Una multitud festejó en la casa de La Mona Jiménez

1043

En su cumpleaños número 70, una celebración distinta en pandemia pero con la misma pasión de siempre.

No hay ningún cordobés que pueda hacer lo que La Mona Jiménez hizo este lunes en la ciudad. Después de 10 meses sin verse a la cara más que a través de una pantalla, el cuartetero se reencontró con su público. Fue en el día de su cumpleaños número 70, en la puerta de su casa de la calle Fader en el Cerro de Las Rosas, donde cientos de fanáticos se agolparon para saludarlo.

Desde temprano, y sin importar las inclemencias climáticas, los seguidores se fueron reuniendo sobre la vereda. A media mañana fue la primera salida: el Mandamás del cuarteto salió desde su balcón y dio un discurso de agradecimiento frente a los poco más de 20 personas que estaban allí esperándolos con lágrimas en los ojos. 

la mona jimenez festejo cumpleaños fanaticos casa

Cientos de fanáticos se agolparon en la puerta de su casa para saludarlo.

Pero más tarde la gente siguió llegando y el cantante tuvo que volver a salir algunas veces más. 

A las 5 de la tarde se convocaron en la Plaza de Jerónimo del Barco y desde allí partieron en una caravana de autos y motos. Al llegar a la casa blanca del Cerro, ya eran varios cientos y la tarde se sentía como un viernes cualquiera en el baile. 

Pancartas, banderas, regalos, una banda musical, bailarines (profesionales y amateurs), botellas de vino y mucha, pero mucha pasión cuartetera. Familias enteras se reunieron para volver a ver a su ídolo y decirle cuánto se lo quiere y extraña. 

Lo más cuestionado: el amontonamiento de gente, muchos de ellos sin usar barbijo ni respetar las distancias por la pandemia. 

El cantante estuvo más de una hora en el balcón, recibiendo saludos y atajando banderas y regalos como lo hacía 10 meses atrás en el escenario. Pasadas las 19 horas la policía dispersó a los fanáticos, que se fueron en paz a sus hogares, con la alegría de haber vivido una fiesta y haberse sentido, aunque sea por un ratito, (al aire libre y sobre la calle) como si estuviese en un baile.