El tesorero habló de favores y no desvíos, ¿se quedó con plata de policía fallecido?

1163

Oscar Vaneti declaró ayer pero no pudo evitar que la jueza dictara su prisión preventiva por 6 meses, al igual que a su esposa

La jueza Gema Guerrero resolvió anoche dictar prisión preventiva por 6 meses para Oscar Vaneti (40), hasta hace días jefe de Tesorería de la Policía de San Juan, por la escandalosa acusación que pesa sobre él: desviar fondos de la Fuerza a otras cuentas bancarias. La misma suerte corrió su esposa, la también policía María Ivana Olivares, pero ella provisoriamente los cumplirá en su domicilio porque tiene asma crónico. El fiscal Iván Grassi, que había pedido un año de preventiva, les endilgó el delito de peculado (comprende penas de 2 a 10 años de cárcel), a Vaneti como autor y a su mujer como partícipe principal. Y dijo a este diario que la cabo primero Carolina Tejada Montaño, que estaba prófuga y ayer se entregó, se encamina también a ser acusada como autora del mismo delito. Esa mujer es pareja de un sujeto que la Corte de Justicia condenó a 14 años por abusar de tres sobrinas, según fuentes judiciales.

Vaneti y Olivares, defendidos por María Noriega, habían sido detenidos luego de que personal del área contable advirtiera que algo no cerraba en una transferencia de $280.000 que Vaneti pretendía realizar desde una cuenta madre (A) de la Policía a otra (B), que fue creada en 2019 para el pago de los adicionales. Según Grassi, el modus operandi de Vaneti consistía en efectuar pedidos de traspasos de fondos de esa cuenta A a la B, pero una vez que conseguía las firmas en las diferentes áreas, anulaba las transferencias y elegía otros destinatarios. Así -según Fiscalía-, el 14 de enero pasado se envió $228.400 de la cuenta de la Policía a la suya. El 18 de marzo giró $280.000 a la cuenta de su secretaria Tejada Montaño. Y el 9 de ese mismo mes se acreditó en su cuenta $104.197 que en realidad debían ir a parar a la de un policía fallecido, de apellido Bartol, para que sus familiares cobraran. A su vez, los informes bancarios arrojaron extraños movimientos en las cuentas del matrimonio: en enero ella le envió a él $70.000 y a los días él le regresó $20.000. El 9 de marzo, mismo día del «desvío» del dinero del policía fallecido, Vaneti le giró a su mujer $45.000. Y el 5 de abril, ella a él $17.500.

Ayer Vaneti declaró que «todo ha sido para darle solución a los policías», pues explicó que a su oficina llegaban varios efectivos con problemas para cobrar, como el extravío de las tarjetas. Y dio a entender que giraba el dinero a otras cuentas y que luego arreglaba con los afectados. «No he hecho nada con mala intención, siempre fue para colaborar», dijo. Su abogada ahora puede reclamar que se revoque la prisión domiciliaria. Ayer pidió la excarcelación para ambos, sin éxito.

Fuente: Diario de Cuyo