Rompió el silencio el cantante sanjuanino detenido por una presunta estafa millonaria en Corrientes

486

El conocido cantante sanjuanino que en diciembre fue detenido por una presunta estafa millonaria contra una cadena de supermercados de Corrientes rompió el silencio a través de las redes sociales. El músico se encuentra detenido junto a otras seis personas y es el que más está complicado: es el principal sospechoso de la maniobra por la que embaucaron en 1.500.000 de pesos a una firma comercial. El acusado se defendió en su perfil de Facebook y contó detalles de su situación.

«En referencia al fraude denunciado en la provincia de Corrientes por el cual detuvieron a 6 personas, encontrándose mi madre detenida e involucrada por haber recibido dinero providente de un fraude sin hasta el momento tener evidencias firmes. Seguimos estando detenidos, llevando hasta la fecha 38 días. Estamos desesperados, padeciendo horrible situaciones internas y externas», comentó el músico.

La causa que se investiga contra Varela es por el delito de presunta estafa en perjuicio de la empresa Supermax, una cadena de supermercados de Corrientes y Chaco. Y los detenidos en el marco de este caso fueron también los sanjuaninos Lucas Marcelo Giménez, Javier Montaña, David Esteban González, Rosa del Carmen Sánchez y Andrés Emilio González.

Todos fueron detenidos a mediados de diciembre por orden de la jueza María Josefina González Cabaña, del Tercer Juzgado de Instrucción de la capital correntina, y del fiscal Gustavo Roubineau, a partir de una investigación iniciada en marzo último. La denuncia la hizo Diego Vargas, empleado de la firma Supermax, quien mantuvo contactos vía telefónica con una persona que dijo llamarse Agustín Molina Frías -supuestamente empleado de una distribuidora- y con la cual acordó la compra de tres cargamentos de azúcar por el monto de 2.593.000 pesos, según fuentes del caso.

El joven dijo ser inocente del delito del que se investiga y comentó que «fuimos juzgados socialmente sin todavía tener una sentencia, una condena o lo más mínimo como pruebas concretas en nuestra contra». Además comentó que está atravesando una situación dramática, en una celda de «2×2 donde hacemos nuestras necesidades y comemos, viviendo momentos desesperantes».

También se quejó por el accionar de los abogados, a quienes le pagaron una «fortuna» y «ni siquiera vinieron a darnos aliento u a traer noticias sobre de que se nos acusa o intervenir con arresto domiciliario para mi madre». En el posteo pidió colaboración a sus fans para que difundan el comunicado.