Leandro Santoro: “Javier Milei me da pena”

72

A una semana de las PASO, Leandro Santoro continúa con su raid mediático con más intensidad que nunca. Haciendo uso de sus habilidades para el debate, el primer precandidato a diputado nacional del Frente de Todos porteño recorre radios, estudios de televisión y redacciones para explicar la visión del Gobierno sobre la salida de la pandemia y para hacer control de daños tras varias polémicas desatadas por declaraciones desafortunadas de referentes de su espacio. Al mismo tiempo, impulsa temas propios, como la agenda ambiental y de espacio público.

En diálogo con Infobae, el actual legislador porteño apuntó nuevamente contra el libertario Javier Milei y su discurso que “apela al odio”. También opinó sobre la legalización del consumo recreativo de marihuana y el debate sobre la utilización del lenguaje inclusivo.

-¿La juventud está bien representada en la lista del Frente de Todos?

-Supongo que sí. Lo tienen que decidir los jóvenes eso, no lo tengo que decir yo.

-¿Cuál sería una preocupación para los jóvenes hoy en día?

-Lo ambiental me parece que es muy importante.

-¿Cómo atiende el gobierno de la ciudad de Buenos Aires esos problemas?

-Los desatiende en todas las áreas. Desde la diversidad de género hasta el empleo.

-¿Qué opinas de Javier Milei, que pareciera que capta al público joven?

-Me da pena.

-¿Por qué los jóvenes lo votan?

-Primero hay que ver si lo votan. Me da pena no por las cosas que dice sino por cómo lo dice, por cómo descalifica al adversario. Me parece que ese discurso que apela al odio, al resentimiento y al prejuicio, está muy cerca del autoritarismo. Me parece que se pueden decir cosas parecidas sin tener la necesidad de agredir cómo se agrede.

Leandro Santoro en Villa Lugano
Leandro Santoro en Villa Lugano

¿Es difícil para un joven hoy en día encontrar su primer trabajo?

-Sí, siempre lo fue. Ahora es más difícil por la economía en recesión que heredamos del macrismo a lo que se le agrega una pandemia. Es un problema global, en todo el mundo están los chicos igual.

-¿Las empresas son muy exigentes o los jóvenes no están bien preparados?

-Es difícil hablar de los jóvenes. Hay distintos sectores, segmentos, distintos grupos sociales, distintas tribus urbanas. Me parece que tiene que ver con el dinamismo de la economía. Cuando tiene dinamismo se toma más mano de obra y cuando está en recesión se destruye empleo y eso afecta a los jóvenes. En relación a las capacidades laborales también es difícil porque tenés pibes que están sobreformados y sobrecapacitados para hacer laburos muy simples, es increíble que eso suceda, y hay gente que le falta el nivel de formación necesario para entrar a determinado lugar. Pero en el medio tenés un montón de cosas.

-¿Qué opinás de un posible acuerdo porcino con China?

-Es una discusión que hay que ser muy cuidadoso para abrir. No tengo los elementos que me permitirían sacar una conclusión final. A priori lo que creo es que la Argentina lo que tiene que tener es una política que garantice que en la producción y en el agregado de valor no se perjudique al medio ambiente y tiene que tener una mirada de mediano y largo plazo. Pero no leí el acuerdo.

-¿La agenda sustentable hoy en día está bien tratada?

-Me parece que no está todavía en la agenda. Se empiezan a discutir algunas cosas pero muy por arriba. No hemos profundizado todavía en los consensos necesarios para discutir qué hacemos con la minería, con las megagranjas o con la producción de bienes y servicios comunes que son los que siguen contaminando el medio ambiente.

-Hace unas semanas fue noticia un chico Diego, en Bahía Blanca, que no lo dejaron entrar a un bar por estar muy maquillado. ¿Qué opinás del derecho de admisión de los negocios?

-Una locura, me parece una locura. Absolutamente inentendible que a esta altura del año….yo fui uno a los que le dijeron en más de una oportunidad “con esos pelos no pasás” o “así vestido no pasás”.

-¿Qué opinas del lenguaje inclusivo?

-Estoy de acuerdo. Me parece que el que lo quiere usar tiene derecho a usarlo y el que no también. Lo que está mal es enojarse con alguien porque lo usa o porque no lo quiere usar. Si somos plurales y diversos tenemos que aceptar esa posibilidad.

-¿Te imaginas en el futuro redactando o leyendo un proyecto en inclusivo?

-Cada tanto lo uso pero me parece que también es un guiño a las nuevas identidades, a las nuevas formas de percibirse. Y el lenguaje per ser me parece que es dinámico, es cultura, y eso va cambiando. Me parece un avance no hablar en masculino. Que todos nos obliguemos a decir “las/los” me parece que es muy importante. Después el “les” y otras formas de tratar de interpelar a las distintas identidades depende de las próximas generaciones. Así que todo lo que tenga que ver con lo novedoso, si es aceptado y construido de manera democrática, me parece que suma.

-Cuando escuchás las últimas declaraciones de Alberto sobre la docente o la fiesta en Olivos, ¿cómo crees que lee el sector joven esto?

-No me gustaron a mí, creo que no le habrán gustado tampoco a los chicos.

-¿Fumas marihuana?

-El problema con estas discusiones es que después te las recortan y si llegás a decir que no, sos un careta; y si decís que si, “el país tiene problemas y Santoro fuma marihuana”. Así que después de la campaña te contesto.

-¿Pero lo van a impulsar?

-Creo que las acciones privadas de los hombres quedan exentas a las autoridades de los magistrados, como dice la Constitución, así que por supuesto que estoy de acuerdo con la legalización del consumo recreativo de marihuana.

SEGUIR LEYENDO:

María Eugenia Vidal: “Es urgente que Alberto Fernández tenga un plan porque estamos sin rumbo”

El Gobierno apuesta a la polarización con Macri para incentivar el voto propio