Beatriz Sarlo contó que finalmente se vacunó contra el coronavirus: “La verdad es que no sé cuál me tocó”

45

Pocos días después de haber asistido a un centro de vacunación de la Ciudad de Buenos Aires, donde no le pudieron aplicar la primera dosis contra el coronavirus porque recientemente había sido inmunizada contra la gripe, la ensayista Beatriz Sarlo contó que finalmente pudo cumplir con ese trámite pendiente.

La ensayista explicó que una vez que estuvo en condiciones médicas para inocularse, tramitó el turno correspondiente a través de la web. Celebró que todo el proceso “haya funcionado” bien y aseguró que no sabe cuál de todas las que están disponibles en el país le “tocó”, pero que le “da lo mismo”.

“Me vacuné. Me tocó. No se me cayó la página. Me vacuné hace cuatro días. Yo soy muy ignorante de cualquier cuestión médica y para no terminar hablando de cosas de las que sé no sé, no hablo”, detalló.

Al participar del programa El Corresponsal, conducido por el periodista Nelson Castro en TN, se refirió también a la actualidad de la pandemia en la Argentina y señaló que “el año pasado iniciamos el confinamiento creyendo que íbamos a poder actuar del mismo modo en la política, en la universidad, en todo, pero ahora ya sabemos que está todo cambiado”.

De esta manera, Sarlo finalmente recibió la primera dosis contra el coronavirus, luego de que el pasado 3 de abril se la negaran en un centro de vacunación porteño por cuestiones médicas.

Si bien tenía turno para las 13.30, cerca de las 12 de ese día Sarlo llegó al Centro Cultural Recoleta, sitio al cual ingresó pasadas las 12.20. Acudió sola e hizo la fila en la parte externa antes de que le permitiesen entrar al edificio ubicado en la calle Junín al 1900. Sin embargo, dentro del lugar le indicaron que no iba a poder ser inoculada.

Beatriz Sarlo
La intelectual denunció meses atrás que le ofrecieron "la vacuna bajo la mesa"

“No me dieron la vacuna porque hace unos dias me habia vacunado contra la gripe. Tendré que esperar otro turno”, explicó Sarlo ante la consulta de Infobae.

Hace dos meses, la intelectual había relatado -en el marco de un debate entre dirigentes del oficialismo y de la oposición sobre la gestión sanitaria del Gobierno- que le habían “ofrecido la vacuna bajo la mesa” y dijo que “jamás” la aceptaría de esa forma, porque antes prefiere morirse “ahogada de COVID”.

“Soy provacuna. Me llamaron para saber si quería por mi edad, porque soy de riesgo, y les dije que sí, que absolutamente. Para eso están los científicos que trabajan: para que tengamos una vida mejor. Sería ignorante, si me di todas las vacunas toda mi vida, ¿por qué no me voy a dar esta?”, aclaró por aquel entonces.

El 10 de marzo, Sarlo declaró ante la Justicia que fue la esposa de Axel Kicillof (Soledad Quereilhac), gobernador de la provincia de Buenos Aires, quien le ofreció vacunarse en enero. El objetivo era sumar figuras públicas a la campaña para incentivar a las personas de riesgo a anotarse. “Intercambiamos cartas documentos, pero creo que ya está”, aclaró tiempo más tarde para marcar el fin del episodio tras la ofensiva del gobernador.

Durante la entrevista de este sábado, la ensayista volvió a referirse a ese episodio: “Me llamó la atención la informalidad, la falta de logos de entidades oficiales, lo sentí como un llamado de una mafia de la que no formo parte”, resaltó.

Por último, también manifestó que en el último tiempo perdió “amigos por denunciar las vacunaciones VIP”, el escándalo que involucró al Gobierno y que derivó en la renuncia del entonces ministro de Salud, Ginés González García.

SEGUIR LEYENDO:

Carla Vizzotti dio detalles del escándalo de las vacunas y explicó por qué decidió no inmunizarse

Garro pidió que los intendentes participen en el operativo de vacunación: “Hoy se hace en lugares que no tienen la infraestructura”