Un Penitenciario habría violado a una chica

254

Al menos dos penitenciarios están siendo investigados por la presunta violación de una joven en medio de una fiesta en Rivadavia. En ese baile había más de una veintena de personas, entre ellos un oficial y algunos cadetes del Servicio Penitenciario Provincial. La chica dijo que perdió el conocimiento por el alcohol y ahí supuestamente fue abusada por algunos de los presentes.

Hay mucho hermetismo y todavía no se produjeron detenciones porque el caso es confuso, pero existe una investigación que inició personal de la Unidad Fiscal de Investigaciones del CAVIG por un supuesto ataque sexual, aseguraron fuentes del caso. La denuncia la realizó la propia joven, que aseguró que la violaron la madrugada del sábado 29 de enero último durante una fiesta que realizaron en el salón de una vieja heladería de avenida Benavidez, cerca de Cipolletti.

El lugar sería propiedad de un oficial penitenciario, quien organizó esa fiesta en la que participaron cadetes de esa fuerza y algunos amigos. La supuesta víctima no conocía al anfitrión, llegó por medio de un allegado a los guardiacárceles, explicaron. El caso está en plena investigación y hay muchas dudas porque algunos de los participantes aseguraron que no vieron nada extraño esa noche.

Lo que se tiene hasta ahora es que la joven, de no más de 25 años, primero llamó al 911 y pidió la urgente presencia policial. En ese momento habría dicho que no se sentía bien y que unos hombres la manosearon e intentaron violarla dentro de una fiesta. Cuando los uniformados localizaron el salón y entrevistaron a la chica, ésta dijo que había sido sometida sexualmente.

Al lugar también llegó personal de la UFI del CAVIG, que dispuso que trasladaran a la joven a un centro médico e iniciaran el protocolo para casos de abusos sexuales. Personal policial inspeccionó el lugar y tomó las medidas preventivas, pero no detuvieron a nadie hasta que tuvieran ciertos indicios de lo que pasó.

La supuesta víctima contó que todos bebieron y que se embriagó. Que luego no se acuerda qué pasó, pero se despertó semidesnuda y con un hombre encima suyo. Además, relató que había dos personas más presenciando la escena. Ella aportó los nombres de dos de ellos. Esto es lo que denunció la joven. Sin embargo, los otros invitados a la fiesta aseguraron que no vieron ningún incidente.

La investigación lleva su curso, se están tomando declaraciones y analizando los informes para constatar si realmente existió un abuso. Pero la denuncia existe y por ahora todo está en manos de un fiscal del CAVIG. Trascendió que la Subsecretaría de Control de Gestión abrió otra investigación paralela contra el personal penitenciario involucrado en esta causa penal.