El Tambolar único a nivel mundial

227

El cerro al que le debe su nombre el dique El Tambolar es uno de los pilares de la construcción de la presa, la primera que almacenará el agua del Río San Juan. Después de una pandemia, de complicaciones propias de la geografía cordillerana, la obra va avanzando. El paso clave que se dio fue el desvío del río, lo que posibilitará continuar con los trabajos de un proyecto ingenieril que es distinguido en el mundo entero, según advirtió Gustavo Pacheco, jefe de inspecciones del EPSE.

El dique El Tambolar es el cuarto que se construye sobre el Río San Juan, pero el primero que aprovechará y almacenará el agua del caudal de agua más importante de la provincia. Posibilitará embalsar 605.000 millones de litros de agua. La obra demanda una inversión de 800 millones de dólares, dinero que fue conseguido gracias al fideicomiso armado con recursos provenientes de la venta de energía producida por los otros tres diques.

¿Por qué El Tambolar es una obra única? Pacheco aseguró que es una de las pocas obras que tiene una pantalla de 100 metros de profundidad, 100 metros de hormigón que posibilitarán que el agua no filtre bajo el cerro y se pueda almacenar. El gobernador Sergio Uñac destacó este trabajo puntual, que demandó conocimientos y decisiones de geólogos, geofísicos e ingenieros.

“Esta obra es más compleja que Punta Negra porque tiene una geología totalmente distinta, con mucho movimiento de suelo, tiene 6 millones de metros cúbicos de excavación. Nos plantea un desafío, la zona de ataguía y de pantalla va a una profundidad muy poco usual de encontrar en este tipo de obras en el mundo. Teníamos previsto llegar a 50 metros, pero tenemos que llegar a 100 metros porque lo impone la geografía”, detalló el especialista del EPSE.  

La cantidad de agua que podrá almacenar esta presa, 605.000 millones de litros, la ubica como la de mayor capacidad de San Juan. Será tanto el volumen de agua que el puente de Pachaco quedará bajo el agua cuando la cota llegue al nivel más alto.

La sala de máquinas estará a dos kilómetros del paredón. Tendrá dos turbinas, que se están fabricando en Mendoza. La empresa recientemente estatizada IMPSA es la que tiene a cargo los trabajos, que incluyen cañerías que tendrán seis metros de diámetro.

Con el desvío del Río, arranca la etapa más fuerte de la construcción. Mientras que actualmente trabajan más de 850 obreros, estiman que la contratación llegará a los 1.500 en el momento pico. Eduardo Cabello, titular de la CGT y de la UOCRA, destacó la importancia de esta obra, que posibilitó sostener en gran medida el empleo durante la pandemia.

Cómo será el camino 

El camino actual que une Pachaco con Calingasta va a quedar bajo el agua. Es por esta razón que desde el Ministerio de Obras quieren arrancar lo antes posible el camino alternativo para que cuando el dique esté operativo, los lugareños tengan cómo llegar a la Capital y viceversa. 

«El camino actual va a quedar bajo el agua, no queremos que ocurra lo que pasó en la década del ’90, por más que no sea necesario pero lo vamos a hacer en conjunto con el dique», remarcó el Ministro. 

Sobre el puente, el funcionario aseguró que «va a quedar» porque no estará bajo el agua permanentemente sino que va a tener posibilidades de uso cuando no haya una gran crecida. «De cualquier manera hay que pensar que en ciertas oportunidades va a estar bajo el agua por lo que estamos buscando nuevas alternativas», cerró Ortiz Andino.