Esta semana se sientan a negociar sanatorios y OSP por los aranceles

604

Las autoridades de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales privados de San Juan reclamaron ayer una suba urgente del 30% en los aranceles que paga la Obra social Provincia (OSP) y otras sindicales, para poder mantener la capacidad de afrontar los gastos sanatoriales y las prestaciones de salud. El próximo jueves inicia la negociación con la OSP, desde donde informaron que los incrementos otorgados a las asociaciones hasta el momento han seguido el ritmo inflacionario, pero no descartaron analizar un nuevo ajuste porque dicen que conocen «la difícil situación» por la que atraviesan. «»Durante el 2021 se les ha dado a todas las asociaciones científicas incrementos acordes a la inflación oficial que es del 25,1% para el primer semestre. Puntos más, puntos menos; eso es lo que se le ha dado a los médicos. Así y todo, si ellos dicen que no alcanza, el jueves los recibiré, y vamos a empezar a analizar la situación», dijo el titular de la OSP, Daniel Gimeno. Al ser consultado sobre la posibilidad de otorgar un incremento, agregó que «estamos informados de la difícil situación, no la desconocemos y por eso nos vamos a juntar con ellos. No digo que no, no tenemos las puertas cerradas a nada», aseguró.

En una reunión realizada ayer en la sede de la Asociación de Clínicas, su presidente, Miguel Rodríguez, junto a los miembros del directorio Rodolfo Fasoli, Mario Mas y Gustavo Herrera; informó que el aumento del 20% recibido por las clínicas locales este año es insuficiente ante la suba de costos que ha tenido la pandemia, los aumentos de medicamentos y el precio dolarizado de los insumos. La gota que rebalsó el vaso es el aumento salarial del 45% en cuatro tramos, que acaba de cerrar el gremio ATSA para los enfermeros y demás trabajadores de la sanidad, el cual implica un 15% a partir de julio, otro 15% en septiembre, 10% en noviembre y 5% en febrero, con cláusula de revisión y pago extra de $4.100. Si bien en todo momento dijeron que la suba es legítima, advirtieron que junto a los otros costos se les hace cuesta arriba seguir manteniendo las prestaciones en sus 26 sanatorios y clínicas, los cuales corren riesgo de cerrar. Al respecto, Alfredo Duarte, secretario general de ATSA dijo que el gremio logró actualizar «lo que nos corresponde y ahora es tarea de esa asociación actualizar sus aranceles con las obras sociales». El incremento alcanza a entre 6.000 y 7.000 trabajadores directos de clínicas de la asociación, y en total unos 10.000 sumando los indirectos.

Rodríguez explicó que gracias a que se formó la Federación Argentina de Prestadores de Salud se logró que el PAMI aumente un 41% escalonado hasta el año que viene y el sector de las prepagas recibió un aumento del 36%, en 4 cuotas a partir de agosto. Ahora toca el turno en la provincia de San Juan con la OSP. «Estamos dando a conocer la situación porque vemos complicada esta dinámica que debemos aumentar los sueldos mientras el recupero de gastos se mantiene estable con un ligero incremento de parte de los financiadores», dijo el doctor Fasoli. Agregó que la pandemia «ha demostrado que no se pude prescindir del sector privado», indicó que las camas de los sanatorios superan a las del sector público, y que cumplieron un papel clave en la pandemia al recibir a los enfermos covid cuando se saturaron los hospitales. «Empezamos un plan de concientización para evidenciar la situación en la que están los sanatorios y a partir de ahí comenzar una nueva negociación con los distintos financiadores de la provincia para hacer frente a estos incrementos. No es una presión, sino una realidad», aseguró. Otro ingrediente desfavorable aseguran que es que por protocolo las clínicas trabajan al 50% de factor de ocupación, es decir, siguen con el mismo plantel de personal, atendiendo a la mitad de pacientes. Los prestadores añadieron que están haciendo frente a los incrementos con aportes de capital de los socios, una salida que será difícil de mantener en el tiempo.

(Fuente: Diario de Cuyo)