Con el visto bueno de Massa y Máximo, el oficialismo bonaerense buscará reorganizar el Frente de Todos en torno a Kicillof

144
acto moron homenaje nestor kirchner
Kirchner, Kicillof, Fernández y Massa

Primero lo primero. El Frente de Todos se encuentra enfrascado en las negociaciones y la búsqueda de consensos para sacar adelante en el Congreso el entendimiento al que el gobierno nacional llegó con el Fondo Monetario Internacional. Una situación que desde su presentación hasta la fecha ya tuvo de todo. Adhesiones, rechazos y poroteo propio y ajeno. La renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque del Frente de Todos fue el punto de inflexión. Pero la gestión y el curso de la vida política continúa dentro del diverso oficialismo y en la provincia de Buenos Aires se ensaya una prueba piloto para que el año que viene, cuando haya que definir candidaturas para revalidar lo hecho en 2019, todo sea más ordenado. Una idea empieza dar vuelta para la segunda mitad de este año: darle institucionalidad a la mesa política del Frente de Todos bonaerense y que en la cabecera se siente, de momento, el gobernador Axel Kicillof.

Lo había pedido Sergio Massa, el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación y líder del Frente Renovador, una de las patas que hacen a la mesa oficialista. El diputado nacional lo deslizó ante los suyos en un congreso renovador. Luego llegó fin de año y el anuncio con el Fondo tapó todo. Pero en los pendientes de Massa aparece avanzar con esa idea.

Según pudo saber Infobae, el diputado ya lo habló con el flamante presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner, que habría asentido y está de acuerdo en avanzar con esa idea. En privado, Massa ensalza el rol de gestor del gobernador.

massa-kicillof-y-malena-galmarini-en-el-parque-de-la-costa
Massa, Galmarini y Kicillof

Comparten algunos temas de interés para potenciar la capacidad productiva de la Provincia. El proceso de inversión en los puertos de la Provincia, que el ferrocarril llegue al puerto La Plata para carga y descarga y otros temas de logística a partir del área de Transporte. Desde principio de año, la provincia de Buenos Aires cuenta con Ministerio de Transporte y quien está a cargo es Jorge D’Onofrio, un massista de la primera hora que desde hace días entra y sale de la discusión por los subsidios a los colectivos.

Kicillof se lo reconoció en público esta semana en un acto en Pilar, de donde es el funcionario en cuestión. “Lo escuché a Jorge espadeando y discutiendo cuestiones tan básicas como que la provincia de Buenos Aires hace una enorme inversión para que el transporte sea accesible para los bonaerenses. Si algún otro distrito no lo quiere hacer, allá ellos. Jorge está defendiendo no a su nuevo ministerio, o a una política en particular. Está defendiendo el bolsillo de los y las bonaerenses”, dijo durante el evento junto al intendente Federico Achaval.

No solo de Transporte se alimenta la alianza, por ahora de gestión, entre Kicillof y Massa. Lo próximo es el lanzamiento de un fuerte plan de obra de agua y cloaca en el conurbano bonaerense a través de AySA, la empresa que preside Malena Galmarini, el otro 50% del Frente Renovador.

La gestión en cultura también linkea en Kicillof y Massa. El gobernador devolvió al área de cultura la autonomía con la reactivación del Instituto Cultural que preside Florencia Saintout. Massa aportó en su momento el nombre de Diana Saiegh para manejar el Fondo Nacional de las Artes. Saiegh había estado al frente del coqueto Museo de Arte de Tigre (MAT).

Cambios

Lo conocido es que en la primera mitad del gobierno Kicillof armó un gabinete a su gusto y con gente de su confianza. Llegó la pandemia, un desgaste de gestión insospechado y una derrota electoral que lo obligó a barajar y dar de nuevo. Si apenas asumido, a fines de 2019, el gobernador dejaba correr que no quería lotear el gabinete, ahora se abría a la política. Hubo juego para los intendentes de la Primera sección electoral, de la Tercera y al Frente Renovador de Massa. El sello de la Vicepresidenta estuvo detrás.

Candidatos y campaña del Frente de Todos en provincia de Buenos Aires
Kicillof junto a Cristina Kirchner

La institucionalización del Frente de Todos en territorio bonaerense es una continuidad y fortalecimiento de aquella apertura a la que se vio obligado conceder el gobernador. Pero de a poco, muy de a poco, Kicillof también empieza agrupar sectores en base a dirigentes de su confianza o ministros. Desde el verano que todo su gabinete original anda girando por la Provincia llevando el saludo del gobernador. Carlos Bianco, actual jefe de asesores y ex jefe de gabinete ya no maneja el Clio, pero lentamente vuelve a tener visibilidad. Con el gobernador de gira por Rusia, China y Barbados, el caso de la cocaína adulterada en Puerta 8 lo puso casi en cadena nacional.

En los viajes por el territorio bonaerense, suele estar escoltado por el Asesor General de Gobierno, Santiago Pérez Teruel. La ministra de Comunicación, Jesica Rey, sigue firme junto al gobernador y otros dirigentes también orbitan en esta zona como la diputada provincial por la Octava sección electoral, Lucía Iañez o el ministro de Justicia bonaerense y ex intendente de La Plata, Julio Alak. Pero el peso de la institucionalidad del Frente de Todos es inexistente sin la voz de la vicepresidenta Cristina Kirchner y el PJ bonaerense que hoy preside Máximo Kirchner y que arrea el jefe de gabinete bonaerense, Martín Insaurralde.

El pulso que vuelve a tener el Partido Justicialista bajo la administración de Kirchner incluye a los intendentes y a La Cámpora en una sociedad de conveniencia donde nadie pudo vencer a nadie y entonces terminaron unidos. Al menos temporalmente.

Entonces, lo que sigue para el oficialismo es fortalecer todo ese combo para la gestión y para la política. Es la idea que primero Massa hizo pública y que, según supo Infobae, Kicillof escuchó y aceptó y con la que Kirchner coincidió. Que funcione en 2022 será el antecedente a lo que pueda suceder en 2023. “Nosotros somos el kirchnerismo gobernando la provincia de Buenos Aires”, dicen en La Plata. El plan 6×6 que lanzó Kicillof a fin del año pasado es una serie de medidas y políticas hasta 2027. Algunos dirigentes ya se animaron a proponer un nuevo mandato de Alberto Fernández en Nación y Axel Kicillof en la Provincia. Pero primero está lo primero: el acuerdo con el Fondo.

SEGUIR LEYENDO:

El PJ bonaerense cerró filas en los distritos y los intendentes conservan el poder territorial

Aliado con intendentes, Máximo Kirchner logró contener las internas en los PJ locales de la provincia de Buenos Aires