Por segundo año consecutivo crece la morosidad en el pago de cuotas del IPV

997

El director del organismo, Marcelo Yornet, dijo que por efecto de la pandemia este año la cifra trepó al 70%.

Los efectos de la pandemia en el bolsillo de los sanjuaninos, como era de esperar, sigue teniendo sus consecuencias ahora en el pago de las cuotas de las casas del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV). Es que de un 60% de morosidad que se registraba en la segunda mitad del 2020, ahora trepó al 70%, es decir que 7 de cada 10 adjudicatarios de las unidades que construye el Estado provincial no cumple con abonar la mensualidad, según confirmó ayer el titular del organismo, Marcelo Yornet. El tema es motivo de profunda preocupación en el Gobierno local porque esos recursos se destinan para la construcción de nuevas unidades habitacionales.

La morosidad viene creciendo sensiblemente en los dos últimos años. Es que mientras el valor histórico rondaba en el 50%, el año pasado, por efecto de la pandemia, trepó al 60% y ahora, según las estimaciones que hacen en el organismo provincial, la cifra llegó al 70%. En la actualidad el padrón de adjudicatarios activos ronda las 40.000 familias.

«Se trata de un sistema solidario y por eso las cuotas hay que pagarlas», dijo el funcionario. El monto mensual que se abona en los distintos planes del organismo ronda entre los 3.500 pesos y los 6.500 pesos, pero hay conjuntos habitacionales por los que se abonan entre 100 y 200 pesos y lo mismo algunos no las pagan. De todos modos, los montos que para algunas pueden parecer altos, rondan entre la tercera y la cuarta parte del alquiler de una casa de barrio, con lo cual sigue siendo conveniente, además de que se trata de la vivienda propia (ver aparte).

Otra de las políticas que ha implementado el IPV frente a los deudores es comenzar a mandar intimaciones, según dijo la vicedirectora del organismo, Daniela Cangialosi. Es que, según establece la ley de creación de la repartición, están facultados para revocar la adjudicación. Así, por ejemplo, una de las primeras causas para que a alguien le quiten la unidad es que no la habite, o también puede ocurrir que la use para otros fines y no como techo para la familia. Así las cosas, con más de 3 cuotas adeudadas desde el IPV están facultados para enviar las actuaciones hasta Fiscalía de Estado, que ejecuta los planes, y como las casas están hipotecadas, los deudores pueden llegar a perder sus viviendas. La funcionaria dijo que están evaluando si proceden del mismo modo con los deudores crónicos de las cuotas.

El problema es que, con la crisis económica generada por la pandemia, en muchas familias han caído los ingresos.

Para establecer el valor de las cuotas de cada vivienda, el IPV determina el monto de la inversión para construir un complejo habitacional. Ese valor se divide en las viviendas del barrio, y se traduce en Unidades Habitacionales (UH), tomando como base el Coeficiente de Variación Salarial (CVS) que publica el INDEC, a cotización de fecha del momento de la adjudicación en venta del bien. La cuota de amortización se calcula dividiendo el monto del valor de venta de la vivienda en UH, en la cantidad de cuotas mensuales consecutivas que integren el plazo de financiación, resultando así una cuota de amortización mensual consecutiva expresada en UH. La cuota será siempre la misma cantidad de UH, variando su valor en pesos según varíe el Coeficiente de Variación Salarial.

Luego, el reajuste se hace en forma semestral, dependiendo de la variación del coeficiente que tiene en cuenta los aumentos de sueldos.

Muchos de los sanjuaninos que alquilan o de las nuevas familias que se van formando tienen la expectativa de acceder a la casa propia, a través de algunos de planes. El padrón de inscriptos del organismo en la actualidad tiene unos 75.000 anotados, según los registros.

Un sorteo para Valle Fértil

Durante la jornada de hoy el Gobierno de San Juan, a través del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, realizará un nuevo sorteo de viviendas del IPV. Se sorteará el Barrio Valle Norte, ubicado en San Agustín. El sorteo está destinado únicamente a familias del departamento Valle Fértil que estén inscriptas en el IPV.

Los padrones definitivos están disponibles en la página www.sorteovivienda.sanjuan.gob.ar, junto con el número con el que cada familia participará del sorteo.

El sorteo se realizará en la Caja de Acción Social, pero en el marco de la pandemia por Covid-19, no estará permitida la asistencia del público. Por esto, el sorteo se transmitirá en vivo a través de Sisanjuan, el canal oficial del Gobierno de San Juan.

Además, el listado de ganadores se publicará oportunamente en la página web.

Se trata de 151 viviendas que constan de dos dormitorios, baño, cocina comedor y lavadero. Además, el proyecto permite transformar las mismas en viviendas evolutivas a bajo costo.

Efectos de la ley en el valor de los alquileres


Entre los efectos negativos que tuvo la nueva ley de alquileres, en el sector inmobiliario hablan de que, por ejemplo, los propietarios han retirado muchas unidades del mercado y eso hizo subir considerablemente los valores. De todos modos, siempre sigue siendo más caro alquilar un inmueble que pagar una cuota del IPV que, además se trata de un bien propio, que nadie se lo podrá quitar.

Así, por ejemplo, por un departamento de un dormitorio en el centro, se pueden llegar a pagar unos 20.000 pesos, mientras que por una casa de 3 dormitorios en el Gran San Juan, los valores pueden rondar entre los 25.000 y los 30.000 pesos.

El problema se puede agravar porque, en el Gobierno nacional estudian implementar un nuevo DNU que congele los precios de los alquileres y postergue los desalojos ante una segunda ola de Covid. Para los inmobiliarios se trata de un verdadero retroceso a la realidad que tuvieron que atravesar hasta fines de marzo. Desde el sector, pronostican que ante una nueva regulación, se retraerá aún más el stock disponible en el mercado locativo generando una ola de aumentos de los precios que podrían superar el 60%, número similar a los acumulados en 2020.

Según fuentes del sector, como consecuencia del DNU, la Ley de alquileres y la baja rentabilidad, durante todo el año pasado se redujo en promedio un 40% el mercado locativo a nivel nacional y en San Juan también.