Acusan a los policías de una comisaría sanjuanina de perder el celular de un hombre que murió calcinado

774

Una abogada sanjuanina acusó a los policías de una comisaría sanjuanina de perder el celular de un hombre que murió calcinado en su casa de Rivadavia.  Es Filomena Noriega la que irá contra los efectivos de la Comisaría 13ª, con asiento en Rivadavia.

El fallecido al que le perdieron el celular fue identificado como Alejandro Camargo, hermano del médico Luis Camargo. Según comentó la letrada, al teléfono móvil se lo llevaron los efectivos para peritarlo, pero nunca más lo devolvieron. Se presentó ante el Ministerio Público Fiscal, el que le dio permiso para retirar el celular y les dijeron que estaba en la dependencia rivadaviense.

La letrada fue a pedirlo junto al médico y se encontraron con que el teléfono ya no estaba. Aparentemente, lo habían perdido. El hermano, Luis Camargo, quiere el celular ya que posee fotos con los hijos de Alejandro y otras cuestiones de su interés. Ante el posible extravío, afirmaron que presentarán una denuncia en la Subsecretaría de Inspección y Control de Gestión de la Seguridad Pública.

El caso

El hecho ocurrió el pasado 1 de abril, para Semana Santa, en un domicilio del barrio Natania XVII, en Rivadavia. Un hombre, Alejandro Camargo, de 42 años, había sido hallado muerto. Tras observar el cuerpo y la vivienda, supieron instantáneamente que Alejandro se había quitado la vida.

Según fuentes allegadas, el fallecido padecía trastornos psiquiátricos y en episodios anteriores había intentado acabar con su vida. Semanas atrás había sido encontrado deambulando en la zona de El Pinar, totalmente desorientado. En esta oportunidad, no falló con su cometido y aprovechó la soledad para tomar la decisión. 

El hombre que vivía junto a uno de sus hermanos se hallaba solo en la vivienda de la manzana 26. Por lo que estiman los investigadores, habría planeado exactamente lo que haría, ya que tenía los elementos necesarios para originar las llamas que le provocaron heridas mortales. 

Fuente: Tiempo de San Juan