El presidente analiza las nuevas restricciones a aplicar tras el vencimiento del DNU

969

Alberto Fernández espera que esta semana salga la ley para regularizar las restricciones sanitarios o también conocida como “ley pandemia”.

Una de las preocupaciones que tiene el Presidente pasa por la aprobación de la ley para regularizar las restricciones sanitarios o también conocida como “ley pandemia”. El proyecto fue enviado al Congreso por el Ejecutivo hace un mes y aún no pude ser aprobado. Logró media sanción en el Senado pero se quedó estancado en la Cámara baja.

Alberto Fernández espera que esta semana salga la ley. Es una expresión de deseo. En la Cámara de Diputados la situación es compleja. “Faltan votos y tiempo”, le aseguró a Infobae un legislador que está encima de las negociaciones para conseguir consenso y poder sacar la ley. Parece difícil que el Gobierno logre contar con esa herramienta esta semana. Si no la obtiene, deberá sacar un nuevo DNU.

Sin embargo, en el Congreso no pierden las esperanzas. Negocian hora a hora para intentar sacar la ley entre el miércoles y el jueves. Todo el proceso sería demasiado ajustado, pero posible. Al menos eso reconocen en el Frente de Todos. Es una posibilidad latente.

La idea original que existe en Balcarce 50 es que la ley para regular las restricciones sanitarias, que el Gobierno envío hace un mes al Congreso, salga antes de que se venza el decreto vigente. De esa forma, podría comenzar a funcionar el semáforo epidemiológico para determinar qué localidades deben restringir sus actividades al límites y cuáles pueden tener más aperturas.

“Es una ley que ordena. Con esos parámetros cada gobernador sabe lo que tiene que hacer. Si tiene que abrir o cerrar”, suele decir el Presidente.

El proyecto de ley establece un semáforo que se divide en cuatro categorías. Departamentos de Bajo Riesgo, Medio Riesgo, Alto Riesgo y Alerta Epidemiológica. Los que están en la última categoría serán los que tengan mayor cantidad de restricciones. Además, será el escenario para que el Poder Ejecutivo pueda intervenir si lo considera necesario. Esa es la cláusula que más conflictos ha generado en las negociaciones.

La tercera preocupación de Fernández es que los gobernadores continúen con los controles en las provincias. El cumplimiento efectivo de las medidas es determinante para que los casos de Covid-19 desciendan y el sistema sanitario no esté en riesgo de colapso.

En las últimas horas el Presidente asumió como positiva la decisión de Juan Schiaretti y Omar Perotti de cerrar actividades en Córdoba y Santa Fe. Ambos gobernadores demoraron los cierres y se vieron obligados a realizarlos por el gran crecimiento de los contagios y la ocupación del sistema sanitario.

“Esto se ha convertido en un juego de ver quien es menos severo o más severo. Y lo qué hay que ser es cuidadoso. Es evidente que cuando bajas la circulación bajan los casos”, le reconoció Fernández a sus funcionarios más cercanos durante una charla informal en la Casa Rosada.

Fuente: Infobae