El nuevo “cuento del tío” que ya tiene 23 denuncias y una víctima a la que estafaron en $280 mil

465

Poner en venta un mueble, un artefacto o un vehículo por internet puede ser la rápida solución para obtener dinero, pero también un gran problema si se cae en las garras de estafadores. Desde comienzo del 2021 tomó notoriedad en San Juan una nueva modalidad del “cuento de tío”, pergeñadas por bandas de Córdoba y Buenos Aires que engañan a incautos a los que pueden vaciarles las cuentas bancarias y endeudarlos con préstamos que no solicitaron. En poco más de un mes ya se registraron 23 denuncias por estafas de este tipo, entre ellas está el caso de un joven a quien embaucaron con más de 280 mil pesos, según fuentes policiales.

Un caso testigo es el de ese muchacho de Rivadavia, cuyo nombre pidió preservar, que quería vender por internet una cocina a 5 mil pesos y sufrió el engaño de su vida el 20 de enero último. Ese día recibió mensajes de un hombre de Buenos Aires, que se mostró interesado en comprar el artefacto. Luego hablaron por celular y acordaron que iba a pagarle a través de una transferencia su cuenta bancaria. Así empezó el engaño.

Al rato, el sujeto le envió el supuesto comprobante de la transferencia por los 5 mil. Sin embargo, el dueño de la cocina no veía el dinero en su cuenta bancaria. Fue entonces que esa otra persona le respondió que había depositado por error 50 mil y no 5 mil, pero que hizo un reclamo y le bloquearon la transferencia. Aseguró que pronto iban a llamarle del banco para “destrabar” la cuenta y girarle el dinero, señalaron las fuentes.

Ese fue el segundo paso de la trampa. A los minutos le llamó otro sujeto desde un numero de Córdoba y envolvió al joven de Rivadavia para que fuese a un cajero automático con su tarjeta de débito, supuestamente para solucionar el problema de la transferencia. El muchacho entró al juego del estafador y fue a un cajero. El falso empleado bancario lo fue guiando en el cajero, hizo que cambiara la clave bancaria y pidió que se la dictara. También le ordenó que obtuviera la clave Token –código para validar operaciones- y que se la leyera cuando se lo solicitara.

En ese mismo momento, del otro lado empezó la maniobra. Primero para sacarle los 35 mil pesos que la víctima tenía en su cuenta y transferirlo a otra cuenta. Paralelamente, sin que la víctima lo descubriera, el delincuente solicitó un crédito exprés por 250 mil pesos a nombre del muchacho, que se lo acreditaron en minutos y que también transfirieron de inmediato a otra cuenta. Esto fue posible porque el embaucador poseía las claves Token y de la tarjeta que el mismo titular le fue dictando.

Concretada la estafa, el embaucador le dijo al joven que la cuenta estaba desbloqueada y cortó. Esté después descubrió que le faltaban 35 mil pesos de su cuenta de caja de ahorro. Y se quiso caer de espaldas cuando notó que, además, tenía un préstamo por 250 mil pesos y cuyo dinero no figuraba en su cuenta.

El caso fue denunciado en la sección Defraudaciones y Estafas de la Policía y no es el único. Desde principio de enero ya recibieron 23 denuncias por engaños de este tipo. Señalan que es una nueva modalidad y los que cayeron en la trampa fueron personas que deseaban vender una bicicleta, otro un kayak, un piano, electrodomésticos y hasta vehículos y a quienes le sacaron distintas sumas de dinero de sus cuentas bancarias.

En la Policía informaron que son bandas y que envían mensajes y después llaman desde números de celulares de Córdoba y Buenos Aires. Es difícil localizarlas porque utilizan celulares robados, cambian los números y abren cuentas bancarias con datos robado a otras personas que luego cierran. Por eso recomiendan ser cautos en este tipo de operaciones, jamás ir al cajero y menos entregar las claves de home banking y otros códigos de validación.