Gran malestar: agentes de viajes locales se suman al reclamo de torcer la medida

325

Las quejas y rechazos de las agencias de viajes sanjuaninas se multiplicaron ayer porque al golpe que les significó la prohibición de vender pasajes y paquetes al exterior en cuotas con tarjetas de crédito, se sumó que ni siquiera pudieron vender vuelos o tours dentro de Argentina, ni concretar las reservas; lo que les causó pérdidas cuya magnitud aún no pueden contabilizar. Es que los operadores, al conocerse la sorpresiva medida del Banco Central, cortaron todo tipo de financiación turística debido a la imposibilidad de poder discriminar los pagos para servicios en el exterior o el interior del país. Para colmo eso ocurrió justo en el Black Friday, un día comercial que suele ser de gran venta ante la proximidad del período vacacional. Por eso ayer tanto desde cámaras como de empresas particulares salieron en masa a anticipar que van a sumarse al reclamo nacional y pedir al gobierno central que dé marcha atrás con la medida.

«»Vamos a tratar por todos los medios de torcer esta decisión» dijo Ariel Giménez, presidente de la delegación local de la Cámara de Turismo Argentina y titular de la Asociación de Agencias de Viajes de San Juan. El empresario dueño de la agencia Turismo Bacur anticipó que los agentes sanjuaninos van firmar las notas de repudio y se suman a las gestiones para lograr que el sector tenga una reunión con el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, para pedir que se revierta la decisión. Giménez recordó que el sector viene «golpeado» por la aplicación del impuesto País (30%) y la percepción a los consumos en moneda extranjera (35%), luego sobrevino la pandemia que derrumbó al sector «y ahora que se estaba levantando, que la gente quiere viajar, que están todos vacunados y que el éxito del Previaje es la financiación en cuotas, a un mes de las vacaciones viene esta medida», se quejó el directivo. «»Hoy no pudimos vender», dijo ayer Giménez, porque hasta Aerolíneas Argentinas suspendió la venta de vuelos de cabotaje. Lo único que siguió funcionando fue el Previaje con Ahora 6, 12 y 18, pero sólo en bancos seleccionados. En las agencias los ánimos estaban por el piso. Sergio Sirerol, desde Puerto del Sol Turismo, calculó 60% de pérdidas de ventas ayer por la medida. «»Otra burrada más del gobierno nacional. Cuando asumieron le metieron el 65% de impuestos a los viajes al exterior, ahora le ponen esta traba. Lo único que van a lograr es que las líneas aéreas dejen de volar a Argentina, porque si el avión llega con pasajeros y se va vacío, no hay reciprocidad», aseguró. Sirerol opinó que la medida es inconstitucional porque atenta contra la decisión de las empresas turísticas y de tarjetas, y contra la libertad del pasajero «»que quiere viajar y hacer con su vida y plata lo que quiera». Nicolasa Montes, desde la agencia que lleva su apellido, coincidió con Giménez en que todas las agencias locales resultaron afectadas «porque aun las que son receptivas, también venden un pasaje, o un servicio al exterior». Aunque aún no contabilizó las pérdidas de ayer, sí anticipó que serán fuertes porque no sólo que no tuvo ventas por el Black Friday, sino que «se truncaron las reservas que se iban a financiar, tanto nacionales como internacionales, y que ahora quizá se den de baja por la incertidumbre». Otro detalle que resaltaron los empresarios es que el cupo de las tarjetas está muy bajo -pese a que esta semana los bancos los aumentaron- y no alcanzarán para pagar un viaje en una sola cuota. Las alternativas disponibles son muy caras (ver Las opciones). «»La verdad es que estamos muy preocupados y altamente movilizados por esta medida tremenda, repentina y discriminatoria sobre el sector turístico», opinó Silvia Yafar, desde su agencia. «»Las personas no viajan al exterior sólo a vacacionar y largar los dólares afuera, también viajan para estudiar, por trabajo, a ferias, a ver a un familiar o por una enfermedad. Y si querés viajar para vacacionar porque trabajaste y lo podés hacer, también se está cortando esa libertad», dijo con malestar. Sostuvo que es una «fantasía» pensar que al prohibir la financiación, la gente vacacionará dentro del país, y opinó que eso es «encerrarnos».


LAS OPCIONES

Ante la imposibilidad de pagar viajes al exterior en cuotas las opciones son dos. Una es sacar un préstamo personal con una tasa que ronda actualmente el 78% ciento. Otra es pagar el mínimo de la tarjeta y refinanciar el resto con una tasa del 43%, hasta $200.000. Más de eso, se aplica hasta 255 más.

Viajes al exterior

60  por ciento de la gente que sube a un vuelo al exterior lo hace por negocios, deporte, salud o para ver a su familia. El resto es por turismo, según explican en la Cámara de Turismo local.

(Fuente: Diario de Cuyo)