado llevar adelante 10 mil, el año que viene veinte, el otro veinte, el otro veinte, para alcanzar esas cien mil en una política de estado sostenida para poder cumplir una meta que tenga que ver con mejorar la calidad de vida a la gente de ese lugar que todos hablan, todos opinan y la verdad que no se ha hecho. Entonces ¿podemos modificar el pasado?, no. Sirve para poder proyectar a futuro y tratar de solucionarlo y creo que es lo que está haciendo con este programa de pavimentación dentro del marco del plan 6×6.

-¿En qué instancia está la obra del Río Salado?

– Viene ejecutado más del 80% de la cuarta etapa. La agarramos con menos del 15% de ejecución. Tanto el gobernador como el ministerio de Hacienda, Pablo López tienen pre acordado el financiamiento para la quinta etapa a través del Banco Europeo de Inversiones. Es la más pequeña pero la última que va a hacer falta para darle una solución paliativa pero importante al sector rural que cada vez que llueve y tenemos esas crecidas pueda drenar más rápido el agua y no dure tanto tiempo. Además se recuperarán 2 millones de hectáreas productivas. Muchas veces se dice que el Frente de Todos no quiere al campo y esta obra la está haciendo Axel Kicillof. También llevamos adelante el programa de caminos rurales para favorecer a lo que es el sector productivo de la provincia de Buenos Aires y también con obras en materia de infraestructura, de saneamiento que se hacen a lo largo y a lo ancho y en los 135 municipios.

SEGUIR LEYENDO:

Cafiero dijo que Alberto Fernández todavía no habló con Cristina Kirchner sobre su reelección

Javier Milei: “Hay un cambio de época en el país; los argentinos se quieren liberar de los políticos chorros y opresores”

Juan Zabaleta le respondió a Máximo Kirchner tras las críticas al Gobierno: “Me parece que hay cosas que se tienen que discutir en el vestuario”