La nueva vida de “El Gonza”: del Penal de Chimbas a los escenarios cuarteteros de Córdoba

1513

Vehículo de alta gama, gira por los principales bares céntricos y grabación de su primer disco en el mismísimo Estudio Pira, por donde pasaron la Mona Jiménez y Damián Córdoba, entre otros. Así es la nueva vida de Gonzalo Varela, el cuartetero sanjuanino que estuvo preso por estafa en el Penal de Chimbas y ahora se encuentra radicado en Córdoba, donde se lanzó como cantante solista. El ex cantante de Holalá fue excarcelado hace casi dos meses, pero sigue procesado y vinculado al fraude millonario contra un supermercado correntino.

Ya en libertad, el músico sanjuanino retomó sus actividades y se lo ve muy activo en las redes sociales, donde publica la agenda de sus shows en la capital cordobesa y mantiene un dialogo fluido con sus seguidores. También publica imágenes de sus jornadas de grabación en el coqueto y prestigioso estudio del empresario Sergio Oliva, quien ya grabó con grandes del género cuartetero.

“Gracias Córdoba por abrirme las puertas, por darme esta gran oportunidad de llegar a los corazones de tantos”, escribió en su cuenta pública de Facebook, donde comparte imágenes de todos sus movimientos.

Incluso su nombre ya apareció en la página de cuarteto más importante del país, donde lo presentaron como “lo nuevo” del género. En la nota que dio al sitio Kuarteto.com, contó que su historia con la música comenzó a los 8 años, con la banda “Los principitos” y, más tarde, continuó su carrera con el grupo “Luz de luna”. “Su sueño es vivir en Córdoba y pisar las tablas de los lugares más cuarteteros de la docta para cantarle a la gente”, dice parte de la nota.

El caso

A pesar de gozar de una nueva vida, Varela sigue procesado e investigado por una presunta estafa de 1 millón y medio de pesos a una firma comercial correntina. Justamente es al cantante al que se lo señala como la persona que creó una cuenta falsa con el nombre de otra persona en internet y supuestamente se hizo pasar como vendedor de una gran distribuidora de cargamentos de azúcar. La investigación indica que éste habría mantenido contacto con un empleado de la firma Supermax y ofreció venderle tres cargamentos de azúcar por 2.593.000 pesos.

Cerraron el trato en marzo del año pasado y acordaron que el supermercado correntino le haría la trasferencia de 1.500.000 pesos a una cuenta del supuesto vendedor en el banco digital Brubank. Se giró el dinero, el problema fue que nunca enviaron la mercadería. Fue así que Supermax denunció la presunta estafa y se inició la investigación para individualizar al vendedor.

La pesquisa llevó meses y a partir del rastreo informático descubrieron que el presunto estafador era el sanjuanino Sergio David “Gonzalo” Varela, el cantante de Holalá. También establecieron que éste habría realizado la maniobra a través de una computadora de San Juan y que cobró el dinero. Por otro lado, detectaron que se hicieron transferencias a otras cuentas a nombre de Rosa del Carmen Sánchez, el contador Lucas Marcelo Giménez, Javier Montaña, David Esteban González y Andrés Emilio González. Por esto mismo fue que se los vinculó a todos ellos como posibles cómplices en la maniobra delictiva.

Así fue que a mediados de diciembre enviaron un exhorto desde Corrientes y pidieron a un juez sanjuanino las detenciones de Varela, su madre y los otros cuatro sospechosos. Quedaron presos en la sede de la Policía Federal y después en el penal de Chimbas. Sus abogados defensores hicieron presentaciones y hasta lograron que los imputados declararan. Además, solicitaron las excarcelaciones de todos ellos.

A principio de febrero, el Tercer Juzgado de Instrucción de Corrientes hizo lugar al pedido, pero puso como condición que cada uno fije una caución de 300.000 pesos. El contador Lucas Marcelo Giménez, Javier Montaña, David Esteban González y Andrés Emilio González consiguieron bienes o dinero para garantizar la fianza y cada uno, por su lado, recuperó la libertad. En cambio, Varela tuvo la misma suerte y recién pudo recuperar la libertad cuatro meses después.

(Fuente: Tiempo de San Juan)