En 9 de Julio reclaman porque les dieron casas con instalaciones rotas

467
Fotos El Bastón de Caucete

Los vecinos del Barrio Senderos del Oeste están muy preocupados por el estado que tienen sus casas. Se trata de 90 familias que piden que revisen los calefones solares, instalaciones de energía, mampostería y también el tratamiento potablizador del agua.

El barrio esta ubicado al oeste de la villa cabecera de 9 de Julio y lo entregaron en noviembre del año pasado. La alegría de las 90 familias empezó a desdibujarse cuando vieron los problemas que surgieron a medida que utilizaron las instalaciones de las flamantes viviendas.

La empresa constructora que se encargó de levantar las 90 casa del barrio es Perfil, tampoco se hizo eco de lo que reclaman los vecinos. Lo mismo pasó con el Instituto Provincial de la Vivienda.

En aproximadamente el 30 por ciento de las casas no funcionan los termotanques, un problema grave en una época en que se avecinan los fríos. Además desde que habitaron las casas nunca pudieron tener agua caliente, es decir hace seis meses.

Los colegas de Revista Mirándonos estuvieron en la manifestación que realizaron los vecinos este viernes. Ahí, representantes de las 90 familias afirmaron que hicieron los reclamos al IPV y también a la empresa constructora, pero no tuvieron eco alguno.

Mampostería cayéndose – Fotos El Bastón de Caucete

Ellos afirman que «somos 90 familias que tenemos problemas en nuestras casa, hay un 30 por ciento de casas que tienen los calefones solares sin funcionar. Ni el IPV y tampoco la empresa se hace cargo. No están cobrando algo que no utilizamos». Ellos pagan una cuota de 5300 pesos. Hay humedades en las paredes y grietas en las mismas.

Los vecinos del barrio entregado con faltantes se reunieron con Yornet y no les dio ninguna respuesta. Actualmente las 90 familias iniciaron expedeinte en IPV para buscar una solución a los problemas de mamposteria, cerámicos que se despegan solos, problemas de energía y el agua no está bien potabilizada. Algunos contaron que «han visto la sal pegada en superficies donde hay agua potable. Eso significa que no está bien tratada. OSSE prometió hacer las pruebas necesarias para subsanarla» contaron.

Esta semana se cumplen seis meses del plazo para poder tener una respuesta. Las familias afirmaron que «elevarán una carta al gobernador ya que nadie les dio una solución, quieren que el IPV se haga presente para tener una solución a los calefones solares y otros problemas edilicios en las casas que entregaron practicamente sin terminar.