Juan Grabois: “Estamos mal, pero vamos un poquitito mejor”

59
Juan Grabois
"Todos estamos usando estos los problemas de las vacunas y los alimentos como prenda de cambio de la famosa grieta. Acá hay responsabilidades compartidas entre sectores empresarios, entre gobiernos, entre factores internacionales", dijo el dirigente social

“Estamos mal, pero vamos un poquitito mejor”, resumió Juan Grabois, abogado y militante popular del Movimiento de Trabajadores Excluidos y del Frente Patria Grande, durante una entrevista telefónica de veinte minutos en la que habló de Beatriz Sarlo, de Ginés González García, de Horacio Verbistky, de Alberto Fernández, de Cristina Kirchner y Mauricio Macri, entre otros temas y personalidades. Fundamenta su pronóstico optimista desde la campaña de vacunación, desde las resoluciones al escándalo del vacunatorio VIP y desde una mirada benévola con la gestión actual.

El diálogo con Luis Novaresio en Radio La Red comenzó con Beatriz Sarlo. Grabois dijo que ella no rechazó un privilegio, sino que rechazó prestar un servicio a la campaña de vacunación, “que es un elemento estratégico para la salud del país”. “Ella fue convocada, tal vez de una manera no muy protocolar, en un momento en que la vacuna rusa estaba bajo un tremendo boicot, había sido denunciada por una prominente miembro de la oposición como un ‘envenenamiento’, y que requería una promoción pública con personas que interpelaran a distintos sectores. La foto del gobernador vacunándose interpela a un sector de la población. La foto de Beatriz Sarlo vacunándose hubiese interpelado a otro sector de la población, que era precisamente el más influenciado por la denuncia de Elisa Carrió y por la campaña antivacunación”, distinguió.

Valoró que, desde el punto de vista de estrategia comunicacional para impulsar la campaña de vacunación, la idea de ofrecerle la vacuna era muy buena. “Su rechazo no tiene que ver con una cuestión ética, sino de eticismo”, dijo y reparó en que debía hacerse cargo de las consecuencias de sus actos, antes que obedecer a sus principios éticos. “Todo el tiempo me cuestiono cuáles son los impactos de mis acciones y cuáles son los principios con los que lo hago”, comparó.

Y aunque la polémica le parece relevante como discusión filosófica y ética, cree que la vacunación trunca de Sarlo es secundaria en la coyuntura. Sostiene que la campaña de vacunación es buena, pero solo mejoró cuando la revista científica internacional The Lancet publicó la efectividad de la Sputnik V. Eso hizo, según afirmó Grabois, que se triplicaran las solicitudes. “La predisposición de la sociedad a cumplir determinadas normas o a inscribirse para darse una vacuna está directamente relacionada a lo que manifiesten referentes públicos”, reafirmó para reforzar su reprobación a la posición que adoptó la periodista, escritora y ensayista.

marcha proyecto Artigas en la rural Juan Grabois
Grabois dijo que leerá el libro de Mauricio Macri ("Espero que lo haya escrito él") y que no es cierto que haya tensión o recelo entre el presidente y su vice, Cristina Kirchner (Franco Fafasuli)

“Hay dos situaciones que marcan cierto equilibrio, positivo y novedoso -analizó el dirigente social-. El que las hace las paga. Al máximo responsable personal y político de la situación lo echaron: el ministro Ginés González García. Otro personaje que a mí me resulta particularmente desagradable y con quien tengo una enemistad manifiesta, que es Verbistky, le hicieron tomar licencia del CELS, la organización que él presidía, y no habló más”. “Tanto el intelectual orgánico del pseudoprogresismo como el ministro de Salud se tuvieron que callar. Del otro lado, con los que planteaban la idea del veneno ruso no pasó nada”, criticó.

En términos de prioridades, reconoció dos emergencias en la agenda del país. “La urgencia de nuestro pueblo tiene dos nombres: vacunas y alimentos. Después queremos discutir como generación un proyecto de país, un plan de desarrollo humano integral, el repoblamiento de la patria, la redistribución de la tierra, la transición ecológica y un montón de cosas importantes, pero lo urgente son los alimentos y las vacunas. Estos dos temas tienen que ser causas de unidad nacional. El pueblo argentino se tiene que unir para garantizar un precio de alimentos que permita que la gente pueda consumir las calorías que requiere la dieta y que se puedan vacunar. Tenemos que hacer todos un aporte para fijar estos objetivos nacionales”.

Juan Grabois, a su vez, encontró aspectos positivos y negativos de la gestión de Alberto Fernández. Celebró que haya “contradicciones creativas” y discusiones abiertas. “Veo una vocación de resolver los problemas y en algunos puntos eso se transforma en realidades y en otros puntos no”, aprobó y lo ejemplificó con los esfuerzos para garantizar el acceso a la carne, aunque desconfió de la eficiencia del método empleado.

Asimismo, cuestionó la predilección del presidente de satisfacer a los mercados: “Alberto está haciendo todos los esfuerzos posibles para quedar bien con los sectores que interpretan todas sus medidas políticas como K, por calmar a los mercados. Yo creo que primero hay que calmar a la gente y después a los mercados”.

SEGUIR LEYENDO:

Las vacunas chinas llegarán recién la semana que viene y el Gobierno se está quedando sin dosis para distribuir

Detuvieron al menos a cinco personas por el ataque a Alberto Fernández en Chubut