Senderos del Oeste, un barrio que nació con problemas

801

El conjunto habitacional está ubicado en 9 de Julio. La empresa Perfil SRL es la que construyó las casas. Los termotanques no sirven, las cerraduras tampoco, hay filtraciones. Para colmo según los vecinos, construyeron al revés dos manzanas enteras, insólito.

Hace algunas semanas, las 90 familias que viven en el barrio Senderos del Oeste reclamaron por enésima vez que les solucionen los problemas que tienen en sus casas desde que recibieron la llave. En octubre recibieron las casas y desde entonces nunca pudieron disfrutarlas al máximo. Es que 73 de los 90 termotanques solares están rotos. Las cerraduras también y las puertas se traban, la mampostería se cae, también los cerámicos del baño y la cocina se desploman la piso como si nada.

Brenda, una de las vecinas del barrio nos contó «hemos hecho hasta una carta al gobernador para que alguien nos solucione le problema, desde el segundo que nos vinimos a vivir a nuestra nueva casa tuvimos problemas. En mi caso tuve que cambiar la membrana por que se levantó debido a la filtración de agua del termotanque roto».

Como los problemas son generalizados en todo el barrio que consta de cinco manzanas, los vecinos reclaman y cortan calles, pero hasta ahora nadie les dio una respuesta de nada. Marcelo Yornet desde el IPV se comprometió a enviar inspectores, pero lo único que llegó al barrio son formularios que los mismo debían llenar contando los desperfectos que tenían en sus casas.

La empresa responsable de la construcción del barrio es Perfil SRL que hizo obras importantes como le Teatro Bicentenario, pero esta vez hubo problemas edilicios en todas las casa. Inclusive los vecinos afirmaron que dos de las cinco manzanas las hicieron la revés. Es decir que los frente de las casas daban a los fondos del lote. Algo insólito en una provincia donde la excelencia de ingenieros y arquitectos precede en muchos lugares. Pero en 9 de Julio no brilló el nivel académico de arquitectos e ingenieros que las construyeron mal y debieron dar vueltas las casa.

El otro inconveniente que enfrentan muchas de esas familias es la cuota por su vivienda, ellos son jornaleros y changarines de las fincas, por lo que se termina la temporada de cosecha y muchos se quedan sin sustento. Por eso piden que bajen la cuota de 5,500 pesos que pagan actualemnte.

El barrio tiene inconvenientes desde el mismo sorteo. Es que cuando e hizo el sorteo constataron en el mismo momento que empezó a rodar el bolillero que faltaban bolillas. Por eso actualmente construyen 8 casas más que faltaron en el calculo inicial. Todo responsabilidad de IPV.

Los vecinos no pierden esperanzas, los rumores afirman que habría una solución pero aún nadie confirma si ellos tendrán agua caliente durante las frías noches de invierno que se avecinan.