La Costa, la banda de las coreografías de baile arriba del escenario

469

Cuando empezaron a tocar, también bailaron arriba de las tablas. Metieron bailarines profesionales y armaron una fiesta que perdura 18 años después.

Los inicios son duros, pero ellos arriba del escenario dejaron todo y nunca hicieron otra cosa que pasarla bien. Es que desde que arrancaron le metieron mucha buena onda a sus shows. Primero fueron Los Costeros y después por que pegó mejor quedó La Costa. La primera banda que bailó sus propios temas en San Juan. Marcos Andino, su manager, nos contó cómo se lleva adelante una formación que estuvo en todos los festivales de la provincia, ganó premios y tiene 8 discos grabados en su haber.

En cuanto al año de La Costa, Marcos afirmó que “ha sido un año espantoso como creo que le ha pasado a casi todos. Recién empezamos hace dos meses a tocar de nuevo. Con pocos lugares como Fiesta del Adulto Mayor y la Feria del Libro, como otras actuaciones que empezaron a reactivar las cosas. La ventaja es que cada uno delos chicos tienen su trabajo, no todos vivimos necesariamente de la música, en ese sentido tranquilo”.

Este año que dejó entre paréntesis muchas actividades. Ellos lograron ganar El Premio Música en Casa, un incentivo estratégico para que no decaiga la motivación de los chicos. También tocaron virtualmente, lo que se podía en la pandemia ellos lo tiraron al asador para seguir  haciendo lo que les gusta.  Con todo, “ensayamos los jueves, siempre que podíamos nos juntamos. Pero hubo muchos meses sin tener nada de música” afirmó Andino.

Con una nueva normalidad en pañales. Ellos, como todas las bandas y artistas, debieron acomodarse al as nuevas reglas de convivencia en los espectáculos. Marcos afirmó que “hemos cumplido con todos los protocolos, hemos sacado todos los permisos de rigor para poder trabajar. En todos los lugares donde tocamos los protocolos son  estrictos. El público tiene que estar en la mesa, no puede bailar. No podes compartir vasos ni nada con la gente ni entre nosotros. Es todo muy nuevo y difícil pero hay que hacerlo”.

Sus orígenes y  el entusiasmo como el motor principal

Sin dudas que es una banda consolidada y que tiene mucho arrastre en cada una de las presentaciones que hacen. A punto de cumplir 18 años de vida, Marcos hizo un pequeño raconto y dijo que “tocamos en todos los festivales de San Juan. Estuvimos en todas las ediciones de la Fiesta del Sol. Salimos a Mendoza, La Rioja y  San Luis. Tenemos 8 discos grabados”.  A todo eso se le suma un gran grupo humano que sirve para que la música brille mucho más arriba de los escenarios.

Pero los origines fueron distendidos, la idea era hacer algo que les gustaba y divertirse. Marcos recordó que “la banda se formó de casualidad, me gustaba mucho el ambiente de la música. Antes iba a ver a dos de los muchachos en otra banda”. Eso cambió un día que decidieron arma su proyecto y Andino le tocó buscar los lugares, por eso dijo que “un día salí a buscar tocadas, primero como diversión y después me gusto esto. Entonces empezamos a armar la banda. De la formación inicial siguen dos, Mauricio y Pablo., Lo que si le pusimos muchísimo entusiasmo”.

Esa actividad que empezó como recreación y sirvió mucho para darle un norte a la vida de Marcos Andino: “la música me salvó de un momento cuando estaba sin rumbo, uno se refugia en esto y si lo que haces te gusta y lo haces con buena gente te tiene que ir bien. En esa época le metimos mucho baile, coreografía que acá no se hacía. Fuimos los primeros en hacer eso arriba del escenario. Es que hicimos salsa y merengue que no se hacía en la provincia, fuimos los primeros que llevamos bailarines de salsa y merengue a los shows«.

Entonces empezó a sonar mejor, la idea es ser cada vez mejores. Por eso a medida que pasa el tiempo llegaron buenos músicos, buena gente. Marcos afirma que “a lo que hacíamos le metimos más calidad, más instrumentos, músicos que tocan bien y se ensamblaron a nosotros. Lo que logramos es que seguimos para adelante inamovibles”.

Hubo muchas formaciones, pero la esencia es la misma

Una de las características que tiene La Costa es la humildad como banda. Además, no perdió el espíritu de aquellas primeras actuaciones. Al respecto, Andino contó que “somos una banda que no ha sufrido el cambio de músicos. Los que se fueron es porque fueron en busca de un sueño de tener su propia banda. Lo demás no sufrió modificaciones. Eso nos juega a favor, ya nos conocemos como somos cada uno, nos ensamblamos bien, corremos con ventaja por la conveniencia. Lo otro es que no vivimos de la música, lo que te permite tomarte unas licencias y nos deja libertad de hacer lo que nos gusta con un poco más de tranquilidad”.

Se toma todo con calma dentro de la formación. “Todos pensamos lo mismo, ninguno tiene el futuro asegurado, nosotros pensamos que la música siempre la podemos hacer. Lo que nosotros quisimos es tener nuestra vida personal organizada para que hagamos música y lo que nos gusta sin tantas presiones. Es el pensamiento de  La Costa” dijo orgulloso su manager.

La Costa actualmente es

Marcos Andino, Manager
Pablo Alaniz, cantante
Gonzalo Mansilla, cantante
Mauricio Alaniz, Bajo
Carlos NC Fernandez, timbaletas
Claudio Tecla Diaz, teclados
Diego Alaniz, congas
Claudio Barrera, guiro
Federico Quiroga, tambora
Lucas Barrionuevo, locucion

Un casamiento que no era y cumplir siempre con los horarios

En todas las actividades siempre hay momentos que quedarán en la memoria por siempre. Las anécdotas de los chicos de La Costa saltan por miles. Marcos N os contó que “una noche teníamos tres tocadas, la segunda era un casamiento. Yo me equivoque del lugar, llegamos a las carreras, estaba seguro que era el lugar donde tocábamos. Si sabía que era un casamiento. Estábamos a punto de largar. Los novios creían que era una sorpresa de alguien. Cuando me sonó el teléfono y la persona que me había contratado me preguntó por qué nos demoramos. Ahí me di cuenta que no era el lugar. Al final desarmamos en dos patadas y nos fuimos a tocar al lugar donde nos había contratado”.

“Después se nos rompió la combi con 12 grados bajo cero. Tener que ir a tocar a las 22 y cuando llegas te pasaron al último y tocamos a las 5 de la mañana. Eso pasa seguido, siempre el cuarteto lo dejan al último. Pelear con los productores, discutir, abuenarse. Después terminar casi en la mañana y al mediodía estar pilas porque tenemos que presentarnos en un almuerzo. Eso es común”.