Denuncian a la Noriega: la hermana del hombre asesinado de un ladrillazo, la acusa de amenazarla

1180

El caso del muchacho asesinado de un ladrillazo por su expareja en Pocito, sumó un nuevo capítulo y no tiene precisamente como protagonista a la única imputada. La hermana de Gonzalo Martínez –la víctima- denunció a la conocida abogada María Filomena Noriega de provocarla y amenazarla en su negocio en la Capital. La letrada es la defensora de Gabriela Núñez, la presunta homicida, actualmente en libertad. Y según la denunciante, esto tiene que ver con una presentación judicial que hizo días atrás y que podría poner nuevamente entre rejas a la acusada.

El crimen fue cometido la mañana del 2 de octubre último en el Lote Hogar 12, en Pocito. Allí vivía Gabriela Macarena Núñez junto a sus hijos. Hacía tiempo que estaba separada de Gonzalo Adrián Martínez, pero de vez en cuando se veían por los niños. En horas de la madrugada de ese día, el albañil fue a la vivienda de la chica y se suscitó una discusión, que involucró además al actual novio de la muchacha y otra persona.

Más tarde, ambos quedaron solos y siguieron peleando. Supuestamente hubo insultos y agresiones. En un momento, Martínez llamó un remis. En el momento que llegó el auto y el muchacho se dispuso a subir al coche para marcharse, ahí recibió un ladrillazo de atrás de manos de Núñez. Ese golpe certero terminó provocándole la muerte.

Gabriela Núñez quedó detenida. El fiscal Francisco Maldonado de la UFI de Delitos Especiales le imputó homicidio agravado por el vínculo y la alevosía. En principio dictaron la prisión preventiva, pero la abogada María Filomena Noriega –la defensora- apeló el fallo y en los primeros días de noviembre consiguió que el juez Juan Carlos Caballero Vidal le concediera la libertad, previo al pago de 100 mil pesos de caución.

A un mes de la liberación de Núñez, los problemas continúan. Ahora, salpicó a la abogada Noriega.  Esta semana, Romina Martínez denunció a la letrada en la Central de Policía a la letrada supuestas amenazas. Lo que afirmó la mujer es que el miércoles último pasada la 1 de la madrugada, Noriega ingresó a su kiosco en la calle Urquiza, cerca del Parque de Mayo.

“Esto fue a propósito. La defensora de la asesina de mi hermano no llegó por casualidad a mi negocio. Se hizo como no me conocía. Entró a mi negocio y pidió cuatro latas de cerveza. Parecía estar ebria, venía con el guardaespaldas. Claro que la conocí, pero no dije nada y la atendí como a todos”, relató Romina.

Contó que le expresó que eran 600 pesos, y la abogada le entregó en mano un billete de 500 y otro de 100. “Después se quedó esperando. La miro y me dice: ‘te di mil pesos’. Ahí me enojé, le expliqué me había dado justo los seiscientos. Pero me repetía que me dio mil. Me enojé y le respondió: ‘¿cómo es posible? Tomá tu dinero y retírate de acá por favor”, agregó.

Entonces llegó la supuesta amenaza, relató. “Me dice. No sabés con quién te estas metiendo. No sabés quién soy yo. Te voy a hacer desaparecer del mapa”, según Martínez. Un amigo suyo que estaba presente le pidió que se retirara. “Tengo como seis testigos que vieron todo. Y estaba el guardaespaldas mirando todo”, explicó. De hecho, este hombre compró otras cosas y se retiraron, explicó

Romina Martínez tomó esto como una provocación y una amenaza. Denunció el episodio en la sección Seguridad Personal de la Central de Policía, pero la presentación fue derivada a la Seccional 4ta. “Fui a hacer una denuncia penal por amenazas, pero algo pasó en la Policía. Mandaron la causa a la comisaría de Desamparados y le pusieron como una falta contravención. Se ve que movió sus contactos”, aseguró Romina. Fuentes ligados al caso señalaron que dieron intervención al Juzgado de Faltas por supuestas agravios y hostigamiento en la vía pública.

La hermana de Gonzalo Martínez asegura que la presencia de Noriega en su negocio y la supuesta provocación, fue intencional. “Fue a propósito. Ella sabe que nosotros protestamos por el crimen de mi hermano. La defensora de la asesina de mi hermano debe estar enojadísima porque hace días denuncié a (Gabriela) Núñez. Esta mujer que ahora está en libertad y que no tiene por qué acercarse a nosotros, me mandó mensajes insultando a toda la familia”, aseguró la mujer, que entiende que a raíz de esa denuncia que presentó en una Unidad Fiscal de Delitos Especiales podría volver a detener a la mujer.

(Fuente: Tiempo de San Juan)