Irregularidades en la escuela de Albardón: Educación indicó que la directora «aceptó que está en falta»

854

María Buttazzoni, responsable de la Dirección de Educación Secundaria del Ministerio de Educación de San Juan explicó que la directora de la escuela Néstor Kirchner no presentó resistencia cuando se la notificó de las irregularidades.

La directora de la escuela Néstor Kirchner aceptó que estaba en falta. Así lo aseguró María Buttazzoni, responsable de la Dirección de Educación Secundaria del Ministerio de Educación de San Juan quien explicó que a partir de la detección de las irregularidades en la escuela, se la decidió apartar en julio del 2020.

De acuerdo a lo explicado, todo se inició por las visitas de rigor que hacen los supervisores a los establecimientos escolares. En el establecimiento se solicitó la documentación que tienen a cargo las instituciones educativas, en las cuales quedan plasmadas las trayectorias escolares de los estudiantes y ahí fue que se visualizaron las irregularidades.

A medida que se fue investigando, se detectaron que eran «recurrentes» y se puso en conocimiento a través de la supervisora a la Dirección de Área y luego al ministro Felipe de los Ríos quien habilitó la denuncia penal. Ahí comenzó a actuar la UFI Delitos Especiales que toma intervención para investigar y quedan implicadas no solo la directora sino también la preceptora.

«Previo a la investigación de la UFI, habíamos separado a la directora del cargo por incumplimiento a la función pública de llevar en orden los papeles y la documentación de la escuela que son oficiales. Se la separa del cargo, deja de cumplir funciones en la escuela Néstor Kirchner y asume una directora en su lugar. Ella queda apartada de sus funciones», explicó Buttazzoni a Diario La Provincia SJ.

La funcionaria del ministerio de Educación detalló que documentación escolar es la que complicó la situación de la directora de la escuela. Las irregularidades tiene que ver con documentación diaria como registro de asistencia, planilla de evaluación, los registros de planificaciones anuales y el libro principal donde se vuelca la trayectoria del alumno que es el libro matriz. «En todos los libros se encontraron irregularidades porque al cotejar la información, habían alumnos que no constaban en lista o estaban agregados de manera incoherente, no estaban de forma correlativa en este orden de libro o se omitía información o estaban en uno y en otros no. Es un registro que debe estar en congruencia«, apuntó Buttazzoni.

Luego agregó que cuando la directora fue informada de cuál era su situación y que debía ser apartada, aceptó los errores: «En el acta todo se  labra con las visitas a la escuela. La evidencia es palpable como indicador visible de que habían irregularidades y ella acepta que está en falta. Se labran actas donde se la pone en conocimiento a ella y personal administrativo de que las irregularidades estaban».

Finalmente Buttazzoni subrayó que «la irresponsabilidad la tiene el directivo como funcionario público y responsable de la escuela. El alcance del delito que implicó a la preceptora es por la investigación de Delitos Especiales. Ahora todo está en investigación, es mucha documentación. No se puede adelantar nada hasta que la investigación concluya y tengamos el resultado del proceso».