Una polémica decisión de una jueza marca un peligroso e histórico antecedente en la Justicia sanjuanina

755

En la tarde de este viernes, se llevó a cabo una audiencia extraordinaria en la que una jueza sanjuanina decidió beneficiar con prisión domiciliaria a un hombre que está imputado de haber violado a una nena de 4 años, en reiteradas ocasiones. Lo extraño es que, un mes atrás, lo había mandado preventivamente al Penal de Chimbas por 5 meses. Esta decisión marcó un histórico antecedente en la Justicia local y que generó una enorme polémica.

Fue la jueza de Garantías, Verónica Chicón, la que accedió al pedido de la defensa, a cargo de Leonardo Villalba, y sacó del Servicio Penitenciario Provincial, enviándolo a cumplir la prisión en su casa, a un presunto violador que podría recibir una pena de entre 8 y 40 años, aseguraron fuentes judiciales.

El imputado en cuestión, cuyas iniciales son M.V., había sido denunciado el pasado 21 de junio por la madre de la víctima. M.V. mantenía una relación de pareja con la denunciante. Sin embargo, ese día, la mujer lo vio cuando salía del cuarto de su hija, de 4 años, luego de haberla abusado, afirmó la mamá.

En ese momento, el acusado le dijo que «la estaba cambiando», pero la nena, de inmediato, se encargó de contradecir esa versión. «Mamá, el M.V. me bajó el pantalón», le expresó la nena a su madre. Desesperada, lo echó de la vivienda y la menor le contó que no era la primera vez que lo hacía.

Rápidamente, lo denunció en la UFI ANIVI, cuya fiscal -Valentina Bucciarelli- ordenó la detención del hombre. Los efectivos lo aprehendieron y dejaron a disposición de la Justicia. En la audiencia de formalización, un estudio médico reveló algo escalofriante: la nena tenía «desgarros» en sus partes íntimas, lo que comprobaba que había sido víctima de abusos.

Teniendo en cuenta que se lo imputó del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia, la jueza Verónica Chicón, con gran criterio, le dio 5 meses de prisión preventiva y ordenó que los cumpliera en el Servicio Penitenciario Provincial. Era lógica su decisión ya que podía entorpecer la investigación. Es más, una testigo sostuvo que familiares del acusado la amenazaban en la vía pública para evitar que culpara a M.V.

Sin embargo, un mes y medio después, la defensa pidió una audiencia para pedir la prisión domiciliaria de su cliente. Esbozó que la investigación de la fiscal «se encontraba avanzada» y, por ende, ya no había posibilidades de entorpecerla. Desde Fiscalía dijeron que recién estaban terminando con la pericia psicológica a la nena y que era falso lo dicho por Villalba. Pese a ello, la jueza Chicón dio lugar a lo solicitado por Villalba y lo benefició con la prisión domiciliaria.

Es decir, le otorgó un beneficio a un hombre que podría recibir una pena de entre 8 y 40 años, que hay pruebas contundentes de que cometió los abusos y cuyos familiares intentan entorpecer la investigación hostigando a testigos y familiares de la víctima. Esto resulta ser un antecedente peligroso ya que un homicida, cuya escala penal va de los 8 a 25 años, podría pedir el mismo beneficio, por ejemplo.

Y no sólo eso. La jueza sentenció que haya un policía custodiando su vivienda durante todo el período que dure la prisión domiciliaria por peligro a que familiares de la víctima «tomen represalias» contra el imputado. Es decir, dejará de haber un efectivo en la calle para ir a cuidar un presunto abusador que debería pasar la preventiva en el Penal de Chimbas.

(Fuente: Tiempo de San Juan)