Emiliano Voiro, El Corazón Delator de la provincia

835

Es artista escénico que presenta su unipersonal en el Festival de Salas. Además habló de su elección de vida, el espectáculo.

Anduvo por muchos escenarios del país con su unipersonal basado en la obra de Edgar Alan Poe. Ahora busca una nueva forma de sentir el arte desde la música con su trabajo Laberíntico. Emiliano Voiro, tiene 38 años y se define como artista escénico. Es actor y músico, aunque también su arte la lleva al diseño de iluminación para muchos espectáculo, entre ellos aparecen: La noche del Carrusel y La Noche Soberana, espectáculos claves en la Fiesta Nacional del Sol. Viene de cuna de artistas y nos cuenta su vida.

Una decisión importante en su vida es la que tomó cuando decidió dedicarse cien por ciento a la actuación. Voiro afirmó que «es una decisión durísima que tomamos lo que decidimos dedicarnos al arte, pero después de trabajar en muchas cosas opté por darle de lleno a esto. Ahora logre que me salieran muchos trabajos y estabilizarme en mi disciplina. Lamentablemente no todos pueden vivir de lo que les guste o apasiona, yo estoy mucho mas placentero que en otros lugares». Su decisión la respaldó cuando afirma que «lo que me pasó es tener el sueldo mensual en el bolsillo pero no me hacía feliz, mi lugar en el mundo es arriba de las tablas».

Este artista sanjuanino charló con Mario León en Q’Radio! por el 93.3 y contó que nació en desde muy chico vivió en le barrio San Martín, hincha del verdinegro. De esas épocas de fanático recordó que «antes iba a la cancha a verlo, después me angustió mucho el tema de la violencia en las canchas y me alejé del deporte en sí, era muy fanático de ver todos los partidos y me me aleje de todo por esos temas».

Su padre vino para trabajar en la primera Fiesta del Sol en 1972, de ahí se enamoró de San Juan y no se fue más. Sus hermanos también se dedican al rubro del espectáculo. Así que la sangre viene con un código específico para lo que eligió para ser feliz en su vida. En su niñez cursó en el Colegio Santo Domingo y después en la escuela del barrio San Martín. La secundaria la empezó en la Industrial y la terminó en EL Liceo. En esos años, nos cuenta que «disfrutaba mucho con mis amigos, eran mas grandes y todos coordinaban viajes de egresados. Me encantaba por que íbamos a varios boliches en una noche y entrabamos como celebridades, después viajábamos a Bariloche, eran buenas épocas».

En cuanto a la música de su adolescencia recordó que «era fanático de Guns and Roses, pero después fui cambiando al rock nacional y me hice fanático de Fito Paez. En las fiesta recuerdo que se escuchaba mucho a los Grupo Red y Green en aquellos años».

Emiliano trabajó junto a su padre en la Fiesta de Albardon, de hecho su viejo fue uno de los pioneros de esa fiesta, trabajó cuando era la Fiesta del Moscatel. «Ahí conocí a El Rey Pelusa, Banda XXI y tantos otros. La verdad que hay un mito que no tienen nada que ver con la realidad de esos artistas. Son muy profesionales arriba y abajo del escenario. Mientras ellos actúan en un lugar sus plomos trabajan armando un escenario en otro lugar, son artistas importantes», dijo Emiliano. También recordó que disfrutó de un show sorpresa que dieron en un boliche de Bariloche cuando era coordinador de los viajes estudiantiles. Esa noche ctuó nada más y nada menos que La Mona Jimenez.

Actualemnte trabaja en en un proyecto de música en el que es vocalista. Emiliano contó que «hace varios años que estoy como cantante en un proyecto donde hacemos temas de rock nacional, en la cuarentena trabajamos en un disco, es un proyecto solista donde compuse muchas canciones con Nico Gomez como productor, hay muchos músicos que tocan, pero voy como solistas. EL dsico se llama Laberíntico de Emi Voiro.

«El nombre viene de una obra que ibamos a escribir del laberinto y cuando nos pusimos a componer salió mucha de esa temática. Las canciones tienen algún guiño del Laberinto del Minotauro» contó Emiliano.

En relación a su actual búsqueda, dijo que «la música la busque yo y mas me acerque para trabajar en el genero, siempre me acompaña. Entendí que los géneros sirven para identificar o agrupar el tipo de música, pero a mi me gusta fusionar muchos géneros. Aparecen ritmos norteños, o brasileña que son acordes que uno escuchó a lo largo de su vida. Somos más autodidactas y por ahí buscamos nuestro estilo , tal vez por venir desde el teatro le faltamos el respeto un poco a los géneros».

El teatro como disfrute para el espectador

El protagonista de Corazón Delator afirmó que «en el teatro hay dos caminos. El teatro comercial que viene de afuera con actores que vemos en la tele, son obras para pasarla bien y reírse un rato, donde no hay una carga más allá de lo que uno siente en ese momento. El otro es el independiente hay muchos espectáculos que tienen ese objetivo, la mayoría de las obras tiene el objetivo de dejar un mensaje para que le espectador se lleve un mensaje o una forma distinta de ver las cosas que cuando llegó».

Pero no quedó su definición ahí, ya que expresó que «Lo bueno es entregarse a la vivencia de loq ue pasa en le escenario. Siempre hay que pensar que las obras son únicas e irrepetibles aún cuando la obra se repita, nunca será la misma. Es la magia del teatro, no solo el lenco sino el publico es la que hace una obra».

Este sábado en Espacio Franklin, donde está la centenaria Biblioteca, presentará el espectáculo que paseó por muchos escenarios del país: El Corazón Delator en el marco del Festival de Salas del teatro independiente de la provincia a la hora 22.

Algunas fotos de la nota son Susana Matellán