Comercio sanjuanino, en alerta: proyectan cierre de locales por el descongelamiento de alquileres

368

Los empresarios agrupados en la Cámara de Comercio de San Juan no dan abasto. Vienen de un inicio de 2021 para el olvido y las proyecciones son negativas. En febrero hubo una caída interanual de ventas del 23%, la situación no mejoró ni con el Día de los Enamorados. El pronóstico para marzo indica que, pese al regreso a clases y la reactivación del turismo, no habrá cambios positivos para el sector. A esto, se suma el inminente vencimiento del decreto del Gobierno nacional que congeló el valor de los alquileres, prorrogó automáticamente los contratos y suspendió los desalojos desde hace casi un año. La administración de Alberto Fernández ya anunció que no habrá una extensión de la medida y el descongelamiento implicará el pago de los meses adeudados. En la provincia, temen el cierre de negocios. 

El panorama. El presidente de la Cámara, Hermes Rodríguez, dijo que proyectan, en el peor de los casos, que varios locales bajarán las persianas. O pasarán a otras dos opciones posibles: se trasladarán a otros centros alejados donde el alquiler sea más accesible o pasarán a la informalidad. «A nosotros nos preocupa mucho, la situación económica es complicada, los que no dispongan del dinero para pagar, van a tener que tomar un crédito a tasas altísimas», explicó, sobre la alternativa más cercana al cierre. «El alquiler es el costo más importante de un comerciante», resaltó. Esto se suma a los aumentos de tarifas y la inflación. El panorama no es alentador, los números de marzo vienen «bastante flojitos», aún cuando había una expectativa. La razón es que no hay compras escolares. Las familias se «stockearon» en 2020 y, los que no, usan «grupos de Whatsapp de intercambio». Una suerte de mercado paralelo, que tiene legalidad. 

La crisis. Como ejemplo de la crisis del sector, Rodríguez contó la realidad del comercio de Rawson. «En calle Mendoza cerraron cinco negocios en una cuadra», ilustró. Esta cifra está atada a estadísticas que muestran cómo evolucionó la baja de persianas. Según la Cámara, el año pasado hubo 30% más de locales desocupados que en 2019. Y Rodríguez aseguró que el porcentaje puede repetirse «o superarse». No obstante, los principales aquejados están en los departamentos alejados, es el caso de Jáchal. «La están pasando muy mal los jachalleros», quienes vienen de un 2020 bueno por el pago de la tarjeta Alimentar, ingresaron 15.000.000 de pesos. Pero ahora acusan una fuerte baja del consumo. En resumen, las causas, de acuerdo al titular de la Cámara, son: «Una presión fiscal muy alta, tributamos 166 impuestos, no hay ventas, la gente pierde poder adquisitivo».

El salvavidas. Rodríguez resaltó que el único aliciente es el aumento a los empleados estatales que se concretará el 29 de marzo. La actualización implicará la inyección de 5.000.000.000 de pesos a la economía local y los comerciantes esperan que se traduzca en consumo. «Hay alguna esperanza, quizá haya ventas en Semana Santa, pero más de eso, no», señaló.

Fuente: Tiempo de San Juan