Carne: afirman que va a aumentar pese a que el consumo sigue en baja

680

En el sector cárnico sanjuanino aseguran que el precio de la carne volverá a subir a fines del mes próximo, a pesar de que el consumo se ha mantenido en niveles muy bajos en la provincia en los últimos dos años. En el 2020 se produjo una caída del 40% en el consumo provincial y referentes del sector coinciden que hasta esta altura del año sigue «planchada» la venta en ese mismo nivel. Respecto a los aumentos que se vienen, lo atribuyen a subas estacionales, pero no saben aún de cuánto será. Ambos datos cobran relevancia cuando es inminente la reunión que mantendrá el flamante ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca con equipos técnicos de la Mesa de Enlace, para flexibilizar el cepo a las exportaciones de carne. La Nación limitó las exportaciones de carne vacuna para lograr una baja en el precio de la carne en el mercado interno, pero en San Juan dicen que no ocurrió tal baja, mientras que a nivel nacional mostraron caídas del 1,5 y del 1,4% en julio y agosto pasados. Sebastián Parra, uno de los principales mayoristas de carne en la provincia, aseguró que la caída del consumo se ha mantenido en los últimos dos años por la pérdida del poder adquisitivo. «»Mis clientes no compran la misma cantidad de carne que antes, ha bajado la venta un 40% en los últimos dos años pero no es por las medidas del gobierno o por la exportación, sino porque a la gente no le alcanza la plata», indicó. Parra agregó que las medias reses -tal como se comercializa la carne vacuna a las carnicerías- siguen al mismo precio que a principios de año y que como la venta está planchada en niveles bajos, se frena la compra por parte de los negocios, porque es un producto que se tiene que vender antes de los 10 días. El empresario dijo además que se viene un aumento estacional. «»Eso ocurre siempre en octubre o noviembre, a principios de año y a mediados de año», explicó. Carlos González, desde una carnicería en Santa Lucía, contó que sus proveedores le explicaron que las restricciones para exportar provocaron una merma de la hacienda, por lo cual, cuando se libere el cepo habrá aumentos de precios porque se redujo la producción, y quedaron menos cabezas de ganado. Al igual que Parra, coincidió en que la gente en el último año compra sólo los cortes más económicos porque los ingresos le alcanzan «»para llevar lo justo», y que las carnicerías a fin de mes están vacías.

Desde un frigorífico que tiene la sede central fuera de San Juan explicaron además que al prohibir exportar «»es verdad que la oferta se dirige al mercado doméstico», pero que eso «»desalienta la producción y, en el mediano plazo, se reduce la oferta y sube el precio nuevamente, incluso más aún».

(Fuente: Diario de Cuyo)