Otro escándalo: detienen al hijo de un ex Jefe de Policía por estar ebrio y agredir a otro uniformado

247

Al caso de los dos policías apresados con cigarrillos de marihuana en la “Cueva del Chancho”, en Chimbas, se sumó otro escándalo dentro de la fuerza provincial. Ahora el de un oficial de Bomberos, hijo de un ex Jefe de Policía, que fue detenido el fin de semana último por emborracharse, provocar desturbios y golpear a otro policía en un camping de Rawson.

Fuentes oficiales señalaron que, hasta la noche de este martes, seguía preso en una dependencia de la fuerza provincial por los presuntos delitos de resistencia a la autoridad, lesiones y daños, a disposición del Tercer Juzgado Correccional. Se trata del oficial ayudante Gastón Alcayaga, el hijo del comisario general (R) y abogado Carlos Alcayaga. Este último supo ser el jefe de la fuerza entre 2002 y 2003 durante el gobierno de la Alianza.

NOTICIAS RELACIONADAS

No es la primera vez que su hijo es noticia. Muchos recordaron que este mismo joven chocó una camioneta de Jefatura de Policía cuando todavía no era oficial. Todos lo reconocen como una excelente persona en el trabajo y muy profesional como policía, pero que también se mete fácilmente en problemas en la calle. Hace años, ya siendo policía, se agarró a pelear en un pool de Rawson y acabó entre rejas.

Ahora volvió a caer en desgracia. Fue el viernes último en horas de la noche en el interior del camping de UTA, sobre calle Laprida, en Rawson. La versión salida de la propia Policía indica que el oficial Gastón Alcayaga se reunió con amigos en ese predio, allí aparentemente tomó alcohol y en un momento se suscitó un incidente que lo tuvo a él como protagonista. Pasadas las 22, alguien llamó al 911 para pedir que la Policía se hiciera presente en el camping a raíz de que una persona provocaba disturbios.

Al lugar fueron policías de la Motorizada Nº2, de la Comunal de Rawson y de la Seccional 6ta. Según fuentes policiales, los uniformados relataron que al arribar se encontraron con un hombre alterado y en aparente estado de ebriedad. Ahí mismo lo reconocieron como el oficial ayudante Gastón Alcayaga, del cuartel de Bomberos de Rawson, quien no se calmaba.

En el informe de los policías aseguraron que intentaron tranquilizar al oficial, pero éste empezó a agredirlos verbalmente y les largó una trompada que pegó en el pómulo a un cabo primero de apellido Atencio, de la Motorizada Nº2. Agregaron que también tiró patadas y otros golpes de puño al resto de los uniformados, hasta que lo redujeron y lo detuvieron. En el forcejeo le rompió el celular y la gabardina a un efectivo, dijeron.

Fuentes del caso explicaron que esos policías informaron de la detención al fiscal de turno de Flagrancia, pero el funcionario judicial no fue argumentando que no era un caso de su competencia. Fue así que trasladaron a Alcayaga a la Seccional 6ta y dieron intervención al Tercer Juzgado Correccional. Según las versiones, el oficial no quiso someterse al test de alcoholemia ni al dosaje o al análisis de orina para constatar si estaba alcoholizado. Lo cierto es que quedó detenido, por otro lado en la Policía ordenaron su suspensión y se le inició un sumario administrativo en el Subsecretaría de Control de Gestión.

(Fuente. Tiempo de San Juan)